martes, 2 de octubre de 2012

Llegó la hora de cerrar la saga

Allá por finales del 2008 o quizá principios del 2009, cayó en mis manos Medianoche, de Claudia Gray. Mentiría si dijera que no me gustó. Lo hizo y mucho. Me gustó por sus giros inesperados (aunque perfectamente justificado), por su lectura ligera y por las normas y costumbres extrañas de la academia. Me cabreé un poco-bastante cuando llegué a ese "final" abrupto que te dejaba con unas ganas tremendas. Fue la primera vez que me encontré con una novela que resulta ser una saga; y fue a sí como empecé a descargarme los libros.
Total, que leí Adicción. Siempre he dicho que es un nombre perfecto, porque la verdad es que sufría una grave adicción a esa maldita novela. Me la leí 2 veces en 4 días. Fue asquerosamente pastelosa y bastante surrealista. Pero aun así me encantó. Por Vic, por Baltazar y por Medianoche. Por el estilo ligero (aunque fuera una traducción de aficionados), por los detalles bonitos,... Y aún faltaba mucho para que saliera la siguiente parte.
Pero Despedida llegó. Y con ella el final de una etapa lectoril. Durante el tiempo que tardó en salir leí muchas novelas malas destinadas a un "público joven" (ya se sabe que creen que somos gilipollas y por eso venden tanta mierda), y Despedida fue el colmo. Esa novela es un insulto a la inteligencia humana. Bianca es tan tonta... tan tonta que... No tengo palabras. Es, sin duda, el personaje más tonto que alguien ha podido crear nunca. Pero tonta del culo. Ahí, Claudia Gray me abrió los ojos y todo el encantamiento que me había producido con sus dos libros anteriores se deshizo. Lo peor del mundo. Por no hablar de la narración...
Estaba triste e indignada. Pero aun así, la espinita que Medianoche me había clavado seguía aquí hasta que lo terminara. Sabía que sólo podía ser peor que Despedida, que las críticas así lo confirmaban, pero yo estaba segura de que tarde o temprano tendría que leer Renacer. Finalmente, lo he hecho.

No os preocupéis: sigo cuerda. O, al menos, tanto como antes. O, como mínimo, si he enloquecido más no ha sido por culpa de Renacer. Lo cierto es que apenas fueron unas horas de tortura, así que no hay que alarmarse demasiado.

Ahora en serio: no ha sido tan horrible. No quiero decir que se salve, sino que tras Despedida me esperaba lo peor, y no lo ha sido. Ha sido horrible, sí, pero no tanto como cabría esperar.

Lo peor es, como en la anterior entrega, Bianca y la narración. Bianca es tonta del culo. Retrasada. Subnormal. Imbécil. No lo puedo expresar: sólo se puede leer. Pero es que encima, como lo narra ella, estás en su cabeza y sabes todo lo que pasa por ella... Y pasan unas cosas por esa porquería de cerebro... la hostia en vinagreta, vaya. "Que si voy a comportarme lo más estúpidamente posible con Baltazar, que lo único que ha hecho siempre es intentar compaginar el satisfacer mis deseos con lo que es mejor para mí; que si ahora voy a sentir celos por todas las tías que entran en el campo de visión de Lucas, a pesar de que el muchacho ha hecho lo impensable por mí y me ha demostrado su amor incondicional un millón de veces de miles de formas diferentes; que si voy a hacer las cosas más sin sentido de este planeta porque... porque sí, ea." ... Bianca es tontísima.

Y está de un mal escrito... Madre mía. De dolerte la cabeza. En serio, qué mal. Qué horas más horribles. Casi acabo con fiebre. No estoy exagerando, de verdad. Y unos saltos... y unos cambios... y unas conversaciones... oish, oish, oish. No le deseo ese mal a nadie. Bueno, a mi antiguo profesor de historia.

En cuanto a lo que pasa, #spoiler# básicamente Bianca acepta que es un fantasma; Lucas, que se ha convertido en vampiro, vuelve como alumno a Medianoche (junto con todo el séquito); Bianca hace las paces con Raquel; descubren que la señora Bethany captura espíritus para resucitar a los vampiros; todo sale ardiendo; Bianca, mediante un vínculo extraño vampiro-espíritu, resucita a Lucas, que vuelve a ser humano. Y se acabó. Todos felices hasta que Lucas la palme. Por el medio sólo queda añadir que los padre de Bianca la aceptan, que Vic conoce a Maxi (el fantasma de su casa), que Bianca es una especie de elegida para hacer cruzar a los espíritus (como Melinda) y que la madre de Lucas rechaza a éste. En cuanto a por qué la directora está tan interesada en resucitar a los vampiros, resulta que ella, de viva, pertenecía a La Cruz Negra. Sí, a que es fuerte. Pero unos cabrones mataron a su marido y cuando ella pidió ayuda a la organización para vengarlo, ellos le dijeron que tirirí. Así que decidió dejarse convertir en vampiro para poder hacerlo. Y desde entonces odia a La Cruz Negra e intenta volver a ser humana para morir como tal (porque también odia el estado de vampiro). Está curioso, la verdad. /spioler/

En resumen: al final no ha estado tan mal como cabría esperar y, por muy traumatizado que hubieras acabado con Despedida (si es que llegaste a ella), no tendrás un ictus por leer Renacer.

Y eso es todo amigos.

PD: el otro alumno mío, suspendió. Se le veía en la cara que el cuajamiento que llevaba no era normal. Si lo llego a saber, no le acepto. ¡Es la primera vez que alguien suspende un examen tras prepararse conmigo! Todavía no lo he superado :(

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)