lunes, 27 de febrero de 2012

Estimado profesor de finanzas:

Eres un mamón. El miércoles todos aceptamos que no había más remedio que venir hoy para poder cumplir con los horarios, por mucho que eso le jodiera a los estudiantes que viven fuera de Sevilla. Por eso, que nos dijeras que el próximo día, el miércoles, es clase no presencial, nos ha sentado como una patada digna de Capitán Tsubasa en el estómago. Que sepas que nos debes la vida por no haberte matado allí mismo, cabrón. ¡Que el campus estaba insultantemente vacío, joder! Y eso que por medio lo atraviesa una de las vías mayores de la ciudad. Lo dicho, un mamón. Nos vemos el lunes.

viernes, 24 de febrero de 2012

Porque no todas las canciones hablan de amor (III)

Me motiva un montón esta canción:


Y ya está

sábado, 18 de febrero de 2012

Sólo un verso

Sólo había que cambiar un verso en toda la película. Sólo uno. Pero parece ser que hacer las cosas mal es un vicio, y han cambiado la película entera menos ese verso.

"Mi película Disney" es La Cenicienta. Mi madre terminó por aborrecerla, por tenerle un asco tremendo, ya que en cuanto terminaba, yo la rebobinaba y la veía de nuevo. Cuántas veces habrá maldecido mi progenitora el día en me enseñó a usar el vídeo.

El caso es que, queriendo pasar mi legado, le he estado enseñando canciones a un niño de dos años, entre ellas un par de La Cenicienta. Y en estas veces en que se la ponía, vi que habían remasterizado la película. Yo me preparé para que no me gustara, porque es normal que, estando acostumbrada a unas voces, otras nuevas me parezcan extrañas y desagradables. La canción que oí era la de "Sala cadula", la del hechizo para convertir a la calabaza en una carroza. Y no, no me gustó. Pero no porque hubieran cambiado la voz, sino porque cambiaron la letra, que no tenía nada de malo. ¿Qué mas les daba dejar "chachicomula" y no cambiarla por "menchicamula"? Era una completa gilipollez.

En adelante, procuré no poner las canciones de la película remasterizada. Con todo, sentía curiosidad por una canción en concreto: "La canción del trabajo". Es en esa en la que los ratoncitos se ponen en marcha para intentar hacer el vestido de Cenicienta. Me encanta esa canción y me la sé de memoria, pero hay UN VERSO horrible: Jack se acerca con la aguja para ayudar diciendo "Yo coso con la aguja" a lo que la ratona le responde "Esa cosa es de mujeres, tú adornos trae si quieres". Para mí, es que ese "Esa cosa es de mujeres", era como una espinita, una astilla clavada debajo de la uña. Y ya está, ese es el único fallo verdadero que yo le veía a la película (también hay toques de otras cosas que bien pueden sobrar) (y no me vengáis con el contexto histórico de la película).

Pues bueno, eso es lo único que han dejado intacto en toda la película. El resto de esa misma canción y todas las demás canciones están cambiadas (además de las voces, pero bueno). Y digo yo, ¿cambias una película entera y sólo dejas sin tocar un verso sexista? Pa' meá y no eshá ni gota.

Ayer me indignaba con la política y hoy me indigno con la inutilidad de cambiar una película de dibujitos animados. Soy así. Lo mejor es que soy capaz de hacerlo en una misma conversación (algo que, habitualmente, deja a mi interlocutor un poco desconcertado, pero me da igual).

Para que lo oigáis por vuestros propios oídos:

Ésta es la versión original:



Y ésta la nueva:



A ver, hay cambios que están bien hechos, pero no eran imprescindibles. El del verso mencionado sí lo era. Además, como habréis visto en el segundo vídeo, después se puede ver a "hombres" cosiendo, cayendo en una contradicción tonta.

Sí, es un berrinche infantil. Pero me da igual. Tenía que soltarlo, porque me parece una ofensa personal al tratarse de "Mi película Disney"

Y ya está

viernes, 17 de febrero de 2012

¿Ideología?

Ha dado la casualidad de que recientemente ha venido a mí la palabra "ideología" relacionada con la política un par de veces. ¿Y sabéis que ha pasado? Que no me sonaba bien la frase. Como si esos dos conceptos no pudieran estar juntos, como si no tuvieran nada que ver entre sí. No sé... Me sonó a disparate. Y lo digo completamente en serio. La primera vez, tal vez por el contexto, no me llamó tanto la atención; mas, hoy, al volver a oírlo, y además de un profesor de Dº, me di cuenta de que no solo no consideraba relación alguna entre ambas cosas, sino que estaba mal que yo no considerara esa conexión como real.

Es decir, se supone que la política, en un principio, la mueve o la movía la ideología, el ideal de un sistema de gobierno mejor. Después de eso, ya era cosa de cada uno considerar qué era un sistema de gobierno mejor: aquel en el que yo salga beneficiado, aquel en el que salgan beneficiados un mayor número de personas, aquel en el que... Pero el caso era ese: intentar alcanzar una situación mejor a base de esfuerzo y superación.

