sábado, 17 de marzo de 2012

Puedes morirte sin... leer "Los Pilares de la Tierra", de Kent Follett

Algunas veces me molesta que me llamen rara, loca, friki, etc. Pero, normalemente, me resbala por completo. Depende de quién me lo diga y a qué se deba que la persona en cuestión sienta la necesidad de decir en voz alta lo desconcertante que le parezco. Pero, en cualquier caso, me hace sentir especial, y eso mola.

Total, que como reza el título, me he leído Los pilares de la tierra. Me ha parecido una lectura ligera. Como lo lees. Bien es cierto que a intervalos demasiado abundantes, la narración era de lo más aburrido. Pero con todo y con eso, me ha dado la sensación de habérmelo leído en un tris. Algo que es mentira, ya que me ha durado un algo más de medio mes. Pero sólo lo leía en el camino de casa a la facultad y viceversa cuando no me encontraba con algún amigo/conocido con quien charlar. Sólo ha sido en estas tres últimas noches en las que lo he cogido más tiempo para ver si lo acababa ya y pasaba a algo nuevo.

La historia, un continuo cruce de caminos de varios personajes, no está demasiado mal. Me ha parecido entretenida pero no apasionante. Había momentos en los que sí me sentía algo más atrapada por la aventura, pero no abundaban. Una novela donde los malos son malísimos y los buenos son tan buenísimos que perdonan a los malísimos una y otra vez durante mil páginas, la verdad es que cansa. Habría querido algo más de ingenio.

Bueno, ingenio, lo que es ingenio, no le falta, porque para cada problema, el personaje desde cuyo punto de vista se estaba narrando la novela en ese momento, tenía una solución magnífica o incluso dos para lo que sea que tuvieran por delante. Qué pesadez, de verdad: cada dos páginas, un problema; para cada problema dos soluciones.

Si no olvido ninguna, sólo ha habido tres escenas que me han conmovido: #spoiler# cuando muere Agnes, cuando violan a Aliena y cuando incendian Kingsbridge. Bueno, y también cada vez que Jack sufría, porque me ha encantado ese personaje. /spoiler/ Sigo odiando la palabra spoiler, pero bueno.

En cuanto al estilo narrativo se me encuentran dos opiniones: demasiado simple y demasiado rebuscado. Lo considero simple porque no tiene nada de retórica o construcciones complejas, no es una lectura placentera ni hermosa. Suelo decir que los que tienen una buena historia es para suplir la falta de estilo... pero no le encuentro ninguno de los atributos. Por otro lado, me ha parecido rebuscado porque gracias a los tecnicismo, a la precisión en un vocabulario innecesariamente poco común, la lectura se hace pesada y poco clara, además de quitarle algo de belleza.

No es una mala novela, pero tampoco me ha parecido buena y mucho menos brillante.

De hecho, creo que le voy a dar una oportunidad a la película/miniserie (por miedo que me dé ver a Matthew MacFadyen de cura) cuando pueda verla, ya que creo que Cucaracha me dio a entender en un comentario de hace mil, que estaba bien (y si no, que me corrija).

En resumen, nadie se va a morir por leerlo, pero se corre el riesgo de acabar con una profunda sensación de pérdida de tiempo.

Por último, voy a poner una par de fragmentos que me llamaron la atención. Son más bien del principio, porque con el paso de las páginas se me hacía cada vez más cansina la lectura.

En otro tiempo, Tom había trabajado precisamente en una catedral, la de Exeter. Al principio lo hizo como si se tratara de un trabajo más, y se sintió molesto y resentido cuando el maestro constructor le advirtió que su trabajo no se ajustaba del todo a las exigencias requeridas, ya que él tenía el convencimiento de que era bastante más cuidadoso que la mayoría de los albañiles. Sin embargo, pronto comprendió que no bastaba que los muros de una catedral estuvieran bien construidos. Tenían que ser perfectos, porque una catedral era para Dios y también porque siendo un edificio tan grande la más leve inclinación de los muros, la más insignificante variación en el nivel podía debilitar la estructura de forma fatal. El resentimiento de Tom se transformó en fascinación. La combinación de un edificio enormemente ambicioso con la más estricta atención al más ínfimo detalle, le abrió los ojos a la maravilla de su oficio. Del maestro de Exeter atendió lo importante de la proporción, el simbolismo de diversos números y las fórmulas casi mágicas para lograr el grosor exacto de un muro o el ángulo de un peldaño en una escalera de caracol. Todas esas cosas le cautivaban. Y quedó verdaderamente sorprendido al enterarse de que muchos albañiles las encontraba incomprensibles.
Me parece un párrafo muy bello. Cuenta la creación de una pasión que a mí misma me atrae (no la construcción de catedrales, claro, sino la construcción de cosas grandes a partir de cosas pequeñas y una buena dosis de intención). Pero claro, cuando lees casi mil páginas en el mismo tono pues...

