miércoles, 5 de diciembre de 2012

Changes

Hello everybody. This blog is going to change. But, don't worry, I'm not going to start to write in english. Era sólo por acojonar. Además, no sé suficiente inglés.

Pero lo que sí voy a cambiar es la cuenta. Voy a borrar mi cuenta de google, que me tiene hasta las mismísimas narices. Así que a partir de ahora va a publicar y administrar una tal "Silbila Millán". Os va a caer muy bien. Es como yo, solo que con otro nick.

Y ya de paso, voy a cambiar la dirección y el nombre. Esto es importante, así que lo pondré en grande:

¡¡VOY A CAMBIAR LA URL!!

Espero que haya quedado claro. El nombre del blog será "Silbilia" y la url rezará así (a menos que cuando vaya a cambiar me digan que no): silbilia.blogspot.com

No os preocupéis, habrá un tiempo de transición. Pero desde hoy mismo, Saskia se retira para ser sustituida por Silbila.

Y no, no es preocupéis, no es que tenga personalidad múltiple, es que no me gusta que mis cuentas personales se junten con las internáuticas, y entre gmail, blogger, youtube, ¡incluso twitter!, ya no puedo más. Google lo ha unido todo y ya no puedo dar mi dirección de gmail sin que se pueda ver el resto. Mira que lo intento, pero no me veas qué bueno es el maldito. Así que a tomar viento. 

Espero que os caiga bien Silbila (a mí me cae fatal)


...

....

...
...
...


...
...
...


...
...
...


Espera, espera, espera,... Ahora que lo pienso... ¡Esto es el final de una era! ¡De la segunda era de este blog! Ninguno os acordáis de que esto antes era "El blog de Saskia y Ana" porque no estabais por aquí, pero yo sí (pasaba casualmente). Y ahora va a dejar de ser "Saskia-Site" para ser "Silbilia". Wauuu. Joder, qué mal me sientan los exámenes: cada vez que tengo uno importante pasa algo raro en el blog.

En cualquier caso, creo que debemos despedirnos en condiciones. Pero lo único que se me ocurre es poner una canción de adiós que a mí me emociona mucho. 


Pero no os pongáis tristes. Quizá para los exámenes de febrero o los de junio me dé por volver atrás. ¡O QUEMARLO TODO!



Y ya está por última vez. Adiós para siempre.


domingo, 25 de noviembre de 2012

Toxicidad

Muy buenas tardes. Hoy vamos a hablar de "Gente tóxica"

El tipo de persona que responde a mi definición de "tóxica" es aquella a la que estás unido (generalmente no por motivos de sangre) y que provoca que te sientas mal. Se trata de, en su mayoría, personas por las que sientes amistad pero que, al mismo tiempo, estando a su lado, acabas una y otra vez volviendo a un punto de malestar.

Algo... bueno, algo no: la lógica; te dice que "te alejes" de esa persona, pero sientes demasiado por ella como para hacerlo, a pesar de que estando a su lado sólo vuelves a pasarlo mal una y otra vez.

Es una situación muy común. Sobretodo en personas con poca autoestima, que piensan que no van a encontrar a "un sustituto".

Yo, por ejemplo, tenía o, a decir verdad, tengo una amiga muy, muy tóxica. Por su lado han pasado muchas personas que tarde o temprano la han dejado atrás, conscientes de que la situación en la que se encontraban no era sostenible. Ella, en su egolatría, no quiere darse cuenta de las verdades que no la benefician y desprecia la parte de la amistad que requiere comprensión, benevolencia y cesión. La última de sus "víctimas", una muchacha sin amigos, se mantuvo paciente hasta los últimos suspiros de vida de su amistad. Pero, finalmente, tuvo que darse por vencida y desentenderse de esta persona tan tóxica. Y no sabéis cuánto me alegro de poder decir que ahora es feliz, tiene nuevos y buenos amigos y un novio que aún no he tenido la oportunidad de poder evaluar.

Vaya cómo me he desviado.


Hay quien defenderá que en estos casos lo que hay que hacer es enfrentarse al problema, tratar de potabilizar a esa persona.

          Yo no.

Hay que tener un poco de amor propio. Sí, podríamos quedarnos a intentar ayudar en vano a las personas tóxicas. Pero, ¿qué hay de nosotros? ¿Es que no podemos ser felices? Yo, desde que aprendí la lección, aconsejo a todos y a mí misma (es uno de los pocos consejos que doy y yo misma sigo) que nos alejemos de esas personas tóxicas. Nadie merece ser tratado mal por una persona a la que quiere. Y me diréis "No es tan fácil dejar de querer". Puede ser. Pero ello no quita que tratemos de apoyarnos en senderos que poco a poco nos hagan indiferentes aquél o aquellos por los que algún día caminamos.

Entiendo que eso está en el carácter de cada uno, que años de lucha contra el maltrato físico a las mujeres, por ejemplo, no se van a ver iluminados por mi escueto consejo.

Lo único que quiero es darle el empujón final a aquella persona que se esté planteando abandonar definitivamente a determinado individuo que le hace mal; o hacer reflexionar a aquella otra que siente un "amorodio" hacia un amigo que sigue siendo amigo, aunque ya no pueda verlo igual.

Alejaos de la gente tóxica. Es mi consejo. Soy joven, pero creo que puedo afirmar que ya he tenido demasiadas vivencias que me han hecho madurar y formar "filosofías de vida" perfectamente válidas y, según yo, sensatas.

Este post va dedicado a un amigo al que le dí este mismo consejo hace algunas semanas. No podéis imaginar la profunda pena que me entró al hablar con él. Y lo peor es que sé que va a pasar mucho tiempo o que muchas cosas van a tener que cambiar para que él pueda salir de ese círculo vicioso de amargura en el que se encuentra.

Dudo que vayas a leer esto, pero desde aquí te mando todo mi apoyo.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Buena con todos, correspondida por ninguno

Ésta es una entrada que escribí hace algo más de medio año en el trayecto de la facultad a lo que una vez llamé casa. Muchas cosas han cambiado desde entonces y ahora el contenido de lo escrito carece de realidad presente o de importancia dentro de mi interminable lista de problemas. Pero sí perteneció una vez a mi presente y no quiero que se pierda. Lleva una eternidad en borradores y ya va siendo hora de que vea la luz.



      Buenas con todos, correspondida por ninguno.

      Así rezaba un tweet que escribí antes de ayer.

