viernes, 27 de abril de 2012

Valorando las películas Disney: Apertura




Por alguna extraña razón, me gustaría empezar las entradas dedicadas a este tema con alguna cita, algún fragmento. Pero ahora mismo no se me ocurre ninguno.

Hace ya algunos post, comenté el único error grave que yo le veía a la película Cenicienta (concretamente, el post Sólo un verso). En los comentarios de dicha entrada se puede leer este intercambio de opiniones (El ojo que todo lo lee en azul y yo en verde):

El ojo que todo lo lee: hombre es que si cambian ese verso, no sería una peli disney... típicas machistas.Existe en psiquiatría existe el "sintoma de la cenicienta": La mujer idealiza al hombre ideal porque quiere estar sometida a él toda su vida y hacerle caso ciegamente, y si la mujer desobedece al marido, el marido maltrata a la mujer hasta que la mata.

Yo: Verás, yo no estoy de acuerdo con la afirmación de que las películas Disney sean esencialmente machistas. Creo que tienen valores más destacados y dignos de destacar que el mensaje machista que llevan implícito al ser basadas en obras escritas cuando el feminismo era una palabra desconocida.Podemos pensar que la historia de la Cenicienta es machista porque su felicidad, su feliz para siempre, consistía en casarse con un hombre. Pero yo creo que el "mensaje", la "moraleja" de la película no es que "alguien de fuera te sacará de tu dependencia horrible y te someterá a una nueva, bajo un hombre idealizado" (que parece ser lo que sacó Colette Dowling al ponerle el nombre a ese síndrome); lo que yo saco de la película es un mensaje positivista que dice "si eres buena persona, habrá quien te odie y se aproveche de ello, pero también habrá quien te adore y vaya en tu ayuda cuando la necesites".La verdad, no entiendo ese simplificar las películas Disney resumiendo su historia en "chica frágil que necesita ser rescatada por un príncipe".Mira, me has dado una idea: haré análisis sobre las películas Disney y sus mensaje. Son un tema, un debate incluso, que siempre me ha gustado.¡Un saludo!

Yo: Bueno, ahora que he vuelto a leer tu comentario no estoy tan segura de que te refirieras a lo de Colette Dowling. Pero en cualquier caso, sigo defendiendo que La Cenicienta tiene algo más que la "maligna" simplificación que hacen de ella


El ojo que todo lo lee: Me refería a eso, a ver se pueden sacar cosas positivas como lo que has dicho, pero pienso que la mayoria si que son machistas porque en todas es la mujer la que tiene que ser rescatada por un hombre, la bella durmiente, blancanieves, en la bella y la bestia da un mensaje de que aunque la bestia le trate mal hay que intentar sacar lo bueno.. o en aladin cuando jazmin para distraer al malo se pone en plan seductora, que clase de mensajes le das a niñas con esas pelis???eso que dices de ir analizandolas lo hicimos en clase de filosofía del derecho, y desde entonces les tengo cierta tirría a Disney xDD


Y desde entonces estoy deseando que ella me cuente de qué se habló en esa clase de filosofía del derecho.



Veréis, me gustaría abrir debate con este tema. Me encantaría exponer mi opinión y que intentaseis hacerme cambiarla, leer argumentos, contrargumentos,... E incluso, si a alguien le apeteciera, podríais mandarme correos con la exposición de vuestra opinión para ser incluida en el artículo o sugerencias de "próxima película a tratar" (si no la he visto o no la tengo reciente, la busco). No sé, me gustaría muchísimo. Sé que la comunidad de lectores de este blog es pequeña, pero por pedir que no quede. Y si al final esto queda como un yomimeconmigo, pues bueno (aunque tengo la sospecha de que mis opiniones levantarán alguna que otra imperante necesidad de comentar)

Pues eso, que a partir de ahora voy a ir publicando esporádicamente entradas hablando sobre los mensajes de esas películas.

