domingo, 5 de febrero de 2012

Pero qué triste, joder.

Es que si hiciésemos una lista con la razones que hay para llorar, nos daríamos palmaditas en la espalda por no hacerlo a cada instante.

No soporto la televisión. Me pone enferma ver reportajes sobre gente sufriendo, telediarios hablando de cosas sin importancia y anuncios y más anuncios llamándonos inútilmente al consumismo de marcas no blancas.

Pero ayer... ayer me dio un ataque de risa histérica y me pregunté eso mismo: ¿por qué no estamos llorando?

Lo que provocó ese sentimiento fue esto:



La imagen (un poco retocada para que cupieran más), pertenece al foro de mi alianza en el juego que os comenté, Grepolis. Me pareció tan triste... El último que aparece, el que firma como Erukion, es el fundador de la alianza (de ahí lo de "dotes organizativas y don de gentes"). Yo, cuando terminen las clases, también publicaré algo, a ver si alguno tuviera un hijo algo pegado.

Y ya está

1 comentario:

  1. Sí que dan ganas de llorar, sí. Dan ganas de llorar el pensar en la hora de buscar trabajo en estos tiempos. Con lo bien que vivía yo en mi burbujita de felicidad...

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)