     Yo soy buena persona. Pienso mal del 96% de la población, pero raramente le haría ningún mal intencionado a nadie. Al contrario: siempre intento ayudar a todo el mundo dentro de mis posibilidades. Ya sea algo tan común como darte 4h de clase de matemáticas a cambio de una sonrisa o cosas tan disparatadas como acompañarte a pie durante 6 km para entregarle un dibujo a tu novio en su puesto de trabajo (cuando vive a un par de decenas de metros de tu casa) en el peligroso día en el que la selección española de fútbol gana el mundial.
     O el mayor favor de todos, que es mantenerte una sonrisa cualquiera que sea mi estado de ánimo o mi opinión sobre ti.
     Es así. Intento ser agradable, tratar bien a todos y ayudar en lo que puedo, sin importar como "me cae".

-

     ¿Y bien? ¿Qué he recibido a cambio de toda esa amabilidad y buena predisposición?

     Muy poco.

     Juro que cada vez que alguien me hace un favor, me doy con un canto en los diente. ¡Es que hay veces en que hasta me sienta mal porque algo me dice que no lo hacen de corazón o por correspondencia a mí, sino por pura obligación! Incluyendo a mi familia. Ha llegado un punto en el que ni siquiera me gusta que me hagan favores aunque, estúpidamente, los siga esperando.

     Y la amabilidad... Sé que cuesta, yo lo sé. Pero creo que la buena educación es lo mínimo. También me ocurre como con los favores: me siento incómoda cada vez que alguien es amable conmigo, porque creo sinceramente que les supone hasta sufrimiento un simple saludo.

     La verdad es que me han tratado tan mal, que me sorprende que me traten bien.

     Al menos, un día tomé una decisión: para que me traten mal, prefiero que no me traten. Y, no sé si para bien o para mal, está funcionando.

     Voy a concretar: me acaban de volver la cara (estoy escribiendo esto en el tren). Se trata de un chaval con el que he compartido 4 años de instituto, 2 años de clase, un viaje a Mallorca y otro por Inglaterra. Sólo tengo 2 recuerdos de él en el que no me tratara mal o con indiferencia: en Stamford me hizo el favor de sacar una foto de grupo con mi cámara, y una vez en el pasillo del instituto me habló como una persona normal (lo que hacen las épocas de exámenes).
     Bajando por las escaleras mecánicas de la estación, vi y no vi (porque soy miope y porque los viernes no suele coger el tren nadie que yo conozca, con lo que no iba pendiente de la gente) a un muchacho hablando por teléfono. El caso es que sus pies entraron en mi distraído campo visual: estaban al borde de la otra escalera, la que subía. Él se dio la vuelta y "jugueteó" un poco con la cinta en movimiento. A medida que yo bajaba, él se aproximó más y más a la pared, hasta pegarse a ella y ocultar su cara con el teléfono móvil. Su actitud me llamó la atención por lo extraña que era (aunque no mucho más de lo que cabe esperar en ese lugar). —Inciso: estoy ahora en el bus, y acaba de subir un muchacho con el que he crecido... Tampoco me ha saludado... ¿Qué es lo que tengo?— Pero me fijé en él lo suficiente para ver que llevaba en la cinta de la mochila dos flotadores de las calles de las piscinas, que reconocí inmediatamente. Como una gilipollas me dije que no era él, que no podía ser él, que no tenía por qué ser su mochila y que no me habría visto. Después me recordé quién era él y me di cuenta de que ese comportamiento para conmigo era perfectamente normal. Así que, cuando llegó el tren, intenté ponerme en un vagón diferente del suyo. Pero no fue suficiente, y lo vi acercarse. Me miró y yo lo miré. Y abrí los labios para saludarle; pero mi voz no salió antes de ver cómo pasaba por delante mía, dirigiéndose hacia algún otro conocido.

     Bueno, "otro conocido" no es exacto. Habría que cambiar "otro" por "un", ya que parecía que allí sólo había una persona a quien saludar. Yo no soy saludable. Supongo que tomo demasiado chocolate.

     La verdad es que me ha sentado como una patada en el estómago. No es que quiera trato con él o que me desagrade la idea de no volver a hablarle. Es algo más relacionado con mi autoestima, ya que siempre he querido creer que los motivos de desprecio a mi persona (provenientes sobretodo del género masculino) tenían relación con la inmadurez, y que con el paso de los años y con el factor "está sólo, no con su grupito de machos", podría empezar a ver que el problema no soy yo, sino ellos.
     Puede parecer una rabieta sin sentido, pero para mí es importante. No por "ser aceptada", sino por la confirmación de las teorías que he intentado construirme para no caer en traumas.

     Algo parecido me sucedió antes de ayer (dando lugar al título). En este caso, se trata de un muchacho con el que también he compartido muchos momentos. Muchos. Durante un tiempo lo estuve llamando amigo y la verdad es que me gustaría hacerlo de nuevo. Sin embargo, pocas veces se ha mostrado agradable conmigo. Yo no recuerdo, de hecho, ningún momento en el que haya sido amable conmigo. Es más, muchas veces he creído que le caía mal o que me toleraba, pero no más.
     Este mismo chaval, hace cosa de dos meses, nos hizo un "favor" (llamémoslo así, aunque no sea tal) a una amiga nuestra y a mí.
     Este mismo chaval, antes de ayer, me vio a mí en la misma situación que la vez anterior, sólo que de repetir él la buena acción, sí hubiera sido un verdadero favor. Pero, oooooh... faltaba un detalle: nuestra amiga. Apostaría mi peluche de Mokona a que si hubiera llegado a estar ella, sí nos hubiera hecho el favor (aunque ya no habría sido tal). Claro, se me había olvidado que por Saskia nadie mueve un dedo.


      Son sólo dos casos los expuestos, pero ni mucho menos los únicos. Pero es que, que haya venido de ellos dos y en sólo dos días,... me ha afectado.

      Además ambos pertenecen (o pertenecían) al sector característico de "vamos a humillar a la humillable Saskia" (pero como Saskia ya no es humillable, se limitan a ignorarme). Éste sector está compuesto por los chicos (abarcando sólo el masculino) de mi edad. Puedo contar con los dedos de la mano los chicos de mi edad (no de ahora, de siempre) que han sido verdaderamente agradables conmigo: 4. Bueno, en realidad a uno de ellos no debería contarlo porque una vez me hizo una putada que difícilmente olvidaré (y ya han pasado cuatro años). Todos y cada uno de los demás han contribuido en mayor o menos medida a destruir mi autoestima


¿Sabéis quién es la persona más amable y que hay en mi vida? El chófer del autobús de mi barrio: me lleva a donde necesito, siempre es cortés, nunca me pide el carnet de estudiante para cobrarme más barato el viaje y todavía no ha habido una vez que no me haya hecho el favor de parar justo en frente de mi casa.

Por los demás, es mencionar que necesito algo y salir mil escusas que argumentan que no vale la pena ayudarme.

