sábado, 3 de agosto de 2013

The first shop of Coffee Prince

Maldita sea. Malditos coreanos con sus malditos doramas y con sus adorables y malditos personajes. ¿Por qué tienen que ser tan geniales?

The first shop of Coffe Prince o simplemente Coffe Prince (para abreviar) es el segundo dorama coreano que veo y es la cosa más preciosa y maravillosa que he visto en mi maldita vida.

En resumen, es una serie coreana (del 2007) que consta de 17 capítulos de una hora aproximadamente y está protagonizada por Yoon Eun Hye y Gong Yoo. Se trata de uno de los doramas con más éxito de la historia y un clásico del género.


La de la camisa blanca es Eun Chan
Y es que... me ha encantado. Hace bastante tiempo, en un blog que me gusta mucho (Mi friki Mundo), la autora habló de él y me llamó la atención. Han pasado años incluso, pero a mí nunca se me había quitado la espinita. Y por fin, un día, me puse a verla. A ver Coffe Prince y ya está. Me quitó la vida durante los tres días que tardé en terminarla. Durante esos tres días, sólo dormí tres horas cada noche. Fue horrible. Pero es que es tan preciosa la puñetera serie.

Va de una chica de 24 años llamada Eun Chan, que tras el fallecimiento de su padre tuvo que ponerse a trabajar para mantener a su familia (su madre y una hermana pequeña). El caso es que esta chica tiene el problema de ser un poco... andrógina. Y realmente hay muchas ocasiones en las que parece un chico.

Por azares del destino, tiene un feo tropiezo con Han Kyul, un rico niño mimado, que la toma por hombre y y acaba decidiendo contratarlo como tal. Entonces, claro, ¿qué va a hacer la pobre Eun Chan? Como necesita tanto el dinero, cierra el pico y se hace pasar por chico. Y, bueno, sólo queda pensar en las graciosas situaciones que se pueden dar.

Pero Coffe Prince es más que eso. Tenemos a Eun Chan, que es una niña cálida, buena, entusiasta y muy trabajadora. Nunca debes cometer el error de compararte con ella porque sale vapuleado. La ves a ella... y te miras a ti, sentado en el sofá o en la cama, viendo una serie (y además coreana, que manda un par de narices), sin ganas ni intención alguna de moverte en lo más mínimo,... Al menos es mi caso :P. Pero, en serio, esa niña es un ejemplo de esfuerzo, constancia, fuerza, valentía,... Y, para remate, es tela de graciosa. Un personaje al que es fácil cogerle cariño.

Tenemos a Han Kyul, que, aunque lo he llamado rico niño mimado, en realidad es un hombre que sabe lo que hace. Que sí, que lo presentan como un "viva la vida" que hace lo que le da la gana y chupa del dinero de su abuela. Pero sabe ponerse serio u "hacer lo que hay que hacer". Es un tipo estúpido y narcisita, desconsiderado e hipócrita. Pero nos enternecerá con su sonrisa o con su dura batalla contra sí mismo y los sentimientos que intenta rechazar ;)

Tenemos a los príncipes, los empleados de la cafetería. Cada uno con una personalidad muy acentuada y diferente, pero acaban siendo una familia.

Tenemos al productor musical (cuyo nombre nunca recuerdo), un hombre agradable hasta decir basta y que nos enamorará por lo superlindo que es. Con todo, comete muchas estupideces que nos harán enfurecer, pero ya será tarde y le habremos cogido cariño.

Y es que esta serie nos gustará porque nos hará felices, porque nos encontramos con cosas tan bonitas como el amor romántico, el amor de hermanas, la familia, la amistad, la lealtad, la superación,... ¡ES TAN BONITA, JODER!

¡Y NO ES CURSI! A ver, tiene algunas escenas que sí, claro. Alguna tenía que caer. Pero por lo general no es cursi. ¡Y eso es lo que más me fascina, que es preciosísima sin caer en lo cursi! Es genial...

Y además, hay muy pocas cosas feas. No es como en el dorama del que hablé la vez anterior, Winter Sonata, que te pasas la vida llorando y no ha terminado un problema cuando ya hay siete más. Los problemas de Coffe Prince suelen ser más o menos leves y no se pasan cuatro capítulos para pasar página. Y ya digo que son muy, muy pocos.

Bueno, la verdad es que sí hay una cosa fea durante todo el dorama. Y es ella:

Han Yoo Joo

Y diréis: "Qué dices, Silbila, la chiquilla no es fea". De cara no, pero... ¡¡ARGGGGHHH!! ¡CÓMO LA ODIO! La odiaréis. Es odiosaaa. Qué asco de tía. No la puedo ver. Cada vez que aparece en la pantalla
es como si te clavaran una aguja en la espalda.


En serio, no puedo parar de decirlo: hay que ver Coffe Prince. Es necesario en esta vida.


Hay una cosa que debéis saber:
Como recomendé la otra vez, lo mejor es ver esto en VOSE. Lo hay en castellano latino, pero a mí no me gusta. La cosa está en que la cultura coreana, y la asiática en general, es muy diferente a la nuestra y hay algunas cosas sobre las que, sobre todo al principio, no te enteras. Y la más importante es lo de las fórmulas de respeto y los sufijos que se les ponen a los nombre según te corresponda. Podéis buscarlo en google y os saldrán miles de páginas explicándoos el tema. Hay que enterarse bien de lo de "hyun, unnie, oppa, noona, sunbae, donseung,..." Es como todo: al principio parece complicado, pero después es simple.

Y... eso, que veáis Coffe Prince.

Silbila

2 comentarios:

  1. ¿Por quééé no me aparecen tus actualizaciones en blogger? T_T
    La verdad es que nunca me ha dado por ver ningún dorama coreano. De hecho, ahora que lo pienso, no sé si he visto algún dorama en la vida! Me llama la atención lo que mencionas de los sufijos y las fórmulas de respeto, porque las de origen coreano me son totalmente ajenas (a las japonesas me voy acostumbrando porque es más frecuente encontrarlas por ahí). Ese tipo de cosas es lo que hace que, definitivamente, sea mejor ver las series y películas en su idioma original aunque no lo entiendas ni lo hables. Se pierden demasiadas cosas en el doblaje.
    Bueno, eso... me lo guardo. Últimamente me está dando curiosidad por el mundo de los doramas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé :I Prueba a dejar se de seguir y seguir de nuevo.
      Pues ten cuidado, que la curiosidad mató al gato... xD A ver si tienes suerte y el primero que pruebas no te gusta nada y no quieres volver a repetir. De lo contrario... jajajaja

      Eliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)