En primer lugar, definamos la amplitud que las películas que vamos a tratar. He dicho "Disney" muy rápido. Lo que quiero "defender" son las Princesas Disney -Inciso: con esto de la ley Sinde y la restricción del derecho de expresión, lo mismo tendría que andarme con cuidado, cosa que no voy a hacer porque 1.- este blog lo leen cuatro gatos (muy lindos todos) y porque 2.- no me da la gana. Si para algo tengo este blog es para expresarme como me place. Aunque en principio esto no corre riesgo alguno de ser cerrado, debería hacer alguna copia de seguridad o algo, ¿no? Bah, importancias que me doy últimamente-. Pero no es que me vaya a limitar a ellas: quizá algún día salga una que no pertenece a dicha compañía o también puede que salga a tema una película que creo (o alguien cree) que tiene que ver con lo que tratamos. Y todo esto dependiendo también de que la iniciativa tenga acogida.

En segundo lugar, pre-expliquemos cuál es mi visión subjetiva (tengo otra visión objetiva, es lo que tiene ser bipolar*) del machismo. Sé que tal aberración de la sociedad aún perdura en la actualidad (española, hablando siempre en términos del territorio español a no ser que se indique lo contrario). Sin embargo, en mi día a día, apenas soy capaz de encontrarlo. Yo no estoy viviendo el machismo de forma directa. Por eso casi me parece irrisorio pensar que hay gente (tanto mujeres como hombres) que cree que la mujer está por debajo del hombre. Entended que, a priori, para mí es como si no hiciera falta defender ese aspecto. Es decir, "creer que el hombre es superior a la mujer" es algo que me parece tan rematadamente absurdo, tan... imposible, tan en contra de la realidad, que si no me paro en ello, en mi cabeza no cabe que alguien piense tal cosa. Casi como si fuera algo ficticio. Y lo digo completamente en serio.

Entonces, ¿qué es para mí el machismo? Es la atribución de roles, cargos, tópicos, adjetivos. etc. tanto al hombre como a la mujer basados en la reminiscencia del verdadero machismo. Va a haber que llamarlo machismo1, machismo2, porque, si no, cualquiera me entiende :D  No, no lo voy a hacer.
Ejemplo: "las mujeres conducen mal". ¿Veis? Es machismo, creer eso es subnormalismo puro y duro. Pero es un tópico, no una realidad que nadie haya comparado. Algo objeto de chiste que no tiene más trascendencia que la de cualquier sanbenito. Lo mismo pensaría si alguien me dijera que "los hombres no son capaces de hacer dos cosas a la vez" (bueno, en este caso sería feminismo), otra estupidez como un pino.

La única verdad es que no hay diferencias reales entre hombres y mujeres más allá de las socialmente impuestas. Por eso condeno todo tipo de juicios que hagan una distinción entre ambos sexos. Y digo distinción y no sometimiento, porque, como he explicado, es que... que no, que no; que no me parece ni una posibilidad.

También tiene que ver con que yo soy muy independiente y voy a mi bola. Hago lo que me da la gana, cuando y como quiero. Eso del "sometimiento" aparece muy poco en mi vocabulario.

Y tras esta mala explicación sobre conceptos y descripciones situadas en mi cabeza, paso a entrar en verdadera materia copiando un tweet mío de hace un tiempo:

A lo mejor se critica tanto a las películas Disney, porque la realidad es tan triste que les tenemos envida. 

¿A qué narices venían esas palabras? Pues yo lo cuento:
Hace sólo un par de días, estaba en clase de Dº con mi particular profesor (que no mi profesor particular... hay que ver lo que hace el posicionamiento del adjetivo, eh) cuando a saber por qué, nos dijo que una vez, en una boda prestó atención al discurso del cura. Su intención era saber si había cambiado en algo. Como no fue así, se acercó a él y le sugirió que cambiase el "¿Quieres a -insertar nombre- por esposo/a?" por "¿Te conformas con ...?", ya que si los contrayentes fueran sinceros tendrían que decir algo así como "Mira, no, yo a quien quería era a la de la pamela verde, pero se la llevó... así que me tengo que conformar con ésta". Y siguió divagando por el mismo tema. Nos dijo que no fuéramos tontos y que no esperásemos a la pareja perfecta, que esa nunca iba a ser nuestra, que nos conformáramos con lo que hubiera y que a pesar de que encontremos al amor de nuestra vida, con ése sólo nos íbamos a casar si estuviésemos en una película. Buenos, más o menos algo así dijo. Y me quedé "Hostias. ¡Por fin lo entiendo! ¡Por fin entiendo por qué se critica tanto a las películas Disney! (entre otras cosas)" Pero es que eso de bajar de las nubes no va conmigo, así que se ha quedado en mi mente dando vueltas hasta desembocar en la frase tuiteada.