A ver, como haber, sí que hay, afortunadamente, gente que me quiere y que de vez en cuando hace lo que sea por mí. Si no la tuviera haría tiempo que me hubiera convertido en hermitaña.

    Pero, en conjunto, no puedo dejar de darme cuenta de que por cada diez semillas que planto, apenas sale una. Es frustrante, y ya no sé si el problema está en mí o de qué narices se trata.

     Lo de ya no ser "humillable", se debe a que un día decidí que "nunca más". Así que me volví seria, fría, y aparentemente segura de mí misma. Desde entonces, intimido, ya no se me acerca nadie. Para lo bueno y para lo malo. Por suerte, todavía hay gente dispuesta a acercarse a mi y descubrir que en el fondo no estoy tan mal.

Y ya está.

jueves, 15 de noviembre de 2012

¿Me echáis de menos?

Wala!¡Esto está lleno de telarañas! Menos mal que no es como los agujeros de las orejas, que se cierran si no los usas.

¿Me echáis de menos? Yo os echo mucho de menos a vosotros. Ya no escribo demasiado, y lo que escribo se acumula en borradores esperando a que me decida a terminarlos y hacer que vean la luz. Pero es que no me siento con ánimos de nada. Últimamente soy más crítica conmigo que nunca y todo lo que hago está mal (al menos, a mis ojos, que son los que importan). Además me ha invadido un hastío vital (mi viejo amigo) que no me permite hacer otra cosa que no sea jugar a los Sims 2. Por no hablar de mi más que deficiente conexión a internet.

Pero dejemos de hablar de mí. ¿Qué tal vosotros? ¿Cómo os está tratando la vida? Espero que todo el empeño que esa puta está empleando en hacer tan dura mi existencia sirva para que os deje en paz.

Entretanto, yo os recomiendo que tengáis paciencia. ¡Tengo un montón de cosas que contaros y miles de cosas que recomendaros! Podéis empezar por escuchar a NeverShoutNever. Se trata de un grupo, pero para mí sólo existe el vocalista: Christopher Drew. Sus canciones producen en mí un buen royo impresionante. Me ponen de muy buen humor. Mis favoritas son: "Can't stand it" y "Coffe and cigarrettes".
Por el mundo del cine, tengo un nombre nuevo (no porque es tipo sea nuevo, sino porque nunca había visto ninguna película suya): Russel Crowe. Es genial. Tenéis que ver: "Gladiator", "Robin Hood" y "Una mente maravillosa".
Por último, en cuanto a literatura, no tengo demasiado que contar, porque suelo estar más al día. Sólo os advierto de que huyáis de "Un matrimonio perfecto" de Elisabeth von Amir, y que no le echéis mucha cuenta a "Demian" de Herman Hesse al no ser que tengáis ganas de sentiros intelectuales.

Y ya para despedirme y terminar hablando sobre mí de nuevo: ¡Me he apuntado al equipo de baloncesto de mi facultad! ¡Y HEMOS GANADO EL PRIMER PARTIDO! Bueno, lo han ganado mis compañeras y lo han perdido las contrincantes. Lo segundo, porque las muchachas era malísimas (quedamos 50-9 y eso que ellas eran unas 10 y nosotras sólo 6); lo primero, porque yo sólo hacía bulto.Será el último que ganemos, porque la semana que viene nos toca contra las chicas de la facultad de Arquitectura y son flipantemente buenas.  v.v'

Chao!

lunes, 8 de octubre de 2012

Crónica de una mierda que han intentado colar por pastel

No he intentado hacer memoria, pero creo que no he leído un libro más feo en toda mi vida. Es lo más abominable que he tenido la mala suerte de tener en mis manos.

Se trata de "Cumbres Borrascosas". Sí, el gran clásico de Emily Brontë.

Seamos precisos: no la he leído. Entera. Me he quedado en la 224 de 285. No he podido soportar más. Es la novela más horrible, desagradable, insulsa y patética que ha caído ante mis ojos, por desgracia.

No hay palabras para describir la indignación que me produce saber que se trata de un clásico renombradísimo. ¿Quién no ha oído hablar de esta asquerosa novela? "La gran historia de amor" ¡Por favor! ¡¿Qué amor ni qué mierdas?! Acepto interdependencia absesiva y enfermiza. Pero, ¿amor? ¿Dos gilipollas egoístas, hirientes, idiotas, rencorosos y malos, malos, malos, que hacen lo posible por hacer el tonto más absoluto y dañarse mutuamente? ¡Defeco! '¡¡Defeco!! Defeco sobre este libro y sobre sus odiosos protagonistas. No hay un solo personaje que despierte simpatía.

Yo es que, de verdad, de verdad que no me lo explico. ¡De verdad que no! Si a alguien le ha gustado esta tortura, por favor, que me lo explique, porque voy a reventar sabiendo que "es la mayor  historia de amor contada". ¿Qué amor, coño?

Lo había empezado a leer unas cuatro veces y ésta ha sido la definitiva. Al llegar a cierto punto horrible, lo cerré y se lo regalé a mi amiga Margarita. Ea, que lo sufra ella, si tanto lo quiere leer.

En serio, no lo leáis. No maltratéis vuestra inteligencia con algo tan absurdo y desagradable.

Y ya está.

PD: No volveré a comprar nada de Plutón Ediciones. Había miles de faltas y la traducción, además de tener fallos evidentes, es un poco dudosa.




martes, 2 de octubre de 2012

Citas de Tokio Blues

Como dije en el post anterior, leer Tokio Blues, de Haruki Murakami, ha sido todo un placer. Así que voy a poner algunos fragmentos. no porque sean representativos o nada de eso. Simplemente, porque me han gustado y los quiero compartir (el tercero contiene un pequeño spoiler pero no es importante, porque casi se puede leer en las contraportadas y resúmenes del libro):


"Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos. ¡El mundo está lleno de mediocres! A la gente que vale la pena le daría vergüenza hacer lo que hacen esos. ¿No te has dado cuenta, Watanabe? [...] El resto son basura [...] lo sé. Lo llevan escrito en la cara. Basta con mirarlos. Además, nosotros dos leemos El gran Gatsby"

"Yo no creo que el mundo actual esté lleno de problemas mucho más graves que la tragedia griega, pero nada de lo que diga servirá para convenceros, así que haced lo que queráis"

"¿A qué cuadro pertenecí durante esos años? La última escena familiar que recordaba era jugando al billar con Kizuki cerca del puerto. Aquella misma noche Kizuki se había suicidado y, a partir de entonces, una corriente de aire helado se había interpuesto entre el mundo y yo. Me pregunté qué había representado Kizuki para mí. No hallé respuesta. Lo único que sabía era que, con su muerte, había perdido para siempre una parte de mi adolescencia. Podía percibirlo con toda claridad. Pero discernir qué significado podía tener o qué consecuencias podía conllevar era algo que no alcanzaba a ver" 
 
Sin duda, no tardaré en hacerme con alguna otra novela de este escritor.