El motivo por el que yo he dejado de relacionar ambos términos, política e ideología, es porque mi concepción de la política actual no es el de la defensa de una ideología, sino el de la interpretación de un papel con la intención de obtener mucho dinero. Es así. Es una definición que, por cierto, dista mucho de mi definición idealizada de la política.

Cabe mencionar el primero de los dos contextos donde me encontré la relación. Fue en el foro del juego que ya he mentado un par de veces. Un jugador argentino, que oyó campanas sobre lo del tema del juez Garzón, quiso, digamos, exponer su opinión sobre el tema. Dijo un par de disparates, la verdad. Lo que me llamó, fue que nos "advirtió" que no nos dejásemos atrapar por los poderes que tratan de imponer su ideología or something like that. Metió hasta a la religión. Yo ni comenté ni nada, porque ni me apetecía explicárselo ni los "jefazos de la alianza" dejaron que aquello se extendiera (porque, ciertamente, no era el lugar para abrir un debate en el que se pueden enfrentar opiniones opuestas e irreconciliables durante una extensión de tiempo indeterminada). El caso es que me hizo gracia que creyera que aquí los movimientos políticos se hacen por algún motivo diferente al dinero. Lo de la religión lo entendí más, porque supongo que allí no se habrán librado lo suficiente de la Iglesia (aunque la verdad es que no tengo ni idea).

Ya que hemos mencionado mi clase de Dº (clase que estoy viendo que va a dar para algunos post) de hoy, vamos a terminar de comentar algunas cosas más que dijo el profesor. El primer día de clase, ... en fin, voy a intentar no destilar el profundo odio que le cogí tras esa presentación que duró dos horas... se metió con los del "15J" (que podría hacer el esfuerzo de saber el verdadero nombre) y dijo que la soberanía era popular, y que por lo tanto la democracia es el parlamento, así que nada de cartelitos pidiendo democracia porque la democracia no era lo que a ellos le diera la gana. En mi mente, se formaron las palabras "gilipollas" y "retrasado de mierda, tú qué coño me vas a enseñar a mí". Después, nos comentó que si alguna vez oíamos a alguien decir que "el pueblo es un borrego", es que era un facha de mierda. Hoy, se ha esclarecido algo más su posición ideológica: cinismo a discreción. Y es que se mete con todo. Pero bueno, lo que quiero destacar es una aclaración sobre su "profundo cariño a los del 15J" (sí, otra vez jota). Al parecer, él mismo fue a Sol y se interesó por lo que pasaba allí. Y lo que se encontró fue una profunda ignorancia y unas asambleas completamente desorganizadas que sólo conseguían ponerse de acuerdo para comer. Yo, la verdad, no sé si será cierto, si creérmelo o no, aunque soy muy capaz de imaginarlo (¿habéis visto "Tierra y Libertad"?). El caso es que, en cierto modo, ilegitimó el grupo, diciendo que la democracia es lo que venía en la Constitución y lo que decía el Parlamento, que para eso son las representación de la soberanía popular y que, básicamente, las cosas deben ser como son porque así fueron dispuestas por los españoles.

Ahora es cuando entro yo:
No, señor profesor. No piden Democracia, piden "DEMOCRACIA REAL". Eso quiere decir que el sistema representativo español es una mierda. Y no nos debemos ajustar a lo que dice una ley que nunca fue votada por la mayoría de la población actual. Seamos realistas: tiene ya 34 tacos la dichosa Constitución de 1978. Lo considero tiempo suficiente para que "las cosas" hayan cambiado. De momento, todos los que en ese año no tenían los 18, no pudieron votarla. Y desde entonces ha nacido y ha inmigrado gente suficiente como para creer que, si no la hay ya, nos acercamos a una mayoría que no dio su conformidad a esa constitución que en estúpidos actos patriotas nos ensalzan en el colegio.
Pero lo más frustrante es la Ley Electoral, que, la verdad, a mí me da vergüenza. No sé cómo al genial creador se le pudo ocurrir. A saber lo que se habría fumado.
¡Es que es normal que se quieran cambiar algunas estupideces del sistema español, cuya constitución se parece en demasía a la que tuvo en 1932! La cuestión es el qué...
Yo pienso que, ya que la política "es" ideología, y la ideología es amor al arte, lo primero, primordialísimo, es bajar esos sueldos. En serio, ¿sueldo de por vida más lo que venga? Claro que sí, lo que yo decía, amor al arte. ¿Qué os parecería una ley algo así como "el salario mínimo interprofesional nunca deberá ser inferior a una tercera parte del salario del ministro de trabajo"? ¿O tal vez "las pensiones no deberán ser menores a la tercera parte del salario del ministro de hacienda"? Or something like... (ya sé que me repito, pero es que nunca tengo la oportunidad de decirlo en una conversación normal).