¿Creéis que pueda ser verdad? ¿Que en verdad le tengamos tirria a las películas happy end porque en verdad nos fastidia saber que es tan improbable que nos suceda algo parecido que se le puede llamar imposible? Me parece injusto. No está bien acusar a las historias "poco realistas" sólo por ser como son. Y, en cualquier caso, ¿por qué debemos acusarlas de meternos la idea en la cabeza de esperar la pareja perfecta? ¿No estamos en una sociedad lo suficientemente avanzada como para no temer que se nos pase el arroz?

En fin. Creo que ya está. Este post lleva cerca de dos meses en la bandeja de borradores sin saber cómo terminarlo. Ya va siendo hora de que vaya saliendo a la luz. Si acaso ya lo modificaré algún día cuando ande inspirada.

La primera película que vamos a tratar será "La Bella y la Bestia" que parece ser una de las más controvertidas. Conocer los "estudios" y "teorías" sobre ella me ha hecho maravillarme de cómo se preocupa la gente de un cuento de hadas. Quién nos iba a decir que las cosas que empiezan con un "Érase una vez..." y terminan con un "Y vivieron felices para siempre" iban a dar para ensayo. Como diría en twitter, #YoFlipo

¡Los cuentos no tienen el por qué ser reales! ¡Si lo fueran, ya no serían cuentos! ¡Venga, vamos a hacer un cuento en el que Jessica, de doce añitos, esté esperando su primer bebé, su padre sea alcohólico, su madre tenga cáncer, y su hermano mayor sufra bullyng en el instituto por ser homosexual! Qué bonito. Y ¿sabéis como va a acabar? Van a morir todos, porque están parados y con las nuevas reformas no podrán ir al hospital. Ni a casa, porque se la habrán quitado. Seguro que en esa descripción muchos encontrarán razones para sentirse identificados. Yo tengo dos.

Para eso están los cuentos. No para enviar mensaje ocultos, sino para dar esperanzas.

Perdonad la rabieta cínica. Me ha salido así.


Y ya está


PD: si queréis enviar alguna sugerencia (por favor, enviadlas):
saskia.hp@hotmail.com
saskiahp@gmail.com
@Saskiahp (Twitter)









* Sí, ya sé que la bipolaridad no es eso. O a lo mejor sí. No tengo ni idea de lo que es la bipolaridad técnicamente hablando. Pero es que esa es la palabra que me viene a la cabeza cuando tengo dos posturas diferentes, enfrentadas, opuestas y distantes, aunque compatibles, sobre cualquier cosa.

Diferentes teorías


Hace unos días, estaba en la biblioteca (algo que se ha vuelto cada vez más habitual y va a ir empeorando) con mi amiga Margarita y ésta se paró en la sección “Autoayuda” (que, en realidad debería llamarse “Ensayo”, pero bueno). Echando un vistazo por encima encontré un libro titulado “Cómo convencer a los demás. El sencillo arte de la persuasión”, de Michael Beer. Me llamó la atención porque la persuasión es algo que siempre he querido dominar (por así decirlo). Las diferentes disciplinas de ese arte siempre me han parecido fascinantes (la oratoria, la imagen, el lenguaje corporal,...).

En cualquier caso, éste libro ha resultado ser una decepción. Ya me olí que no me iba a gustar cuando se aclaraba en el interior que el autor es un consultor y asesor de empresas. Es decir: que se dedica a vender. Vender ideas, sí; pero vender. No digo que no sea una parte de la persuasión necesaria, para mi futuro laboral; pero no es algo que me interese de momento. Dentro de algunos años volveré a él, pero no ahora. Yo quería algo más... “novelesco”.

Pero a lo que venía esto es a algo que me ha hecho mucha gracia:

Como sabéis, estoy leyendo “El lobo estepario” —Nooooo, Saskia, por favor, otra vez nooo— y hace escasas dos horas leía esto:


“La división en lobo y hombre, en instinto y espíritu, por la cual Harry procura hacerse más comprensible su sino, es una simplificación muy grosera, una violencia ejercida sobre la realidad en beneficio de una explicación plausible, pero equivocada, de las contradicciones que este hombre encuentra dentro de sí y que le parecen la fuente de sus no escasos sufrimientos. […] Pues no hay un solo hombre, si siquiera el negro primitivo, ni tampoco el idiota, tan lindamente sencillo, que su naturaleza pueda explicarse como la suma de sólo dos o tres elementos principales”
Una hora y tres cuartos después, leía en el primer libro nombrado:

“El hombre es un animal simple, aunque pueda creerse que es brillante, intelectual o sutil”

No sé, me ha hecho gracia leer estas dos posturas tan encontradas en un intervalo de tiempo tan pequeño.