Espero que os haya gustado ^^
 

Para leer recomiendo: Tokio Blues, de Haruki Murakami

No sé si será porque lo he empezado justo después de terminar Renacer, pero desde ya digo que ésta novela me ha encantado y leerla ha sido un auténtico placer.

Es una novela cálida y fría, lenta y abrupta, con sentido y sin él. Una novela como la vida misma.

Trata sobre un par de años negros que Toru Watanabe sufrió en su juventud. Dos años negros y tristes en los que estuvo rodeado de melancolía, muerte y sólo algunos puntos de luz. Pero el estilo narrativo (al menos en la traducción de Lourdes Porta Fuentes) es tan sosegado, tan suave, tan dulce, que no se hace un libro negro. Por otro lado, tiene otros puntos, como ya he dicho, de luz, de risa, de situaciones cómicas y un poco absurdas; algunas cosas que pasan de repente, cortando el flujo tranquilo de la narración. Y todo formando parte natural de la historia, sin que dé la sensación de trozos pegados juntos y desagradables a la lectura. Vamos, que he disfrutado muchísimo de la lectura. Pienso repetir escritor sin duda.

¿De qué va Tokio Blues? Toru Watanabe es un muchacho de unos 19 años, marcado por la muerte de un ser querido. No es que antes fuera demasiado extrovertido, pero aquel suceso le hizo ser definitivamente huraño. El caso es que su solitaria vida sólo se podría ver revuelta por la aparición de personajes, cuanto menos, extraños. Y es un gusto leer cómo Toru, que me cae genial, interactúa con personas fuera de lo común: Naoko, que está loca; Tropa-de-asalto, que no es como el resto de los chavales de finales de los 60; Nagasawa, con una filosofía de vida que sólo pueden permitirse los ricos; Midori, a quien le falta una buena dosis de vergüenza pero que en realidad es el mejor personaje de la novela; Reiko, que también está loca y también le hace falta un poco de vergüenza...

No es perfecta, claro. Tiene algunas cosillas que te hacen pensar "Pero ¿qué dise, killo?". Pero bueno, eso ya lo sabréis si es os lo leéis.

¿Por qué hay que leer Tokio blues? Aparte de porque lo digo yo, porque consigue lo que no consiguió El guardián entre el centeno. Probablemente tenga más referencias a otras novelas, pero yo sólo he reconocido esa. Supuestamente, el objetivo de El guardián... es algo así como hacer el retrato de una mente enferma o yo que sé qué historias. Pero según mi lectura, el objetivo inalcanzado era transmitir la falsa calma que hay tras la muerte de un ser querido y el dolor inexpresable, intangible e invisible que queda en el cuerpo de los que no han acompañado al muerto, al mismo tiempo que se da una visión pesimista del mundo, en la que todos somos retrasados, partidos por el mismo patrón y, en resumen, se critica la sociedad. El problema es que Holden Caulfield, el protagonista (sí, he buscado el nombre porque no me acordaba), es gilipollas. Y todo se queda en nada.
Watanabe, no es así. Él es inteligente, culto, educado, comedido, sereno,... También hace y dice alguna estupidez, pero todos las hacemos y decimos de vez en cuando. Por todo esto, realmente conseguimos ver todo lo que supone el peso de la losa que Watanabe lleva en el pecho. Y, como además vemos que hace uso de la razón, la crítica social que se emite se puede tomar en serio.

Lo común sería poner a continuación alguna de las múltiples canciones que se mencionan en la novela, pero paso. Prefiero poner ésta:





En serio, recomiendo encarecidamente esta novela. Hace más que merecer la pena.

Y ya está ;)



Llegó la hora de cerrar la saga

Allá por finales del 2008 o quizá principios del 2009, cayó en mis manos Medianoche, de Claudia Gray. Mentiría si dijera que no me gustó. Lo hizo y mucho. Me gustó por sus giros inesperados (aunque perfectamente justificado), por su lectura ligera y por las normas y costumbres extrañas de la academia. Me cabreé un poco-bastante cuando llegué a ese "final" abrupto que te dejaba con unas ganas tremendas. Fue la primera vez que me encontré con una novela que resulta ser una saga; y fue a sí como empecé a descargarme los libros.
Total, que leí Adicción. Siempre he dicho que es un nombre perfecto, porque la verdad es que sufría una grave adicción a esa maldita novela. Me la leí 2 veces en 4 días. Fue asquerosamente pastelosa y bastante surrealista. Pero aun así me encantó. Por Vic, por Baltazar y por Medianoche. Por el estilo ligero (aunque fuera una traducción de aficionados), por los detalles bonitos,... Y aún faltaba mucho para que saliera la siguiente parte.
Pero Despedida llegó. Y con ella el final de una etapa lectoril. Durante el tiempo que tardó en salir leí muchas novelas malas destinadas a un "público joven" (ya se sabe que creen que somos gilipollas y por eso venden tanta mierda), y Despedida fue el colmo. Esa novela es un insulto a la inteligencia humana. Bianca es tan tonta... tan tonta que... No tengo palabras. Es, sin duda, el personaje más tonto que alguien ha podido crear nunca. Pero tonta del culo. Ahí, Claudia Gray me abrió los ojos y todo el encantamiento que me había producido con sus dos libros anteriores se deshizo. Lo peor del mundo. Por no hablar de la narración...
Estaba triste e indignada. Pero aun así, la espinita que Medianoche me había clavado seguía aquí hasta que lo terminara. Sabía que sólo podía ser peor que Despedida, que las críticas así lo confirmaban, pero yo estaba segura de que tarde o temprano tendría que leer Renacer. Finalmente, lo he hecho.

No os preocupéis: sigo cuerda. O, al menos, tanto como antes. O, como mínimo, si he enloquecido más no ha sido por culpa de Renacer. Lo cierto es que apenas fueron unas horas de tortura, así que no hay que alarmarse demasiado.

Ahora en serio: no ha sido tan horrible. No quiero decir que se salve, sino que tras Despedida me esperaba lo peor, y no lo ha sido. Ha sido horrible, sí, pero no tanto como cabría esperar.