En cuanto a la ignorancia... Aiiiinnnnsss (*profundo y largo suspiro*). Pensar que el pueblo es un borrego no es de facha, es de realista. Por más que odie las generalizaciones (en serio, es que las odio con las más profundo de mi alma), hay que decir que la ignorancia predomina. Y quien diga lo contrario, que me pida argumentos, que me cogeré un año sabático para desarrollar la lista. Pero es que considerarme ignorante, y saber que hay un grueso importante y profundo de la población mucho más ignorante que yo, pues desanima, la verdad.


Pero desanimar, lo que es desanimar, lo hace de puta madre la sección "Así va España" de ascodevida.com Me puse a leerlos y acabé totalmente hastiada. ¿O no impresionan comentarios como éste?






Qué asco de vida, de verdad....

Y ya está, que me dan ganas de tirarme por un puente

lunes, 13 de febrero de 2012

Reflexiones y divagaciones novelescas sobre mi pelo y su significado

Porque yo lo valgo.

Tradicionalmente, mi pelo es bonito: largo, brillante, natural,... A quien no es guapo, le llaman simpático; como tampoco soy simpática, siempre resaltan lo bonito que es mi pelo. Y, para qué negarlo, es verdad. Lo cierto es que depende en gran medida de mi estado de ánimo que lo tenga mejor o peor, según el cuidado que le dé (como todo el mundo). Hay épocas en que, simplemente, no pasa desapercibido porque hasta deslumbra; y hay otras en la que es uno más del montón e incluso puede estar poco sano.

Pero cuando está en su esplendor, la gente tiende a tocarlo... No soporto que me toquen el pelo. Es algo que odio. Tengo que hacer acopio de todo mi aguante cuando no hay más remedio que ir a la peluquería. Es... Simplemente me da mucho coraje. Me entra como un cosquilleo en el cuello y me alejo de quien lo hubiera estado manoseando.

No sé realmente por qué me pasa eso. Yo lo he terminado asociando a la "intimidad". Es decir, que ha habido ocasiones en las que alguien me ha tocado el pelo y me ha dado igual. Y esos alguien, son personas con las que he tenido un grado preciso de intimidad. Una relación diferente de la amistad, la confianza o la familia; es más como un cierto "feeling", una afinidad de gustos, de forma de pensar y de actuar,... Y al final, he terminado por determinar que si al tocarme alguien el pelo no "me da coraje", es que esa persona es interesante para mí, que me conviene tenerla en mi vida porque me va a dar muy buenos ratos. Como un sensor.

Parece una estupidez, y en cierto modo lo es, pero no tanto. La verdad es que el cabello para mí tiene mucho significado. Hay gente que en lo que primero se fija de una persona es en la sonrisa, en los ojos, en los zapatos, en las manos o en el culo. Yo en el pelo. Y sé que es un juicio idiota, pero no lo puedo evitar.

De modo que el pelo, el tocar el pelo de una persona, se ha vuelto para mí una señal de intimidad novelesca, con significados ocultos, como un límite diferente.

Esto no quiere decir que excluya a la gente que no soporto que me toque el pelo: no dejo que mi mejor amiga lo toque. Y sin embargo, tengo otros amigos más "distantes" con los que sí tolero el contacto.

¿No os pasa algo parecido? Conozco quienes, por ejemplo, no soportan de forma absoluta que le toquen la cara. Hasta el punto de llegar a ser verdaderamente borde.

Pero todo esto venía a que me está pasando el caso opuesto: deseo tocar el pelo de aquellos con los que siento una afinidad especial. Otra vez es como una señal que me indica que cuando acabe la conversación, desearé volver a repetirla y querré verme otra vez con esa persona.

Repito que no tiene nada que ver con la amistad o derivados, sino con el propio interés por la persona.

Por ejemplo: tengo una amiga, MJ, con un cabello PRECIOSO: rubio brillante, natural y largo... Y sin embargo, nunca he sentido deseos de peinarlo.
Por otro lado, hace unos días, me encontré con un muchacho que no era un muchacho la última vez que lo había visto: ocho años habían pasado y, de hecho, no le reconocí (normal). ¿Adivináis en qué fue lo primero que me fijé de él? Efectivamente: en el pelo. Lo tenía dentro del margen de largura que me gusta en un chico (entre cinco deos de largo y Orlando Bloom en Los Piratas del Caribe o un David Garret bien peinado, es decir, lo justo para una pequeña coletita). No deslumbrante, pero tampoco completamente descuidado. Y... ¡Con lo que me cuesta a mí mantener una conversación con desconocidos! Porque lo es, por mucho que conozca su nombre, apellidos, amigos y día del cumpleaños. Hasta creo recordar que su padre era profesor de instituto o algo así. No sé.... Volviendo, que me pasé todo el tiempo que duramos juntos intentando hacerle hablar. Y no veas lo que me costó. El caso es que, aquí estoy, deseando volver a verle y tocarle el pelo. Qué cosa más tonta, ¿no?