La siguiente, puede hacerme parecer un poco pueril, pero es que de verdad me ha llamado la atención porque no es usual encontrar un lenguaje tan explícito en cualquier novela, en ese tipo se conversación :
—Los bebés nacen de una semilla. Esa semilla sale de la polla de un hombre que la planta en el coño de una mujer. La semilla crece en el vientre de ésta hasta convertirse en un bebé, que cuando está preparado, sale.
Y así es como explican Ellen a los niños cómo se hacen los bebés. Me encanta ese personaje. Junto con Jack, son mis favoritos.


Y ya está.
Por cierto, ¿qué pasó con Martha? ¡Se olvidan de ella en el final y no nos cuentan cómo le va! Pobrecilla.


10 comentarios:

  1. A mí este libro me gustó, pero es demasiado laaargo, y la historia tampoco es espectacular que digamos...
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente: demasiado largo. Había momentos en los que parecía que el tío lo alargaba por alargar, ¿verdad?

      ¡Bienvenida al blog! Espero que te pases por aquí a menudo para dejar tu opinión. ¡Me encanta leer los comentarios!

      Eliminar
    2. Gracias por la bienvenida, pero no soy nueva jaja, soy del ojoquetodololee :p (lo de tener 2 blogs es un lío)

      Eliminar
    3. ¡Pero cómo querías que yo lo supiera! Yo he visto un nuevo nombre y creía que eras nueva xD Bueno, en todo caso, gracias por seguir por aquí ^^

      Eliminar
  2. Sí, fui yo la que te comenté lo de la serie XD La verdad es que cometí el error de verla antes de leer el libro. Lo que no sé es si le gustaría a alguien que ha leído el libro previamente, pero supongo que todo es probar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, Cucaracha,... ¡¿Qué te tengo dicho?! ¡Que no se ven las películas antes de leer los libros! Y eso se extiende a las miniseries. Pero bueno, al tratarse de una miniserie se puede perdonar.
      Yo espero que sí, que me guste. Creo que es un buen material para hacer una buena serie y mucho tendrán que haberla liado para no cumplir. Y, en cualquier caso, me gustan mucho los metrajes de la edad media :)

      Eliminar
  3. Lo tengo pendiente, a ver cuándo lo leo... ya te diré qué me pareció xD De todas formas, la miniserie la vi y me encantó, me gustó mucho. Pero claro, no había leído el libro, así que es posible que a ti no te guste nada... ya nos contarás jaja
    El primer fragmento me pareció muy bonito. Si hay muchos más así por el libro seguramente me gustará :) Además...casi prefiero que sea un estilo sencillo, porque no me gusta mucho la retórica y tal jaja
    Y el segundo fragmento...no pude evitar soltar una carcajada xDDDD Me esperaba una explicación sutil, con metáforas...nada brusco...y de repente vas y lees eso! jajaja XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que lo contaré, cómo lo sabes jajaja.
      Sí hay muchos párrafos parecidos por el libro... demasiados, de hecho. Hasta la más rebosante saciedad.
      A mí me pasó lo mismo. Ese personaje es genial por eso, porque hace muchas cosas que no te esperarías (aunque al final lo acabas esperando, claro) XD

      Eliminar
  4. Hola Saskia:

    No lo he leído, y por lo que veo, eso que me he ahorrado. Lo tuve en las manos y leí las contraportadas, sinopsis y todo eso, incluyendo las dos primeras páginas y una al azar. La verdad es que no me atrajo y preferí pillarme otro.

    Ejem, sí, en las librerías me ojeo los libros un buen rato antes de decidirme.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No eres el único! Yo llegué a leerme un primer capítulo entero de una novela ;) Y bien que has hecho. Si sigues por aquí, te diré si es mejor ver la miniserie :) ¡Bienvenido! Un beso

      Eliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)