Lo peor es, como en la anterior entrega, Bianca y la narración. Bianca es tonta del culo. Retrasada. Subnormal. Imbécil. No lo puedo expresar: sólo se puede leer. Pero es que encima, como lo narra ella, estás en su cabeza y sabes todo lo que pasa por ella... Y pasan unas cosas por esa porquería de cerebro... la hostia en vinagreta, vaya. "Que si voy a comportarme lo más estúpidamente posible con Baltazar, que lo único que ha hecho siempre es intentar compaginar el satisfacer mis deseos con lo que es mejor para mí; que si ahora voy a sentir celos por todas las tías que entran en el campo de visión de Lucas, a pesar de que el muchacho ha hecho lo impensable por mí y me ha demostrado su amor incondicional un millón de veces de miles de formas diferentes; que si voy a hacer las cosas más sin sentido de este planeta porque... porque sí, ea." ... Bianca es tontísima.

Y está de un mal escrito... Madre mía. De dolerte la cabeza. En serio, qué mal. Qué horas más horribles. Casi acabo con fiebre. No estoy exagerando, de verdad. Y unos saltos... y unos cambios... y unas conversaciones... oish, oish, oish. No le deseo ese mal a nadie. Bueno, a mi antiguo profesor de historia.

En cuanto a lo que pasa, #spoiler# básicamente Bianca acepta que es un fantasma; Lucas, que se ha convertido en vampiro, vuelve como alumno a Medianoche (junto con todo el séquito); Bianca hace las paces con Raquel; descubren que la señora Bethany captura espíritus para resucitar a los vampiros; todo sale ardiendo; Bianca, mediante un vínculo extraño vampiro-espíritu, resucita a Lucas, que vuelve a ser humano. Y se acabó. Todos felices hasta que Lucas la palme. Por el medio sólo queda añadir que los padre de Bianca la aceptan, que Vic conoce a Maxi (el fantasma de su casa), que Bianca es una especie de elegida para hacer cruzar a los espíritus (como Melinda) y que la madre de Lucas rechaza a éste. En cuanto a por qué la directora está tan interesada en resucitar a los vampiros, resulta que ella, de viva, pertenecía a La Cruz Negra. Sí, a que es fuerte. Pero unos cabrones mataron a su marido y cuando ella pidió ayuda a la organización para vengarlo, ellos le dijeron que tirirí. Así que decidió dejarse convertir en vampiro para poder hacerlo. Y desde entonces odia a La Cruz Negra e intenta volver a ser humana para morir como tal (porque también odia el estado de vampiro). Está curioso, la verdad. /spioler/

En resumen: al final no ha estado tan mal como cabría esperar y, por muy traumatizado que hubieras acabado con Despedida (si es que llegaste a ella), no tendrás un ictus por leer Renacer.

Y eso es todo amigos.

PD: el otro alumno mío, suspendió. Se le veía en la cara que el cuajamiento que llevaba no era normal. Si lo llego a saber, no le acepto. ¡Es la primera vez que alguien suspende un examen tras prepararse conmigo! Todavía no lo he superado :(

sábado, 22 de septiembre de 2012

Una persona excepcional


Para bordar el verano de muerte, pérdida, dolor y fatiga que me ha acompañado estos últimos meses, hace dos días me enteré del fallecimiento de otra persona. Esta vez no se trata de ningún miembro de mi familia. De hecho, creo que puedo contar las horas que he pasado con ese hombre con una sola mano. Como mucho, dos. Y, sin embargo, estaba mucho más unida a él que a cualquiera de esos familiares (unos más lejanos, otros más cercanos) y lamento mucho más su pérdida. Es más, las anteriores han pasado por mí como noticias de telediario en las que anuncian un número de muertes en algún suceso; mientras que la de este hombre me ha resultado... “chocante”.

Pertenecía, al parecer desde hacía años, al club de lectura al que me apunté pronto hará un año. Era... singular: su forma de hablar, las cosas que decía, sus bromas, el respeto que me hacía sentir, su sensibilidad, su optimismo, su sonrisa, su voz,... El martes, cuando fui a la primera reunión después del verano, me lo comunicaron. Al parecer habían intentado contactar conmigo cuando ocurrió (pero soy un desastre con el móvil) y no contármelo un día de reencuentros. En fin...

Él estaba enfermo. Nos lo detalló la última vez que nos reunimos. Pero... bueno, se iba a operar y todo iba a salir bien. Y al parecer así había sido, pero no lo suficiente.

En fin, que la verdad es que me ha dejado con muy mal cuerpo y con sincera pena. ¿Por qué? Porque hay personas que de verdad son especiales. No me unía a él ninguna amistad seria, y, como ya he dicho, sólo lo he visto en contadas ocasiones. Pero aun así, la sensación de pérdida es increíble. Yo de verdad que esperaba verlo el martes. Era algo que no me cuestioné siquiera. Él llenaba una sala entera y cualquier cosa que decía merecía mis oídos. Vaya, que lo admiraba mucho. Y es... ¡increíble! que haya personas así. Es... precioso, excepcional. Y triste cuando se van.

Este post, doloroso y a mi modo lleno de ternura, va por él y por las personas que merecen la pena, que son diferentes y que, simplemente, valen más.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Historias de mi instituto

¿Os acordáis de mi instituto, de aquella entrada que hice recopilando alguna de las cosas más raras que habían pasado?

Pues hoy voy a volver a hablaros de él. Pero esto no es tan raro. Seguro que os han pasado cosas de este tipo.

Hará cosa de dos años y medio, estaba yo en 1º de bachillerato, con todo los problemas que ello conllevaba más los añadidos por lo cruel que es mi libro del destino.

Si podemos destacar una asignatura de mi instituto, esa es francés, el terror de los estudiantes. Concretamente, yo tenía, como en los dos cursos anteriores, al peor. Él se caracterizaba por usurpar el lugar de Freddy KruEger en nuestras pesadillas, por ser el Jack Skeleton de nuestras Navidades. Creo que en el 1er trimestre aprobamos 6 de 38.

El caso es que estaba todo el mundo nervioso porque se acercaba el examen del libro de lectura: Eugenie Grandet (Honoré de Balzac). Consistía básicamente en saber contestar bien a las preguntas que venían al final del librillo. ¡Y de repente apareció una hoja con las preguntas y las respuestas! Yo vi el cielo abierto y hice las copias pertinentes.

PERO... al leerlo comprobé lo mal que estaba hecho. No solo a nivel lingüístico, sino también las respuestas en sí. Un desastre, vaya. Total, que me lo tuve que currar.

Sin embargo, los vagos de mis compañeros no estaban de acuerdo. De hecho, muchos de ellos ni lo miraron siquiera: se presentaron al examen con las hojas debajo de la mesa y copiaron tal cual. Hay que ser inútil.

La hora de francés después de que el profesor corrigiera los exámenes fue épica. 20 exámenes con las mismas respuestas erróneas y las mismas faltas ortográficas y gramaticales. En realidad el tipo fue inocentón: se dejó medio convencer de que se debía a que habían estudiado de las mismas hojas. Era demasiado orgulloso como para admitir que más de la mitad de la clase había copiado delante de sus narices.