Pero lo importante de todo es que me he dado cuenta de que me muero de ganas de tocar el pelo de quien, con permiso de Amanda, a partir de ahora llamaremos Jardiel Poncela II o "El chaval del tren" en su defecto (aunque dudo soberanamente que tal personaje vuelva a aparecer por estos lares). Ya tengo hasta la escusa preparada. Simple y efectiva. Ahora solo falta la ocasión. Sólo por eso merece la pena no volver a perderse una clase de la facultad... Cualquier escusa en buena por no volver a caer en la tentación de faltar.

Total, ya terminando, que me he dado cuenta de que en mi vida hay muy poca gente con "permiso" para tocar mi pelo, y tampoco mucha a quien desee tocárselo. Y eso me deprime porque "¡Por qué! ¡Por qué no la tengo, si la gente está ahí! Sólo tengo que alargar la mano". Pero, en fin. Qué mal.

Y ya está.

sábado, 11 de febrero de 2012

Estéreo

Paso 1: Consigue unos cascos buenos y grandes, para que te aíslen del mundo.
Paso 2: Pon tu habitación completamente a oscuras y vacía tu mente de pensamientos que estorben.
Paso 3: Escucha tu canción o disco favorito a todo volumen.
paso 4: Dame las gracias.

Puede hayas oído muchas veces una canción, pero nunca la habrás escuchado de verdad hasta que no hayas practicado esos pasos (incluyo el cuarto, yo también le di las gracias a quien me lo dijo). Te darás cuenta de que canciones buenas son más bellas aún. Te sentirás como si los instrumentos estuviesen a tu alrededor. Incluso te emocionarás. De verdad, yo estaba escuchando Sultan of swimg sin prestarle mucha atención, pero llegó un momento en el que la sublimidad de la música me embargó y me eché a llorar. Lo juro. También me pasó que puse un disco que he oído muchas veces y cuya primera canción nunca me había llamado demasiado... Juro que cuando empezó a sonar no la reconocí. Era tan diferente, tan bonita que me pregunté a mí misma cómo podía haberla despreciado antes. Era Take a bow, de Muse. Desde entonces, estoy reescuchando todas mis canciones preferidas. Llamadme exagerada, pero por mis mejillas corrían y corren ríos de lágrimas de felicidad. Se me ponen los bellos de punta y tiemblo de emoción. Lo juro.

El estéreo es lo mejor que he descubierto en tiempo. Es como si el sonido nos envolviera y no perteneciésemos ya al mundo terrenal.

Sé que no es un invento precisamente nuevo, pero como sé que hay quien no conoce la práctica de esos cuatro pasos, desde aquí lo difundo y animo a que animéis a todos a experimentar esa maravillosa sensación de la música abrumándote.

Y ya está

viernes, 10 de febrero de 2012

Comentario de encuesta: ¿Todo tiempo pasado fue mejor?

¡Sólo me queda un examen! ¡Mañana sobre las once, más o menos, habré terminado! Me echaré una siesta que daría envidia a Dani Rovira y después me pondré a romperme los dedos en el teclado, ya sea en el del portátil o el de mi "piano".




La encuesta es ésta:





Lo que inspiró la pregunta fue el retorno a un post que encontré y que me pareció muy interesante por el debate que hubo en los comentarios. Donde lo mencioné fue aquí, y el post en cuestión es éste. Nuevamente recomiendo que lo leáis.

El resultado es éste:




Me encanta ver la evolución de los colores del blog a través de las encuestas...

Nadie parece ser tan pensimista como para creer que cualquier tiempo, pasado, presente o futuro, fue es y será malo. La verdad es que sería extraño que hubiera alguien que no admirara algo, ya sea algo de la historia, algo de la actualidad o el futuro que nos presenta la ciencia ficción.

El relativismo nos dice que no hay verdades absolutas, que cada cosa tiene sus dos caras. Y yo creo que esa es una de las pocas verdades absolutas que existen. Joder, amo las paradojas. Esta respuesta es correcta. Busquemos la época que busquemos, por desgracia, las cosas malas siempre han abundado. Lo que hace algún episodio de la Historia mejor que otro, es que las cosas buenas sean tan buenas que eclipsen a las malas. Por ejemplo, puedes adorar la cultura clásica, refiriendome al arte, la literatura y la filosofía griega. Que si Fidias, Platón, Homero,... entre muchos otros. Son nombres destacados, pero tan, tan destacados, que han sobrevivido ya a dos milenios. Y mi pregunta es, por cada uno de ellos, ¿cuántos esclavos había? De hecho, ¿no fue Platón un esclavo?, ¿o era otro? Por no hablar de que estaban medio locos todos, como aquel que para no dormir se cortó los párpados... En fin, a lo que iba: que es cierto, cada época tiene su parte buena y su parte mala.

