viernes, 27 de abril de 2012

Diferentes teorías


Hace unos días, estaba en la biblioteca (algo que se ha vuelto cada vez más habitual y va a ir empeorando) con mi amiga Margarita y ésta se paró en la sección “Autoayuda” (que, en realidad debería llamarse “Ensayo”, pero bueno). Echando un vistazo por encima encontré un libro titulado “Cómo convencer a los demás. El sencillo arte de la persuasión”, de Michael Beer. Me llamó la atención porque la persuasión es algo que siempre he querido dominar (por así decirlo). Las diferentes disciplinas de ese arte siempre me han parecido fascinantes (la oratoria, la imagen, el lenguaje corporal,...).

En cualquier caso, éste libro ha resultado ser una decepción. Ya me olí que no me iba a gustar cuando se aclaraba en el interior que el autor es un consultor y asesor de empresas. Es decir: que se dedica a vender. Vender ideas, sí; pero vender. No digo que no sea una parte de la persuasión necesaria, para mi futuro laboral; pero no es algo que me interese de momento. Dentro de algunos años volveré a él, pero no ahora. Yo quería algo más... “novelesco”.

Pero a lo que venía esto es a algo que me ha hecho mucha gracia:

Como sabéis, estoy leyendo “El lobo estepario” —Nooooo, Saskia, por favor, otra vez nooo— y hace escasas dos horas leía esto:


“La división en lobo y hombre, en instinto y espíritu, por la cual Harry procura hacerse más comprensible su sino, es una simplificación muy grosera, una violencia ejercida sobre la realidad en beneficio de una explicación plausible, pero equivocada, de las contradicciones que este hombre encuentra dentro de sí y que le parecen la fuente de sus no escasos sufrimientos. […] Pues no hay un solo hombre, si siquiera el negro primitivo, ni tampoco el idiota, tan lindamente sencillo, que su naturaleza pueda explicarse como la suma de sólo dos o tres elementos principales”
Una hora y tres cuartos después, leía en el primer libro nombrado:

“El hombre es un animal simple, aunque pueda creerse que es brillante, intelectual o sutil”

No sé, me ha hecho gracia leer estas dos posturas tan encontradas en un intervalo de tiempo tan pequeño.

Ha sido esa última frase la que me ha hecho abandonar el libro definitivamente. Yo estaba buscando algo más psicológico, alguna clasificación de tipos de personas y cómo actuar ante ellas para conseguir un efecto determinado.

Por ejemplo, el verano pasado, la alumna que tuve tenía un problema de inseguridad. Era horroroso. Esa muchacha estaba completamente convencida de su nula capacidad de aprobar. Entonces me dí cuenta (no sé cómo, porque soy totalmente inexperta en ese campo) de que tenía que corregir eso, de que tenía que tratarla de algún modo, aplicar por mi parte algún tipo de actitud para conseguir quitarle esa inseguridad que amenazaba con hacerle entrar en estado de ansiedad en cualquier momento del examen (antes o durante). Entonces acudí a mi prima, la estudiante de psicología, y le pregunté cómo debía actuar frente a su inseguridad. Ella me dijo dos claves*: cuando haga algo bien, aliéntale y dile cosas como “¿Ves como sí eres capaz?” y cuando se equivoque, atribúyelo a que no ha trabajado lo suficiente.

¿Funcionó? Este verano vuelvo a estar contratada, esta vez para prepararla para selectividad. Que digo yo, “Si yo ni siquiera estudié para mi selectividad, ¿cómo pretendo preparar a alguien para lo mismo?” Bueno, ya se verá.


Todo esto venía (me desvío, ¡me desvío!) a que soy de la opinión de que cada persona es un mundo con sus propias complicaciones y contradicciones. Por eso no me vale que me digan que el ser humano es simple. Y en todo caso no puedo pretender que lo es cuando yo misma no me encuentro simple (aunque siempre he dicho que si quieres caerme bien sólo tienes que invitarme al cine).

Como me dijeron alguna vez: “Se podrá saber con certeza lo que va a hacer una multitud, pero es prácticamente imposible predecir lo que va a hacer un individuo”.



Y... bueno... ya está.


*y creo que también se rió, seguramente porque le pareció una pregunta chorra.

6 comentarios:

  1. El manejar la oratoria, la persuasión y demás también es un objetivo que tengo pendiente, mi problema está en que creo que con ningún libro podría conseguirlo, quizás con práctica continua...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ningún libro? Discrepo (siempre he querido decir eso). La oratoria es prácticamente una ciencia. Claro que hará falta poner en práctica los conocimiento, pero para ello antes hay que tenerlos.
      La persuasión estrictamente creo que es más bien un arte. Pero si ha manuales de música, de pintura, de cine... también los tiene que haber de persuasión (que sean buenos, me refiero). Todo es buscar y, eso, ponerlo en práctica.

      Eliminar
  2. Hummm, con lo de la persuasión, no te puedo ayudar, no es mi fuerte.

    Mola el blog ahora, me siento super cómodo. Ja, ja, y me ha hecho gracia que te gustase lo de "femenino sin caer en la cursilada"; es realmente como lo veo.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te guste! Yo estoy muy orgullosa con lo que he conseguido.

      Pues una de las pocas cosas que he aprendido con el manual éste es que la persuasión es algo que tenemos constantemente en nuestras vidas, así que tienes que ponerte las pilas ^^

      Eliminar
  3. Me gusta el fondo que has puesto, es sencillo pero está bien :D (Lo que me recuerda que tengo que cambiar mi cabecera del blog, que ya me aburre) xD
    Vaya, y yo que pensaba que nos ibas a dar unos consejitos sobre persuasión (que no me venían mal)... pero nada, qué pena que fuera una decepción el libro xD Supongo que la clave está en conocer bien a la persona, su personalidad y carácter, y a partir de ahí pensar en sus puntos débiles y aprovecharte de alguna manera, a la vez que halagando, no sé, creo que me estoy inventando la técnica sobre la marcha xDDD
    Y por cierto, me alegro de que hayas encontrado por fin un libro que te esté gustando, El lobo estepario :) Yo no lo he leído (ni siquiera había oído hablar de él), pero creo que ahora mismo una lectura filosófica no me engancharía mucho, puede que en un tiempo.
    Ah, y ahora que lo pienso, no me importaría tener una alumna como tú, alguien a quien ayudar con alguna asignatura de ESO o bachillerato... me encanta explicar y que la gente vea que las cosas no son tan difíciles como parecen :) Además, tiene que ser muy gratificante que apruebe gracias a tu ayuda!
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puff... pocos consejos he sacado. Lo único que te puedo decir es que para convencer a alguien debes mostrarle que va a "ganar algo" y cómo lo va a ganar. Ea, ya ves XD

      Eso es exactamente lo que estaba buscando: una vez conocida la persona, su carácter, modo de pensar y de actuar, ¿cómo hago para convencerla? Volveré a buscar...

      Sí, es una experiencia muy gratificante. Y rentable si te lo montas bien. Te lo recomiendo. Y si necesitas consejo, aquí me tienes ^^

      Un beso ;)

      Eliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)