Es que... mira que los que sí teníamos algo de idea les dijimos que aquello estaba completamente mal. Pero nada. No se puede ser más vago.


¡Ah! Me ha venido a la mente otra. También es algo típica: al parecer toda una clase se puso de acuerdo para que cada vez que hubiera un examen con cierta profesora inútil y gilipollas (la odio a muerte, ¿no se nota?) una chica se pusiera muy muy mala y tuviera que ser acompañada fuera de la clase por la profesora. Así los compañeros robaban los exámenes. Qué pedazo de notas sacaban. Hasta que, claro, los pillaron, los expulsaron a todos un semana y suspendieron la asignatura. Épico.


Y ya está.

PD: este verano he tenido dos alumno. ¡Y ya sé que uno de ellos ha aprobado las dos que tenía pendiente: inglés y tecnología de 2º de ESO! ¡Qué contenta estoy! A ver si tengo suerte con el otro. Ese era matemáticas de 1º de bachillerato.

domingo, 12 de agosto de 2012

Neon Genesis Evangelion

Esto también lleva cerca de una semana en borradores. No está revisado de nada, pero es que ardo de impaciencia por publicarlo. Ya lo corregiré y todo eso.




Evangelion... Dios... ¿Por qué?


¡Buenas tardes! El sol reluce y calienta. El verano está lleno de vida, movimiento y niños riendo de alegría por estar de vacaciones. Flores, música... Un montón de factores que quieren hacernos creer que debemos ser felices. Pero la verdad es que hace tanta calor que echamos las persianas hasta abajo, intentando impedir que entre en nuestros hogares y llenamos nuestras casas de penumbras. Y no salimos hasta que se hace de noche y la sombra es total y colectiva. En fin... Al menos, por muy turbio que sea nuestro futuro, casi podemos tener la certeza de que al final llegará el otoño. Espero.


Esto es lo que dice la última encuesta:


¿Sabéis que el único programa que tengo de edición de imágenes es el paint?

La respuesta es muy positiva. ¿No os da miedo? Hablar sobre animes... Bueno, escribir sobre animes es muy difícil. Hablar o escribir sobre cualquier cosa es relativamente fácil. Comentas las escenas que más te han gustado, dices lo que piensas sobre el significado de ciertas palabras...

Pero la animación japonesa es más complicada. Según desde el punto de vista que observes algo puedes interpretar una cosa u otra. Son historias muy complejas que por cada cosa clara que te dan hay dos más difíciles de ver. Es más: muchas veces terminas de ver algo y te das cuenta de que te han enseñado una impagable lección sobre la vida. Muchas veces, el simple hecho de hacerte reflexionar ya es algo por lo que siempre te alegrarás de haber visto un anime.

Aun con todo, hablar sobre un anime es mejor porque esas cosas que no sabes explicar puedes suplirlas con el tono de la voz, con la expresión, con gestos... Y la otra persona te asiente diciendo que te entiende, que sabe lo que quieres decir, que lo comparte y que tampoco sabría cómo explicarlo con palabras.

Claro, eso, a la hora de escribir es más difícil. Es parecido a intentar resumir un libro de mil páginas. Puedes decir muchas cosas sobre él, pero muy simple tiene que ser para que al terminar tu resumen sientas que le has hecho justicia.

Pero hay que intentarlo, ¿no?

Empecemos con:

Neon Genesis Evangelion



Hay dos razones para empezar con este: la primera es que acabo de terminarlo; la segunda es que no me ha gustado nada. En realidad me han gustado dos cosas: la canción del opening y Pen-pen. Comentar las cosas que no te gustan es más facil: dices que es una puñetera mierda y listos.

Y pensará quien lo piense: "O.O Pero... ¡Saskia! ¿Cómo puedes decir eso de Evangelion? ¡Si es un clásico, uno de los animes más laureados de todos los tiempos! ¡El segundo mejor anime según un lista de no sé dónde en el 2006!" Que no, que yo he perdido un montón de neuronas y la paciencia.

Evangelion es un anime de 26 capítulos (o 24 + 2, porque los últimos son una... *imaginadme poniendo cara de asco*) de unos 20 minutos más o menos cada uno. Es una distopía en la que en el año 2000 ocurrió una... ¿explosión? no se sabe muy bien... en el polo sur a causa de un ser extraño, poderoso y no sé muy bien si extraterrestre o terrestre (creado por peña siniestra). Este suceso es conocido como "Segundo Impacto". A causa de todo esto gran parte del mundo se inunda, hay catástrofes por todas partes, gente muriendo de hambre y gente infectada de no se ha dicho qué. Extrañamente, Japón no ha sido borrada del mapa. A mí me parece raro, la verdad.

Tampoco sé muy bien por qué, consideran que lo de aquel ser extraño de dudoso origen, que es llamado "ÁNGEL", no es algo aislado y se preparan por si vuelven a aparecer cosas parecidas. Para eso crean los "EVAs" o "Evangelions", que son los robots medio biológicos o biomecánicos que se ven en la imagen de arriba. De ellos se encarga la organización NERV que a la vez es subordinada de otra organización que a su vez responde ante el Estado y Las Naciones Unidas y todo esto movido por otra organización extraña que creo que son los malos que liaron lo del Primer Impacto.

Así que llegamos al año 2015 (se ve que no estaban enterados de lo de la profecía maya) y resulta que aparece un segundo ÁNGEL y hay que poner en marcha los EVAs. Aquí nos enteramos que sólo pueden ser pilotados por niños de 14 años. Claro que sí. Tienen tecnología suficiente para hacer unos robots mejores que los de Mazinger Z y no se les ocurrió hacer un diseño acorde para adultos capacitados. ¡Qué va! ¡Mejor cojamos a inocentes niños que no han roto un plato en su vida! Vida que, por cierto, está llena de traumas y complejos. ¡Sí! ¡Pongámoslos a matar seres extraños, aterradores, letales y altamente explosivos!