Dos personas se han decantado por la posibilidad de que sí, de que ha habido tiempos buenos, aunque no todos. Bueno, más exactamente, lo que afirman es que ha habido tiempos mejores que el actual, con sus imperfecciones incluídas. También es una respuesta correcta. Sé que lo de correcto o no correcto es una carajotada, pero bueno. Lo es porque implica que bajo la subjetividad del encuestado, ha habido épocas que, vale, tendrían sus fallos, pero con todo y eso son preferibles a la época actual, si bien no se refieren a la totalidad del pasado. Y bien es cierto, porque, si partimos de la clase oprimida y pobre (pero excluyendo a los esclavos, porque ellos,... bueno, bajo mi punto de vista no hay nada peor que ser esclavo), quizá prefiera ser un muerto de hambre ahora que haberlo sido en el s. XIX; pero a lo mejor, en el explendor del Imperio Romano, quizá mi hambruna hubiera durado un par de años, no habría sido algo permanente, como lo es ahora. Al menos, todo eso es lo que yo interpreto que puede decir esa respuesta.

Depende de quién fueras... Ésta respuesta es incorrecta. ¿Por qué? Porque, da igual a qué época pertenezcas: si eres un cara dura, eres un caradura; si eres un negado, eres un negado; quién eres y serías, no cambia la realidad. La cuestión es, siendo quien eres, viviendo como vives ahora y siendo consciente siempre de lo que ocurre a tu alrededor, ¿te gustaría pertenecer a otra época? Porque a mí me gustaría pertenecer a la case media-alta muy bien acomodada en casi cualquiera de las épocas. Pero siendo lo que soy o más bien como soy, a lo mejor no me decantaría por cualquiera. A grandes rasgos, soy independiente y curiosa además de mujer... quizá todas las épocas no se ajustarían a mí.

Pero la verdad, damas, caballeros, es que depende de la novela que estemos leyendo, o de aquello con lo que estemos obeseionados en un momento dado. Es así y punto. Yo he querido ser inglesa en la época de regencias, he querido ser un campesino que se encuentra "algo" en la Edad Media,  he querido jedi en una época inexistente... aunque bueno, eso ya es otra Historia (¿lo pilláis?).

Nadie dice, llanamente, que sí. Si las respuesta a elegir hubieran sido "Llanamente sí" y "Llanamente no", la opción primera habría sido más popular, pero al haber indicado tantos matices, la cosa cambia. Es ahí, señores, donde empieza la moderación.

Arg. Me sigue encantando esta respuesta. ¿Quién ha sido? ¿Cucaracha? Sea quien sea el autor, por favor, que deje su interpretación.


¿Qué opino yo? Yo creo en la simbiosis. Yo creo que, siendo el ser humano tan capaz de cualquier cosa, también es capaz de coger lo mejor de cada rasgo de la historia, para crear una nueva época en la que se haya superado cada uno de los errores de las anteriores.

Pero, puestos a elegir, me quedo con una frase del comentador del post linkeado, El hombre del gorrocóptero: Antes el precio a pagar era la esperanza de vida, hoy el precio a pagar es nuestra libertad.

Yo voy a luchar por tener ambas cosas. Soy un ser humano: soy capaz de cualquier cosa.

Y ya está

Razones por las que los heavys envidian a Justin Bieber

(A mis lectores habituales: perdón por esta entrada, no volverá a pasar)

Tras tirarme varios días leyendo Cuanto Cabrón, Cuanta Razón, Tenía que decirlo,... y todo ese grupo de páginas, no he podido más que maravillarme de la batalla que hay entre los fans del muchacho y los que se meten con él.

Es una guerra llena de prejuicios que, más allá de llegar a ninguna parte, lo que hace es que a los espectadores nos de ataques de risa. Eso es así y punto.

Por eso, me he propuesto hacer un post dejando las cosas claras (desde mi subjetividad, claro), dando una pequeña reprimenda a ambos bandos. Bueno, más que dos posturas, yo consideraría tres grupos.