Ha sido esa última frase la que me ha hecho abandonar el libro definitivamente. Yo estaba buscando algo más psicológico, alguna clasificación de tipos de personas y cómo actuar ante ellas para conseguir un efecto determinado.

Por ejemplo, el verano pasado, la alumna que tuve tenía un problema de inseguridad. Era horroroso. Esa muchacha estaba completamente convencida de su nula capacidad de aprobar. Entonces me dí cuenta (no sé cómo, porque soy totalmente inexperta en ese campo) de que tenía que corregir eso, de que tenía que tratarla de algún modo, aplicar por mi parte algún tipo de actitud para conseguir quitarle esa inseguridad que amenazaba con hacerle entrar en estado de ansiedad en cualquier momento del examen (antes o durante). Entonces acudí a mi prima, la estudiante de psicología, y le pregunté cómo debía actuar frente a su inseguridad. Ella me dijo dos claves*: cuando haga algo bien, aliéntale y dile cosas como “¿Ves como sí eres capaz?” y cuando se equivoque, atribúyelo a que no ha trabajado lo suficiente.

¿Funcionó? Este verano vuelvo a estar contratada, esta vez para prepararla para selectividad. Que digo yo, “Si yo ni siquiera estudié para mi selectividad, ¿cómo pretendo preparar a alguien para lo mismo?” Bueno, ya se verá.


Todo esto venía (me desvío, ¡me desvío!) a que soy de la opinión de que cada persona es un mundo con sus propias complicaciones y contradicciones. Por eso no me vale que me digan que el ser humano es simple. Y en todo caso no puedo pretender que lo es cuando yo misma no me encuentro simple (aunque siempre he dicho que si quieres caerme bien sólo tienes que invitarme al cine).

Como me dijeron alguna vez: “Se podrá saber con certeza lo que va a hacer una multitud, pero es prácticamente imposible predecir lo que va a hacer un individuo”.



Y... bueno... ya está.


*y creo que también se rió, seguramente porque le pareció una pregunta chorra.

martes, 24 de abril de 2012

Mi Día del Libro

Hoy he celebrado el Día del Libro a lo grande, o al menos para mí así ha sido. Los diversos clubs de lectura de la biblioteca de mi pueblo-ciudad nos hemos reunidos todos para hacer una lectura conjunta de nuestro respectivos "Cuadernos de viaje" y hemos compartido lo que significa para cada uno de nosotros esto de las reuniones. Me he sorprendido... Sorprendido no es la palabra... Digamos que se me ha abierto una sonrisa en el alma al oír en la boca de otras personas mis mismos pensamientos. O parecidos, en cualquier caso.

Abrí este blog, como ya he explicado otras veces, porque me lo mandaron en el instituto, pero lo he mantenido para compartir, para expresar mi opinión sobre todo en general y sobre los libros que leo en particular ante la necesidad de comentarlos aunque sea con el etéreo mundo de internet, dada la poca afición a la lectura que encuentro en mi círculo cercano (haberla, la hay, pero poca). Por eso, encontrarme con tantas personas deseosas de comentar, de compartir, de expresar... es sobrecogedor. E intimidante, he de confesar, ya que soy, con diferencia, la más joven.

Con todo, me tratan muy bien, a pesar de ser inexperta y muy nueva (hay quienes llevan diez años juntos), y me he llevado algunos elogios por el texto que escribí (ya lo expliqué aquí). De verdad: es una experiencia que le recomiendo a cualquiera con ganas de leer cosas dispares y capaz de leer una novela por mes (algo sencillo, ¿no?)

Terminada la reunión (que a mí se me ha hecho  muy corta), mientras esperaba el autobús, he seguido leyendo "El lobo estepario" (ya comenté que ahora sólo leo en el transporte público) y hubo un momento en el que me preocupé de la cara que podría estar poniendo, ya que estaba tan... extasiada con la lectura que a ojos externos podría estar dándome un "algo malo".