Juzguemos pasito a paso:


Shinji Ikari. 14 años. Su madre murió en extrañas condiciones (rumores apuntan a su marido) cuando tenía unos 3 o 4 años. Lo presenció. Después de eso se va a vivir lejos con alguien lo suficientemente insignificante como para que no aparezca en la memoria de Shinji. No sabemos si se fue él "huyendo" de su depravado padre o si fue su padre quien se deshizo y desentendió de él. El final es el amorodio del hijo por su padre y el interés del padre por el hijo como una herramienta. Un día le llaman y le comunican que es elegido para ser el piloto del Evangelion 01. No le hace mucho chiste porque resulta que su padre es el jefe de todo aquello. Él odia a su padre pero en el fondo se siente tan solo que le gustaría que él le quisiera. Esto se ve un poco forzado porque resulta que aparece el segundo ÁNGEL y le mandan que se meta en el EVA y que lo pilote... el mismo día que llega por esos parajes. Así, sin pan, ponte a pilotar un megarobot de a saber cuántas toneladas. Claro que sí.
Y así comienza Evangelion. Shinji es un niño bueno, de corazón noble. Atormentado por la soledad del desprecio a un padre y la indiferencia del mismo. No se siente querido, nunca se ha sentido querido y sólo se sube al EVA morado porque así se siente apreciado, a pesar de que no soporta la tensión de estar a puntito de morir un día tras otro (de hecho, una vez se murió, pero se inventaron una forma absolutamente inverosímil de resucitarlo) y que odia y aborrece su trabajo de matar y destruir. Bueno, y además porque siente que es su deber para con la humanidad.

¿Qué es lo que me ha hecho despreciar a este niñato? Resulta que pasan y pasan los capítulos y hace amigos, hay gente que llora de preocupación por él,... ¡y nada! ¡Él sigue pensando que está solo! ¡Vamos a ver, muchacho, que Misato se echó a llorar encima tuya después de que casi la diñaras! ¡Que cuida de ti! ¡Que te apoya! ¡Que tienes amigos y tienes gente en el hospital esperando a que despiertes! ¡¡QUIERES, POR EL AMOR DE DIOS, DEJAR DE DECIR QUE ESTÁS SÓLO!! ¡¡QUE TU ÚNICO PROBLEMA ES QUE TU PADRE ES UN HIJO DE PUTA!! Pues nada, cada loco con su tema...

A ver, yo entiendo que tiene 14 años, que vive en un mundo hecho añicos, que sabe menos cosas sobre sí mismo que sobre las costumbres de apareamiento de los suricatos, que probablemente no recuerde qué es la felicidad... Pero, joder, hay que mirar aunque sólo sea un poco hacia delante. Yo también estaría deseosa de cortarme las venas si estuviera en su situación. Pero también le echaría cuenta a mi instinto de supervivencia y me aferraría a las cosas buenas. Y como conjugo el verbo en condicional, lo conjugo en presente sin faltar a la verdad.

Para resumirlo de forma cómica, pongo ésta viñeta:




Ahora tenemos a Misato Katsuragi. Una niña emocional en el cuerpo de una mujer. Es la jefa de estrategia de NERV. O, en otras palabras, es la que se encarga de dar las órdenes cuando tienen que combatir los EVAs y los ÁNGELs. Poco más. Es inteligente y se da cuenta de que las cosas no son tan sencillas como le hacen ver; y sin embargo, no lo es lo suficiente como para enterarse del todo o entender ciertas cosas. Eso es a propósito de su propio trauma. Pero antes de entrar en detalles, añado que se hace cargo de la tutoría de Sinji y, posteriormente, de Asuka.

Su trauma también viene del padre. Al parecer era un adicto al trabajo: la investigación. Descuidaba a su mujer y a su hija y por eso la primera se hartaba de llorar y la segunda terminó odiándole. Así estaban cuando el segundo impacto, que les cogió a ambos allí´, en la Antártida (a padre e hija, de la madre no se sabe nada). El padre la palmó, como es de suponer, y la hija se salvó gracias a que el padre la metió en un cápsula. Total, que a Misato se le quedaron en el cuerpo tres sentimientos: el ansia de la protección de un padre que nunca tuvo, el odio hacia el hombre que biológicamente era su padre y la gratitud hacia su padre, que le salvó la vida a costa de la propia. Paradojas de la vida, entró a trabajar en la misma empresa que su padre, y, cual Edipo, se echó un novio como su padre. Toda su vida sentimental está marcada por la figura de su señor padre.

Misato en verdad me cae bastante bien. Es una muchacha sincera, noble, que intenta hacer las cosas bien aunque muchas veces no sepa cómo. Me gusta por cómo cuida a Sinji, por su fuerza, por su "hago lo que me da la gana cuando me da la gana"... El único problema con ella es que el guión le obliga a volver una y otra vez al padre. ¡Eso no va con su personalidad! Ella sabe cuál es su problema e intenta vivir con él lo mejor que puede. Es fuerte y puede con eso. ¡¿A qué clase de guionista se le ocurrió que volvería una y otra y otra y otra vez a repetir las mismas frases en su cabeza?! Parece una de éstas novelas juveniles malísimas que han estado sacando estos últimos tiempos en las que chicas de entre 16 y 18 años se autodefinen como débiles, inseguras, introvertidas y de sentimientos profundos y después en sus diálogos muestran todo lo contrario (tipo Bianca de Medianoche, que según ella misma era tímida hasta lo absurdo y en tres entregas todavía no le he visto un rastro de timidez). Lo que quiero decir es que vemos la personalidad de Misato y luego el guión nos quiere meter a presión una faceta suya que no encaja. Vale que se derrumbe una vez, pero ya está. Bah,...


Buena nos toca ahora. Rei Ayanami. Piloto del Evandelion 00. Tía rara donde las haya y emparanoyante hasta los extremos. Porque claro, los otros se pasan los 26 capítulos repitiendo lo desgraciados que son. Ella no. Ella es reservada y seria. Te preguntas de qué clase de planeta ha salido. Y al final te das cuenta de que es la única que tiene verdaderos motivos para tener crisis de personalidad. No como los otros, so pesados. Pero eso es al final y no voy a hacer spoilers. Total, que es la única que se salva. No es un personaje del todo bueno, pero sí aprovechable.



Asuka Langley Soryu. 14 años. Piloto del Evangelion 02. Hostias... La tía más insoportable del mundo. Repelente a más no poder. De los nervios, me tenía de los nervios. Tiene un complejo de superioridad más grande que los tres EVAs juntos y se dedica a insultar a todo el mundo y a recitar sus encantos. Le gusta más que le presten atención que a mí dormir. Impresionante.

Por supuesto, ello viene a causa de su trauma. Y diréis "No me digas que también es por su padre". No, hombre, no... es por su madre. Resulta que ésta se volvió medio loca o loca entera cuando el marido la dejó por otra. Asuka era sólo una niña y quería mucho asu madre, así que iba a visitarla al hospital y allí veía cómo su madre la confundía con una muñeca a la que acabó "matando" para poco después suicidarse a plena vista de su hija. Vamos, un dramón. Asuka, para superarlo se obligó a ser autosuficiente pero al final depende de la atención de los demás como yo del colacao. Siempre quiere ser la mejor y la primera y cuando no tiene lo que quiere se pilla rabietas.

Ah, por cierto, se va a vivir con Misato, con Shinji y con Pen-pen.

