jueves, 9 de octubre de 2014

Los tres requisitos de mi amistad. Ruby Sparks

¿Sabéis lo que es pasarse cinco meses sin internet? No, no lo podéis saber. Porque ninguno ha estado en el infierno y ha vuelto para leer este post. Y porque nadie llega al nivel de mala suerte que yo alcanzo.

Pero, por fin, tengo Internet. Desde hace una semana. Y es... la cosa más maravillosa y preciosa del mundo. Es mejor que cualquier otra cosa que llegue a vuestra imaginación. Mejor que el chocolate. Y que el ibuprofeno. Y que el aire acondicionado en verano o la estufa en invierno.

Y una de las razones que hace a Internet tan alucinante, tan cercano a la idea platónica del Bien que creo que habría que inventar un nuevo adjetivo superior a todos los demás para describirlo, es el poder conocer gente de todas partes del mundo.

Veréis: con la idea de practicar inglés, tengo algunas aplicaciones en el móvil para conocer gente aleatoria. Como MeowChat, ePenpal o DokiDoki postbox. Funciona un poco como el conocido "Chat Roulette". Mi favorito es el último, pues es el más anónimo. El problema de estas aplicaciones, es que hay mucho loco suelto y el conocer alguien interesante es cuestión de suerte. Dos de mis amigas suelen tener mucha suerte, pues han conocido a gente bastante interesante. Yo, sin embargo, he tenido bastante mala suerte. Casi siempre me encuentro a gente muy seca y aburrida o guarros. Pero sigue siendo mejor que el caso de otra chica, a la que directamente nadie le habla. Por más que ella manda mensajes, nadie le responde. Pobrecilla.

Pero el que la sigue, la consigue, y si se tiene paciencia se encuentra a gente extraordinaria, como recientemente me ha pasado. He conocido a un chico ¡que es una maravilla! No sólo es muy simpático y a veces gracioso, sino que me está descubriendo cosas nuevas que a lo mejor nunca habría probado de no ser por él.

La cosa fue que, tras algunos días hablando, me preguntó si podía ser mi amigo (to mono el chiquillo) y yo le contesté que para ser mi amigo, debía cumplir tres requisitos:



Es super fácil ser amigo mío, puesto que me gusta prácticamente todo. Hay un cuarto requisito, que es darme comida, que es para ser ya Friends Forever and Ever. Y si es chocolate, ya...

Y el muchacho, diligentemente, está pasando por ellos:

1. Recomendarme una canción:


 Me encanta porque la voz del cantante es muy bonita y grave. Y además, cuando lees la letra, ves que es triste pero esperanzadora. No sé. Yo no paro de escucharla. Por cierto, el chico es de Corea del Sur.


2. Recomendarme una película.

¡¡Por esto estoy escribiendo este post después de tanto tiempo sin pasearme por aquí!!




¡¡¡¡ES QUE QUÉ PEDAZO DE PELÍCULA!!!! A ver, el argumento no es que sea lo más original del mundo. Pero la película es genial. Va de un escritor al que el personaje se le va de las manos. O de un lector que se enamora de un personaje. O de un personaje que, como el protagonista de Unamuno, se encuentra cara a cara con su creador. Es genial en serio.

Está dando para tela. Me gustó tanto, porque es genial, que le dije a mi amiga Margarita que la viera. A ella no sólo le ha encantado, sino que le ha gustado tanto la protagonista de la película, Zoe Kazan, que quiere verse todas sus película, y ya ha visto dos veces (en dos días) la primera de ellas, "In your eyes". Yo la estoy viendo y me está gustando tanto que he tenido que parar para escribir este post, porque me parece impresionante que gracias a una aplicación de móvil, a internet, yo haya acabado viendo esta película tan chula. Probablemente, cuando la acabe, escribiré otro post para decir que hay que verla.


3. Recomendarme una novela.

El maldito chino de las narices... ¡¡¿No había más novelas en este mundo?!! Me ha recomendado "Sauve-moi" de Guillaume Musso. Y no lo he puesto en francés porque me las quiera dar de lista, sino porque parece que no ha sido traducida al español. La he buscado en La Casa del Libro y en Amazon, pero nada. ¡¡Y me la voy a tener que leer en francés!! ¡¿En serio?! ¡¡Hace cuatro años que dejé de estudiar francés!! No es que esté oxidado, es que está podrido. Pero claro, después de esa canción y esa película, cómo no me voy a leer esa novela. En serio, ¡¿está traducida al coreano pero no al español?!

En fin,...



Y esto es todo amigos.

Ved "Ruby Sparks". Y también "In your eyes"

2 comentarios:

  1. Juas juas juas, esas aplicaciones me suenan... Aun no he tenido tiempo para bajármelas (con tanta clase y laboratorio no vivo, en serio) pero de esta semana no pasa. Espera espera, Ruby Sparks es del mismo director que Pequeña Miss Sunshine?!? Entonces sí que no me la puedo perder *.*
    Hey y tenemos que volver a hablar otro día de estos, que la otra vez fue muy chachi! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no te la puedes perder jajaja No me había dado cuenta de que era del mismo director, pero tiene sentido.
      ¡Sí! Tenemos que repetir!! Estos días estoy un poco ocupada, pero creo que para el fin de semana que viene podemos quedar y repetir :D

      Eliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)