¿Es posible sentirse tan identificado en una novela que dudes de tu propia salud mental? Me explico: nos han enseñado que la fantasía es sólo eso, fantasía. Que debemos renegar de cualquier cosa con tintes de irrealidad. Hasta tal punto que ya dudamos de los informativos (algo muy recomendable, por cierto).

Entonces, si creo que me estoy leyendo a mí misma en una novela, ¿qué debo pensar? Que debo dejar las novelas, como me dijeran alguna vez. Pero eso no es discutible.

Lo que quiero decir es que ya hasta dudo de mi madurez mental. Sí, vale, sólo tengo 18 años. Pero siempre he creído saber tener los pies en la tierra. Y ahora pienso, ¿no se me habrá ido de las manos? Y si así fuera, ¿es algo malo o algo bueno?

Me gusta pensar que soy una niña. Me gusta pensar en mi mundo de fantasía, de huevos de dragón, de magia, de caballeros victorianos, de poetas atormentados y finales donde la justicia existe... Y me da miedo seguir haciéndolo hasta que llegue el día en que me sienta extraña fuera de él, el día en que me sienta sola entre la compañía, como este lobo estepario.

¿Me estaré volviendo loca de verdad?

Dejémosme con mi filosofía bucólica, porque quiero compartir otro par de fragmentos de este libro tan maravilloso. Por mí os escribiría todo el capítulo, pero no hay que abusar:

No dejaría de ser posible, por ejemplo, que este hombre, en su niñez, hubiera sido acaso fiero e indómito y desordenado, que sus educadores hubiesen tratado de matar en él a la bestia y precisamente por eso hubieran hecho arraigar en su imaginación la idea de que, en efecto, era realmente una bestia, cubierta sólo de una tenue funda de educación y sentido humano. 
"Represión" es una palabra tan horrible... Vuelvo a recomendar y enlazar el vídeo del TED en el que Sir Ken Robinson habla sobre la creatividad y cómo las escuelas la reprimen hasta la supresión. Creo que es un tema muy interesante y a tener en cuenta cada vez más. Éste fragmento que he puesto me a recordado irremediablemente el vídeo (y varios más que he visto protagonizado por este señor).


El lobo estepario tenía, por consiguiente, dos naturalezas: una humana y otra lobuna; éste era su sino. Y puede ser también que este sino no sea tan singular y raro. Se han visto ya muchos hombres que dentro de sí tenían no poco de perro, de zorro, de pez o de serpiente, sin que por eso hubiesen tenido mayores dificultades en la vida. En esta clase de personas vivían el hombre y el zorro, o el hombre y el pez, el uno junto al otro, y ninguno de los dos hacía daño a su compañero; es más, se ayudaban mutuamente, y en muchos hombres que han hecho buenas carrera y son envidiados, fue más el zorro o el mono que el hombre quien hizo fortuna. Esto lo sabe todo el mundo. En Harry, por el contrario, era otra cosa; en él no corrían el hombre y el lobo paralelamente, y mucho menos se prestaban mutua ayuda, sino que estaban en odio constante y mortal, y cada uno vivía exclusivamente para martirio del otro, y cuando dos son enemigos mortales y están dentro de una misma sangre y de una misma alma, entonces resulta una vida imposible. 

[...] Ahora bien, a nuestro lobo estepario le ocurría, como a todos los seres mixtos, que, en cuanto a sus sentimiento, vivía naturalmente una veces como lobo, otras como hombre; pero que cuando era lobo, el hombre en su interior estaba siempre al acecho, observando, enjuiciando y criticando, y en épocas en que era hombre, hacía el lobo otro tanto. Por ejemplo, cuando Harry en su calidad de hombre tenía un bello pensamiento, o experimentaba una sensación noble y delicada, o ejecutaba una de las llamadas buenas acciones, entonces el lobo que llevaba dentro enseñaba los dientes, se reía y le mostraba con sangriento sarcasmo cuán ridícula le resultaba toda esta distinguida farsa a un lobo de la estepa, a un lobo que en su corazón tenía perfecta conciencia de lo que le sentaba bien, que era trotar solitario por las espetas, beber a ratos sangre o cazar una loba, y desde el punto de vista del lobo toda acción humana tenía entonces que resultar horriblemente cómica y absurda, estúpida y vana. Pero exactamente lo mismo ocurría cuando Harry se sentía lobo y obraba como tal, cuando le enseñaba los dientes a los demás, cuando respiraba odio y enemiga terribles hacia todos los hombre y sus maneras y costumbres mentidas y desnaturalizadas. entonces era cuando se ponía en acecho en él precisamente la parte de hombre que llevaba, lo llamaba animal y bestia, y le echaba a perder y le corrompía toda la satisfacción en su esencia de lobo, simple, salvaje y llena de salud.

