jueves, 22 de marzo de 2012

Good bye, Lenin!

Al final de la entrada he puesto un vídeo de YouTube con la banda sonora de la película. Lo digo por si la quieres escuchar mientras lees el comentario. 

Hace algún tiempo recibí un e-mail que me emocionó mucho. En él, Xavier (si no recuerdo mal) me explicaba que, ante la imposibilidad de dejarme un comentario en la misma entrada, había buscado mi dirección de correo sólo para recomendarme un película.
Cada minuto empleado en este blog ya es una maravilla si después leo vuestros comentarios, y este gesto me ha conmovido por completo.

La cosa mejora cuando la película resulta ser genial.

Good bye, Lenin! (Wolfgang Becker, 2003) nos pone en la complicada situación de Alexander, un joven de la Alemania socialista. Lo difícil de su situación radica en que su madre, una mujer profundamente socialista, cae en un coma momentos antes de los intensos cambios que acontecieron en el país. Cuando despierta, el médico avisa a Alexander de que su madre necesita reposo y no debe tener sobresaltos. Porque cosas como,... no sé,... ¿la caída del muro de Berlín, tal vez? podrían provocarle un infarto al corazón. ¿Cómo ocultarle a tu madre que aunque físicamente viva en el mismo sitio, ya no lo hace en la misma sociedad, ciudad, país? Esto en cuanto a trama.

En cuanto a contenido, vemos a través de los ojos de un joven normal los cambios de sistema, los cambios políticos, sociales, económicos, etc. Veremos en continuo contraste los dos sistemas, las imbecilidades de uno y lo insustancial, superficial de otro, las injusticias, las virtudes... además de un supuesto ideal de cómo deberían haber sido las cosas a ojos de Alexander. Todo de una forma real y cercana que hace que verdaderamente podamos entender qué supuso todo aquello, que podamos imaginar cómo fue más allá de esos datos que nos dan apresuradamente en clase de Historia.

   La verdad es que me gustó mucho. Llegué a empatizar con el pobre muchacho, que llega a situaciones ridículas sólo por mantener la salud de su madre, quien nos llega a impacientar por su ignorancia. Aunque no quita que entre las risas haya momentos algo pesados. Pero también forman parte del todo, un conjunto bello que ha hecho que, a pesar de que ya hace bastante tiempo que la vi (un mes antes de que cerraran megavideo), todavía quede en mí el regusto agradable del visionado de la película.

Para ser completamente sincera, éste es un suceso de la Historia que desconozco demasiado. Lo de "esos datos que nos dan apresuradamente en clase de Historia" lo decía porque, como muchos profesores de instituto parecen no enterarse de que tienen que terminar su temario, llega el final de curso y debemos dar las gracias si hemos tocado aunque sea la 2ª Guerra Mundial. Hoy día, la mayoría de las cosas que sé sobre la historia de Alemania son gracias a películas y novelas que, como todo, tienen su grado de realismo. Podemos poner como ejemplo "El niño del pijama a rayas", que, según me han dicho, es completamente inverosímil (y con los argumentos que puso la muchacha que me lo dijo, tuve que llegar a la misma conclusión).

Por último quiero comentar que una escena que se me quedó gravada (entre muchas otras) fue aquella en la que, ya casi al final, mientras todos juntos ven el telediario, Christiane (la madre) mira desde la cama a su hijo . Si tenéis intención de verla (la hayáis visto ya o no), quiero que os fijéis en ese momento, en el que se ve a un hijo alegre y satisfecho, y a una madre iluminada por el cariño que le ha demostrado su hijo. Esa cara de paz, de ternura, de corazón conmovido,... es preciosa.

Ahora sí: la banda sonora:


Y ya está

2 comentarios:

  1. El chico ese no es el de malditos bastardos, o eva?? sale muy joven xD
    me la apunto, tiene buena pinta.
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es cierto! Es él. No lo había reconocido. Es que ya hace tiempo que vi Malditos Bastardos. La de EVA no la conocía.
      Pues cuando la veas me comentas qué te ha parecido, ¿vale? No te vas a arrepentir.
      Un saludo!

      Eliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)