En primer lugar me dirijo a las fans de Justin Bieber:
 Los heavys, punks, rockeros,... no envidian a Justin Bieber. Os lo puedo asegurar. La razón por la que desprecian a ese chaval es por lo que es a sus ojos. ¿Sabéis cómo es Justin Bieber a los ojos de ellos? Pues es:
  • físicamente, un niño con mucho maquillaje, con más horas de peluquería en un solo día que yo en toda mi vida, con un "look" diseñado por personas que no son él (es decir, sin personalidad) y que, en general, parece un nuevo modelo de Kent recién salido del plástico.
  • musicalmente, es sólo un nombre, puesto que las canciones no son escritas por él, los discos no dicen nada de la verdadera voz de alguien y en los conciertos, que es donde de verdad se ve el talento de un músico, hace playback (al menos eso tengo entendido).
  • En cuanto a los bailes, quizá no lo haga mal, pero no ha inventado nada nuevo. Es decir, sus coreografías, son, una vez más, hechas por otras personas, por no hablar de que en el conjunto, en general, son prácticamente una copia de Michael Jackson. 
Recordad: Kent de plástico, voz de máquina y coreografías copiadas. Éstas son apreciaciones bastante objetivas, con las que podemos estar más o menos a favor, pero que no se pueden negar.
Por último, sus canciones. Para un amante del rock, la canciones de Justin Bieber, son superficiales y facilonas, y, además, no les transmiten nada. En serio. A vosotros, fans, os embargará la emoción, pero a ellos no. De las personas a las que les gusta el rock, el punk, el metal,... cabe destacar que, en su mayoría, estas personas tienen una gran cultura musical. Es decir: están abiertos a la mayoría de los géneros, saben tocar instrumentos, conocen la letra de las mejores canciones, etc. Por no hablar de la cultura general: otra vez en su mayoría (nunca hablando en términos absolutos, porque hay excepciones que...) son personas muy cultas. Entonces, en comparación, vienen de vuelta de casi todo. Es algo difícil de aceptar sin haberlo experimentado. Como ejemplo, tomad a vuestros padres o a algún familiar mayor que dice algo sobre lo que vosotros sabéis un montón y pensáis que vaya idiotas. Es decir, imaginad por un momento que sabéis mucho, pero tampoco tanto, sobre Tuenti, y ahora viene tu madre y te dice "Pero... entonces, si yo hago una foto, ¿el Tonti la imprime?". La primera reacción es reírte de ella, porque, debido a su ignorancia en el tema, ha dicho una barbaridad. Tu madre qué iba a saber, la pobre, que estaba diciento una "tontiría". Pues eso es lo que ven los heavys: saben de música, y consideran que lo de Justin Bieber no es verdadera música.  Es importante entenderlo.

Pero todo esto no es más que la base. La verdadera razón por la que odian a Justin Bieber es la consecuencia de su fenómeno: un montón de niñas haciendo y diciendo gilipolleces. Porque si le dices a un culto musical:
  • Me gusta Justin Bieber, él respetará tu gusto, aunque ni lo comparta ni lo apruebe.
  • Me gusta mucho Justin Bieber, él pensará que no tienes buen gusto musical, pero seguirá respetándolo.
  • Justin Bieber es muy buen cantante, a él le hará gracia lo que le parece una barbaridad (recuerda lo de la madre con el "tonti")
  • Justin Bieber es el mejor cantante del mundo, él, con buena intención, intentará hacerte ver que estás en un error.
  • A pesar de todo lo que digas, Justin Bieber es el mejor cantante del mundo, entonces él empezará a dudar de tu inteligencia, ya que, según su criterio y a pesar de que te ha dado razones para que "vieras la luz", sigues en tu postura (Porque el hombre yerra, pero persistir en lo errado, es de necios).
  • No sólo adoro e idolatro a Justin Bieber, sino que además desprecio los otros estilos de música, él piensa que eres gilipollas y, cansado de aguantar tonterías, se limita a insultar, sin intentar gastar su intelecto en algo que saben que es pasajero.
  • Me gasto un ojo de la cara, parte del otro y mi virginidad si hace falta en cualquier cosa relacionada con "Justin Bieber", él piensa que eres retrasado.


¿En qué nivel estás tú? Desgraciadamente, hay demasiados casos que están en los dos últimos niveles mencionados, y, por lo tanto, se engloba a todo lo relacionado con el producto Justin Bieber y todo su comercial fenómeno fan. Cuando uno se da cuenta de cuántos son, de cuántos gilipollas y retrasados hay al rededor de algo, desprecian ese algo, a lo que culpan de la necedad de los mencionados.

Esto, repito, son datos que he intentado expresar de la forma más objetiva que me es posible. Espero que estéis un poquito más cerca de entender por qué muchas personas aborrecen esa empresa llamada "Justin Bieber" que se aprobecha de un dinero poco merecido.



En segundo lugar, me dirijo los mínimamente cultos que se meten con el chico.

Sabéis, o deberíais saber si os consideráis cultos, las razones por las que les gusta Justin Bieber. Sabéis perfectamente que eso está diseñado para que les guste. Más habría que admirar el trabajo que realizan todos esos expertos en márketing, que despreciar a los chavales que han caído víctimas del sistema. Metéos con el capitalismo, metéos la maldita comercialidad,... pero ayudad a los sordos a oír, a los ciegos a ver. Quizá no con ataques directos, pero sí poco a poco, como cociendo una rana. Quien más y quien menos ha pasado por una locura transitoria parecida. Sé que os da tan igual como a mí, que este tema sólo os interesa para leer u oír los chistes, pero vamos a intentar participar lo menos posible para que esta racha se olvide cuanto antes. A veces os olvidáis de quién es quién y qué es qué, y es fácil pasar de la verdad al capullismo.

