sábado, 8 de septiembre de 2012

Historias de mi instituto

¿Os acordáis de mi instituto, de aquella entrada que hice recopilando alguna de las cosas más raras que habían pasado?

Pues hoy voy a volver a hablaros de él. Pero esto no es tan raro. Seguro que os han pasado cosas de este tipo.

Hará cosa de dos años y medio, estaba yo en 1º de bachillerato, con todo los problemas que ello conllevaba más los añadidos por lo cruel que es mi libro del destino.

Si podemos destacar una asignatura de mi instituto, esa es francés, el terror de los estudiantes. Concretamente, yo tenía, como en los dos cursos anteriores, al peor. Él se caracterizaba por usurpar el lugar de Freddy KruEger en nuestras pesadillas, por ser el Jack Skeleton de nuestras Navidades. Creo que en el 1er trimestre aprobamos 6 de 38.

El caso es que estaba todo el mundo nervioso porque se acercaba el examen del libro de lectura: Eugenie Grandet (Honoré de Balzac). Consistía básicamente en saber contestar bien a las preguntas que venían al final del librillo. ¡Y de repente apareció una hoja con las preguntas y las respuestas! Yo vi el cielo abierto y hice las copias pertinentes.

PERO... al leerlo comprobé lo mal que estaba hecho. No solo a nivel lingüístico, sino también las respuestas en sí. Un desastre, vaya. Total, que me lo tuve que currar.

Sin embargo, los vagos de mis compañeros no estaban de acuerdo. De hecho, muchos de ellos ni lo miraron siquiera: se presentaron al examen con las hojas debajo de la mesa y copiaron tal cual. Hay que ser inútil.

La hora de francés después de que el profesor corrigiera los exámenes fue épica. 20 exámenes con las mismas respuestas erróneas y las mismas faltas ortográficas y gramaticales. En realidad el tipo fue inocentón: se dejó medio convencer de que se debía a que habían estudiado de las mismas hojas. Era demasiado orgulloso como para admitir que más de la mitad de la clase había copiado delante de sus narices.

Es que... mira que los que sí teníamos algo de idea les dijimos que aquello estaba completamente mal. Pero nada. No se puede ser más vago.


¡Ah! Me ha venido a la mente otra. También es algo típica: al parecer toda una clase se puso de acuerdo para que cada vez que hubiera un examen con cierta profesora inútil y gilipollas (la odio a muerte, ¿no se nota?) una chica se pusiera muy muy mala y tuviera que ser acompañada fuera de la clase por la profesora. Así los compañeros robaban los exámenes. Qué pedazo de notas sacaban. Hasta que, claro, los pillaron, los expulsaron a todos un semana y suspendieron la asignatura. Épico.


Y ya está.

PD: este verano he tenido dos alumno. ¡Y ya sé que uno de ellos ha aprobado las dos que tenía pendiente: inglés y tecnología de 2º de ESO! ¡Qué contenta estoy! A ver si tengo suerte con el otro. Ese era matemáticas de 1º de bachillerato.

4 comentarios:

  1. Que les dijesen que las respuestas estaban mal escritas y aun así las copiasen no es de ser vagos es de ser tonto del tó!
    En mi clase en un examen de educación física que era tipo test toda la clase nos copiamos del único que lo había estudiao, y era por señas si daba un golpe en la mesa verdadero, si daba 2 falso jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, que si de algo podía presumir era de compañeros tontos.
      ¡¿Y el profesor no se dio cuenta?! Ese tipo de cosas suele cantar mucho. Yo intenté hacer algo parecido una vez, pero era de a-d T_T Tuvimos que dejarlo xD

      Eliminar
  2. Felicidades por lo de tu alumno!
    Eso de la ley del mínimo esfuerzo es de ser vagos, pero vagos vagos. Se me viene a la mente una vez que unas amigas del instituto me pidieron que las ayudara con los deberes de inglés (que consistían básicamente en escribir un par de frases) y yo se las apunté rápidamente en una hoja doblada de cuaderno para que las pasasen a limpio. Después me enteré de que habían cogido la hoja tal cual y la habían entregado. Obviamente las pillaron. Con lo poco que costaba reescribirlo con su letra xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Estoy muy contenta. Lástima que el otro suspendiera :( Es la primera vez que suspende un alumno mío.
      Wa, hay que ser vago. Una cosa es la ley del mínimo esfuerzo y otras es hacer el tonto :S Supongo que de todo tiene que haber en esta vida...

      Eliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)