Y lo dejo aquí porque no es plan de seguir copieteando. Pero esta analogía continúa y sigue definiendo cómo me he sentido yo misma muchas veces (y supongo que no soy la única). Al término de este párrafo ya estaba yo flotando en una nube de irrealidad.

No puedo dejar de recomendarlo, a pesar de haber leído sólo 58 páginas (contando la introducción).

Creo que no me queda nada más que decir, excepto que muero en ganas de cambiar la imagen del blog. ¿Alguna sugerencia?



Y ya está



miércoles, 18 de abril de 2012

Sólo voy por la introducción

Parece que mi suerte con la lectura ha vuelto. Después de haber disfrutado hasta el dolor con Cartas en el asunto de Terry Pratchett, ha caído en mis manos El lobo estepario, de Hermann Hesse. Se ve a la legua que es un libro muy filosófico y además decadentista, bucólico,  la vida es una mierda, etc. Así que debo avisar a todo el mundo que se proteja, ya que esto puede dar para algunas idas de olla. De hecho, se avecina la puesta en marcha de los análisis de las películas Disney, así que os recomiendo que esteis pendiente (si os interesa, si no...).

Total, a lo que iba. He empezado a leer el librillo y ya en la introducción he encontrado un párrafo chulísimo. ¿Os acordáis de aquel comentario de encuesta "¿Todo tiempo pasado fue mejor?"? Pues si hubiera conocido entonces esta novela, el siguiente fragmento hubiera ido que ni pintado:


Una vez, después de una conversación acerca de las llamadas crueldades de la Edad Media, me dijo:
—Esas crueldades no lo son en realidad. Un hombre de la Edad Media execraría todo el estilo de nuestra vida actual no ya como cruel, sino como atroz y bárbaro. Cada época, cada cultura, cada costumbre y tradición tienen su estilo, tienen sus ternuras y durezas peculiares, sus crueldades y bellezas; consideran ciertos sufrimientos como naturales; aceptan ciertos males con paciencia. La vida humana se convierte en verdadero dolor, en verdadero infierno sólo allí donde dos épocas, dos culturas o religiones se entrecruzan.Un hombre de la Antigüedad que hubiese tenido que vivir en la Edad Media se habría asfixiado tristemente, lo mismo que un salvaje tendría que asfixiarse en medio de nuestra civilización. Hay momentos en los que toda una generación se encuentra extraviada entre dos estilos de vida, de tal suerte, que tiene que perder toda naturalidad, toda norma, toda seguridad e inocencia. Es claro que no todos perciben esto con la misma intensidad. Una naturaleza como Nietzsche hubo de sufrir la miseria actual con más de una generación por anticipado; lo que él, solitario e incomprendido, hubo de gustar hasta la saciedad, lo están soportando hoy millones de seres.

Creo que la introducción es como un aviso: ADVERTENCIA esta novela es para pensar. Si no tiene usted intención de hacerlo, haga el favor de ceder este ejemplar a alguien que sí desee entrenar las neuronas. Yo estoy dispuesta a pensar, a leerlo despacio y a beberme todo lo que me tenga que decir (si cumple con las expectativas, claro).

Creo que me va a gustar mucho. No creo recordar una sensación como ésta que me está produciendo El lobo estepario. Es la sensación... de que me va a cambiar. En algún sentido.

En cualquier caso, me estoy planteando si hacer una lectura previa sobre Niestzche. Este hombre es mi asignatura pendiente. No dio tiempo a tratarlo durante el curso de 2º de bachillerato, y tampoco lo estudié para selectividad (pues fui a por la parte ético-política). Creo que quizá sea necesario darle un repaso a toda su filosofía. Tendré que buscar los apuntes, porque yo sólo leo en el tren y el bus... Qué mal, mira dónde he acabado: leyendo sólo en el transporte público. Ains...