En tercer lugar (y a partir de aquí empiezo ya a insultar), me dirijo a los gilipollas Dejadme deciros que es de idiotas ofender por ofender. Porque vosotros os dedicáis a meteros con lo que está de moda sin tener conocimiento alguno siquiera de lo que estáis insultando. Sí, subnormales, me dirijo a todos lo que critican a los fenómenos fan simplemente por ser fenómenos fan, sin conocer la obra en cuestión. Porque Justin Bieber pordrá ser lo peor o lo mejor del mundo, pero si nunca, en tu desperdiciada vida, has escuchado una canción suya, no tienes derecho a criticarlo en lo más mínimo. Y como a ésta, a cualquier otra cosa. Y como ejemplo pongo el repetido ya hasta la saciedad fenómeno crepúsculo, que hay gente que se dedica a meterse con "Crepúsculo" sin haber leído uno solo de los libros. Porque te pueden gustar o no te pueden gustar, pero si no lo has leído, no lo puedes criticar. Y así con todo.


Por último, mi opinión personal (si bien, todo lo escrito tambien es, al fin y al cabo, opinión personal). Mi grupo favorito es Linkin Park. Para mí no es sólo una banda de rock que fusiona estilos, que experimenta con sonidos,... Para mí es LA banda que me hace extremecer, que me hace emocionarme sin motivos, simplemente por la belleza de su música. Creo, sinceramente, que es el mejor grupo de música que ha pisado la tierra, el día más feliz de mi vida será aquel en el que vaya a un concierto suyo, y mi sueño es despertarme cada día con la voz de Mike Shinoda susurrándome al oído. Si algún varón tiene esa facultad, le ruego y le suplico que se ponga en contacto conmigo. Por lo demás, escucho todo tipo de música (no considero el reggeton música, que quede claro). Y eso implica desde el metal, pasando por el blues, la salsa y el flamenco y terminado en la denominada música clásica, madre de mi género favorito: el rock y sus derivados (y hemos vuelto al metal). En cuanto a cultura musical, me considero una novata, pero ya es más que muchos.
Partiendo de esa introducción, mi opninión es, como se habrá dejado deducir de todo este tochazo, que Justin Bieber no es más que un producto comercial (de eso sé algo, que un mínimo tendré que haber aprendido de lo que llevo en ADE). He escuchado un total de 4 canciones suyas: dos no las soporto ("Baby" y ¿"U smile"?) y dos que me gusta tararear ("Somebody to love" y "I will never say never"), no más. Pero lo que de verdad, de verdad, pasa por mi cabeza cada vez que veo algo relacionado con ese chaval, es un sentimiento de pena. Por muchas razones: por el niño, que ha perdido su adolescencia, que se ha convertido en un producto de plástico, que jamás podrá ser normal y a quien, si de verdad quiere llegar a ser músico, le costará muchísimo quitarse de encima toda la mierda que le han cargado a los hombros (aunque supongo que con tanta pasta lo llevará bien); por toda la ignorancia que este tipo de fenómenos saca a relucir; por todos los prejuicios que se forman a partir de esa ignorancia; y, por último, lo que más pena me da, es que yo haya estado perdiendo tantísimo tiempo escribiendo esta completa gilipollez cuando tengo un examen de contabilidad en ocho horas. Si lo apruebo, se demostrará que la vida es injusta... Lo pondré al final del post en una actualización.

Y ya que hemos llegado aquí, ¿por qué no alargarlo un poquito más. Es que quiero comentar un par de imágenes:

La primera viene de ese pozo de subnormalismo: Yahoo respuestas. En este caso, todo apunta a que la pregunta no es "verdadera", sino que algún subnormal (tercer grupo) la hizo para meterse con los fans del niño.
(El link de la pregunta es éste. )
El caso es que, de ser verdad, esta supuesta fan, habría demostrado una ignorancia sin límites al decir que esos dos grupos, que existían no sólo antes de que el Justin naciera, sino antes de que fuera si quiera un proyecto, copian a Justin Bieber (vuelve a leer la frase, sé que me ha salido un poco gongorina). La idea es tan irrisoria que dan ganas de darse chocazos con la pared. Éste, y otros casos como éste, los veo yo y se me caen los ojos, me deprimo y pierdo más aún la fe en la humanidad. Además de, por supuesto, creer que los "believers" son todos tontos.

Pero, después, encuentro casos como este otro:


 No creo que hagan falta comentarios. El link es éste.


En fin, solo espero al haber escrito esta divagación estúpida, haber contribuido a que los prejuicios de vayan un poco, a que veáis las cosas un poco más clara o, al menos, como las veo yo.

Pero lo que de verdad, de verdad quiero, es saber quién ha sido capaz de leerselo entero.


Y ya está

domingo, 5 de febrero de 2012

¿Otra vez "Emma"?

A 18 horas de mi examen de matemáticas, con dos más por delante y la entrega de un trabajo para el miércoles, aquí estoy. Y yo me pregunto, ¿por qué? Y yo me respondo que porque puede que esté en la universidad, pero sigo siendo yo. Parece que no tengo remedio...

