martes, 25 de junio de 2013

Disociación

Hay algo que me da un poco de rabia, y es eso que se dice de "ahora es el momento de estudiar", "manos mal que ésta época te ha cogido estudiando", etc. Los que seáis estudiantes de cualquier ciclo formativo o carrera universitaria seguro que lo habéis escuchado mil veces.

No es que no sea cierto en parte. Peor hubiera sido que hubiéramos acabado nuestros estudios justo al inicio de la crisis y ahora nos estuviéramos comiendo los mocos, como miles de jóvenes.

Pero no nos vamos a engañar... Es una putada. Se mire por donde se mire. Y no voy a entrar en detalles, porque seguro que cada uno tendrá sus propios problemas o, más que problemas, un estado general de ansiedad y opresión provocado por unas cosas y por otras.

Sin embargo, yo no voy a hablar de temas económicos. Bueno, sí, voy a hablar de economía, pero no de mi situación económica (fatal).

Mi problema es más teórico. Como ya he comentado alguna vez, soy estudiante de GADE (Grado en Administración y Dirección de Empresas), y, por tanto, tengo que estudiar mucho sobre esa ciencia apasionante que es la Economía*.
La cuestión está en que... ¡Nada de lo que estudio se corresponde con el contexto actual! Y bueno, en realidad no sólo en el plano puramente macroeconómico, incluso en el empresarial. Es casi como... si en clase estuviésemos hablando de un mundo de fantasía y sus leyes de novela.
Es realmente difícil intentar asimilar unos conocimientos, una estructura mental, que en la vida real son violados por completo. Estudiar Economía, en el contexto actual, es lo peor.

Por eso, hago un llamamiento para que se deje de decir eso de "Ahora es el momento de estudiar", porque, por unas cosas o por otras, ahora es realmente difícil.


Y... ya está. Voy a seguir estudiando para mi último examen T.T


*Puede parecer que lo he dicho en tono sarcástico, pero en realidad lo he dicho muy en serio. Si pudiera volver atrás, me habría metido en Economía antes que en GADE. Bueno, si pudiera volver atrás me habría metido en Ingeniería Mecánica, pero eso ya es otra historia.

miércoles, 12 de junio de 2013

No hacen falta relojes

Estoy en mi facultad. Dentro de dos horas escasas tengo mi examen final de matemáticas y supongo que coincidirá con algún otro...

He bajado a la sala de ordenadores, porque en ella hay otra sala, de estudio. Es pequeña, silenciosa y suele estar bacía, al contrario que los ordenadores, que frecuentemente se encuentran todos ocupados.

Hoy, sin embargo, como se pude suponer, no es el caso. Las tornas se han cambiado. La sala de estudio está prácticamente llena y, conmigo, son dos los ordenadores ocupados. Perdón, se acaba de ir la otra persona, luego soy la única en los más de 50 ordenadores.

Esto me ha traído la típica frase a la cabeza: "Cómo se nota que estamos de exámenes..." Y a su vez, me ha hecho recordar un tema de "Por amor a Judit", de Meir Shalev, del que ya hablé. La tal Judit (si no me equivoco, era ella) le decía a su hijo Zeide que los relojes no eran necesarios, pues el mundo es un reloj que te va indicando la hora, el día, el mes y el paso de los años.

Y es cierto:
Que aún haya algún hueco en la sala de estudios me indica que es temprano. Que el aire acondicionado no me esté congelando, indica que todavía no es verano. Encontrarme con según qué compañero me indica qué día exacto es, por el examen que vamos a hacer. Etc.

Y nada, eso es todo. Es que no tenía ganas de seguir estudiando. Ya me pongo a ello.

Chao

PD: tenéis que ver Coffe Prince