Total, ¿qué os parece el fragmento? Supongo que iré trayendo más de esta prometedora obra que, por cierto, ¿la conocéis?

Y ya está

miércoles, 4 de abril de 2012

Manías tontas y comentario de encuesta

Todos tenemos manías tontas, cosas absurdas que nos dan coraje, etc. El otro día, mi amiga me hizo darme cuenta de que tengo un montón.

Por ejemplo: me da muchísimo coraje leer "En efecto". Lo odio a muerte. Empecé a tomarle tirria durante el año pasado debido a que mi profesor de Historia, en los apuntes, lo ponía encabezando párrafo sí, párrafo también. Terminé por no soportarlo y desde entonces borro con tipex ese encabezamiento vacío de significado. Lo gracioso venía cuando le prestaba mis apuntes modificados a ella (mi amiga), y me los devolvía con los huecos rellenos con las palabras suprimidas escritas en bolígrafo... Maldita... (también válido para "efectivamente")

Al levantarme de la cama, siempre planto primero el pie derecho. No es que sea supersticiosa ni nada de eso. Simplemente, primero va el derecho y ya después pondré el izquierdo si no me arrepiento y los vuelvo a envolver entre las mantas.

Bebo una media de litro diario de ColaCao. Antes era del normal, pero ahora sólo admito el Turbo. Digo media, porque igual que hay algunos días peligrosos en que no bebo nada (peligroso para los demás, claro), hay otros en que me trago litro y medio o dos.

Otra manía, aunque ésta es más común, es que cuando como bollería rellena de chocolate (tipo cañas o bollicaos), siempre me como primero el envoltorio y luego el interior. No pensemos mal: con el envoltorio me refiero al hojaldre o lo que sea que esté alrededor el chocolate. Mmmm chocolaaate... aaargh *voz de Homer*

¡Ay! Una que todos odian es que me crujo los dedos. Cada una de las articulaciones de mis manos. Sé que es muy malo, pero no puedo evitarlo, por desgracia para los que estén a mi lado. La muchacha junto a la que me estuve sentando durante tres años no podía soportarlo. Sin embargo, no consiguió corregirme el defecto y fue ella la que acabó acostumbrándose.

Y por acabar la lista, tengo tengo la manía (también muy común), de adoptar las posturas más extrañas del mundo cuando estoy frente al ordenador en el escritorio. Hay veces en que he hecho contorsionismo sin darme cuenta. Lo más normal es verme con una pierna (cualquiera de las dos, voy cambiando) sobre la mesa. Quien me ve se harta de reír, y no es para menos. La otra postura típica, es tener una pierna recogida, bajo la cacha contraria, y la otra pierna sobre la primera, de tal forma que las dos rodillas coinciden en un mismo punto vertical, y la de arriba me sirve para apoyar el codo. Algún día subiré una foto. Pero vamos, que son las más típicas pero no las únicas: hay ocasiones en la que se pone el modo aleatorio y salen esculturas graciosas. En cualquier caso, nunca se me verá sentada como una persona normal.


Para no dejar la entrada así de ególatra, vamos a comentar la última encuesta:




¡Genial! Entre todos juntamos unos cuantos miles de euros y nos vamos a un palacete rural. Yo tenía pensada una casa en el Parque de los Alcornocales. El sitio es precioso y yo me quedé enamorada de la casa y de los alrededores. Pero no cabemos catorce personas. Pero bueno, todo es cuestión de buscar. No os preocupéis por el internet. Yo también estoy completamente enganchada, así que llevaremos red hasta allí como sea.


Y los que no os queréis venir, ¿por qué? ¿Sois alérgicos al polen? No le encuentro otra explicación o.O

Ains... algún día... Algún día podré dedicarme a la vida bohemia y rural. Y me vestiré a lo heroína de Jane Austen y daré largos paseos por mi par de hectáreas de jardín. En caballo. Acompañado por mi perrazo (todavía no he decidido la raza, pero me basta con que sea grande). Ains... algún día...


Ya he puesto una nueva encuesta. También he añadido algunos enlaces nuevos. Echadles un vistazo.

Y ya está.