Hoy me he visto en la tesitura de escribir en el "Cuaderno de viaje" del club de lectura en el que me he apuntado. Me lo cargaron a mí por ser la nueva. Una parte de mí dijo que no, que qué vergüenza. La otra dijo que "total, será como en el blog, ¿no?". ¡Pues no! Al parecer hay una diferencia abismal entre escribir sobre la opinión de uno mismo, con sus propias consideraciones y afirmaciones, y escribir sobre las de un grupo. He tenido que controlarme mucho para no manchar con mi subjetividad ese libro. Creo haberlo conseguido más o menos, pero...

Bah, voy a decir la verdad, seré sincera: me daba mucho corte. Sí, corte, vergüenza, demás sinónimos,... No es lo mismo escribir aquí, donde no sabes quién te lee o, en todo caso, no tienes la obligación de verla. Sin embargo, con esa gente tendré que verme una vez al mes. Y no es como si comentara libros con mis amistades, con gente de más o menos mi edad, con la que estoy más o menos al mismo nivel cultural,... no... Esa gente ha leído mucho. Pero mucho mucho, por no hablar de la de experiencias que tendrán. Hay de todo: jóvenes, 30ñero, 40ñeros y caminantes hacia y por los 50 tacos. Definitivamente, el público no es el mismo.

Pero en fin, lo he hecho. Y éste ha sido el resultado:


Una de las cosas que más me fascinan es el hecho de que no hay dos personas que hayan leído el mismo libro. Puede que coincidan en el título, que las palabras de su interior sean las mismas, que los personajes se llamen igual... Pero cuando se termina la obra, cada uno ha leído una cosa diferente, con sus diferentes opiniones, interpretaciones y conclusiones.

Jane Austen es una escritora polémica, que cautiva o desagrada, con pocos casos de término medio. En concreto, comentamos en nuestra reunión las posturas enfrentadas de los grupos feministas, que la tienen como un referente, y los considerados literatos, quienes la rechazan. Como anécdota se suele mencionar las perlas que le dedicaba Mark Twain, como por ejemplo: "¿Jane Austen? Me atrevo a ir tan lejos como para decir que cualquier biblioteca es buena siempre que no tenga un sólo ejemplar de Jane Austen. Incluso si no tiene ni siquiera un sólo libro de cualquier otro autor". Lamentándolo por el señor Twain, la realidad es completamente opuesta, ya que nuestra escritora es considerada precursora de la novela moderna inglesa y autora clásica de esta lengua. Y como nota personal añadiré que es una de mis favoritas.

Emma es una novela que puede llamar la atención por contener una serie de características desagradables, como diálogos que casi parecen intercambios de discursos, reiteraciones de la misma idea y principalmente, lo que hace peculiar la novela, una protagonista que "cae mal". Son razones suficientes para justificar a quienes consideran una tortura cada página del libro. Sin embargo, otros hemos visto y valorado otra serie de aspectos, como una “supuesta” crítica social, unos personajes muy definidos y su interacción entre ellos y sobretodo la evolución de Emma, que pasa de ser una muchacha ególatra, superficial, manipuladora y orgullosa, a una mujer más madura, mejor consciente de su papel en la sociedad que la rodea, algo más humilde y, en resumen, se convierte en un personaje que llega a parecernos entrañable.

Por favor, decidme qué os parece, porque mañana no podré estar en la reunión (por culpa del examen) y me quedaré sin ver sus reacciones.

Ains,.. en fin.


Otra cosa, mariposa: ¿Descifrásteis lo del mensaje del bloganiversario? Será el próximo domingo 12 (o puede que el sábado 11). Así que quien quiera, que va en serio, que me mande un e-mail a saskiahp@gamil.com o a saskia.hp@hotmail.com o si eres Margarita, llámame que mi móvil ha resucitado.

Por último, ¿qué os parece la última encuesta?

Y ya está.

Pero qué triste, joder.

Es que si hiciésemos una lista con la razones que hay para llorar, nos daríamos palmaditas en la espalda por no hacerlo a cada instante.

No soporto la televisión. Me pone enferma ver reportajes sobre gente sufriendo, telediarios hablando de cosas sin importancia y anuncios y más anuncios llamándonos inútilmente al consumismo de marcas no blancas.

Pero ayer... ayer me dio un ataque de risa histérica y me pregunté eso mismo: ¿por qué no estamos llorando?

Lo que provocó ese sentimiento fue esto:



La imagen (un poco retocada para que cupieran más), pertenece al foro de mi alianza en el juego que os comenté, Grepolis. Me pareció tan triste... El último que aparece, el que firma como Erukion, es el fundador de la alianza (de ahí lo de "dotes organizativas y don de gentes"). Yo, cuando terminen las clases, también publicaré algo, a ver si alguno tuviera un hijo algo pegado.

Y ya está