A estas alturas hay quien se preguntará si esto es de verdad una distopía o una telenovela. No lo sé.

Poco a poco te vas enterando de cómo funcionan las cosas, intuyes por qué saben que van a aparecer el ÁNGEL, entiendes más o menos las reacciones de unos y otros y todas esas cosas. El problema es que a medida que pasa la historia van apareciendo preguntas. ¿Qué fue en realidad el Segundo Impacto? ¿Qué es el ADAM? ¿Qué es el ÁNGEL? ¿Qué clase de demonio son los EVAs? ¿Por qué nombres bíblicos (es que después aparecen Los Reyes Magos y más)? ¿Quién dirige NERV y con qué intenciones? ¿Hay "malos"? ¿Quiénes son y por qué? ¿Qué estaban y están investigando y por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

No lo sé. En el capítulo 24 se cargan el último ÁNGEL. Después de eso era de esperar que se contestasen todas esas preguntas. Pero no, mejor demos un repaso a todos los traumas y complejos de los cuatro personajes comentados (especialmente, a Shinji).

Por cierto, no os creáis que son los únicos cuatro traumas. Tenemos más, pero vamos a dejarlos para quienes quieran tragárselos.

Por último, quiero hablar de un par de detalles técnicos: el guión y las imágenes.

El guión... puff. Ya he hablado que se repite hasta la saciedad en el asunto de las comedura de cabeza de la mayoría de los personajes con nombre y apellido. Después está el vocabulario "técnico-científico" del que no puedo evitar reírme. ¿Habéis visto alguna vez alguna serie de televisión tipo CSI, Bones, NCIS, etc en la que parecen todos superinteligentes hasta el día en que hablan de un tema que tú controlas? Siempre parece que saben mucho de todo; pero cuando hablan "de lo tuyo" te das cuenta de que no saben nada sobre eso, que solo dicen tonterías. Y claro, te que reír de cómo se hacen los interesante mientras sueltan una barbaridad tras otras.  Pues algo parecido pasa con éstos. Sueltan y sueltan palabros y palabros hasta que termina por serte indiferente. Pero es que encima lo dicen todo ¡¡¡con un ímpetu!!! ¡¡¡SIEMPRE ESTÁN DE EMERGENCIA!!! ¡¡¡ESOS CACHARROS NUNCA FUNCIONAN BIEN Y SOBREVIVEN A BASE DE MILAGROS!!! Bueno... y lo de los segundos... descojonante.

—¿Para cuándo estará reparada la interconexión de las terminaciones nerviosas de la cápsula de control de mandos del prototipo, doctora Akagi?
—No estamos seguros señor. Hay un 0.08% de probabilidad de que esté terminado en 724 segundos.

¡¿No os parece ridículo?! ¡¡¡Cualquier científico sabe que la probabilidad se mide de 0 a 1, no en porcentajes!!! xD

No, en serio. No dan el tiempo en minutos. ¿Para qué? ¡Mejor en segundos, dónde va a parar! Y usan un montón de tecnicismos absurdos fácilmente intercambiables por... pronombres, por lo menos.

Después, consideran la probabilidad del 0.01% (es decir, 0.0001) como algo posible. Y a mí el 10% (osea, el 0.1) ya me parece algo a descartar... En fin...

Lo de las imágenes, es que reciclan muchas escenas. Demasiadas. Se repiten y se repiten y se repiten. Y cansa...


En fin... una porquería hecha a medias. Hay quien me dirá que no, que en las películas se cierra todo (creo que alguien me dijo algo así, yo no las he visto), pero no me vale, porque se ve que en el capítulo 24 #spoiler# empiezan a matarlos a todos, que lo he visto yo /spoiler/. Y eso es algo que desde lo de Lupin y Tonks no voy a volver a consentírselo a los autores. He dicho.


Además he leído así por encima el artículo de wikipedia. Pienso hacerlo más detenidamente a ver si consigo enterarme de cuál es el encanto. Sinceramente, por lo que llevo leído y oído de boca de amigos míos, todavía no hay nada que disculpe la absoluta falta de ingenio en esta serie. ¡No tiene ningún encanto! Y, la verdad, por lo que me llevan dicho de la película, menos mal que no me la pasaron junto con los capítulos.

En fin. Si alguien es capaz de desentrañarme cuál es el "mensaje" de este anime, me haría un favor. Gracias.

La canción del opening completo:




Y ya está.

miércoles, 18 de julio de 2012

Respetar la homosexualidad... ¿En serio?

Hace ya algún tiempo, vi en un vídeo ***ver nota abajo*** (en realidad, sólo el principio) (el vídeo es éste) de YellowMelow en el que algunos le habían pedido que diera su opinión sobre el tema de la homosexualidad, bisexualidad, etc. Y me llamó la atención, como ya me ha pasado antes, pero especialmente viniendo de ella, que surgiera la frase "Yo respeto" tal. U otros parecidos como "Me parece bien", "Opino que tal y que cual..."

Es que me hace gracia lo de "yo lo respeto". ¡¡Como si tuviera que hacerte la ola por respetar algo natural!! Es como decir "Me parece bien que el cielo sea azul". ¿Perdona? Vamos a ver: es así y punto. Si te parece bien, bien, y si no, tienes un problema. Lo escuchas de personas con cuarenta años y ponen un tono que parece que dice "¡Mira qué tolerante y abierto de mente soy!"

Yo entiendo que han sido criados en una época en la que todavía no era considerado normal y ni siquiera aceptable y que por lo tanto ya es un reconocible esfuerzo librarse de esos prejuicios que a mí me parecen tan... chorras, como son todos los prejuicios. Pero, joder, es que estamos tan atrasados en cuanto a lo que ES natural y lo que ES CONSIDERADO natural: incultura, violencia, suciedad,... Ahora resulta que la tolerancia, en vez de ser algo tan inculcado en nosotros mismos que ya empiece a perderse el sentido de la palabra, es algo admirable de encontrar. Qué bien.

Hasta aquí el pensamiento que ocupa más de 140 caracteres.

Pero continúo un poco con el mismo tema.

Esto viene a que he estado escribiendo una entrada en mi cabeza. En ella comentaba algo sobre las relaciones de pareja y me dí cuenta de que la mayoría de las veces soy poco "políticamente correcta". Es decir, que lo pienso y lo escribo todo desde mi punto de vista de una quinceañera hetero. Sí, mi madurez mental en el campo es de 15 años y pienso más o menos así: "Osea, tía, ese chico me mola un montón. ¿Crees que se fijará en mí? ¡Está mirando, está mirando! ¡No mires! ¡Ah, ha pasado de largo! Eso es que me odia. ¡¡Soy horribleeee!! T_T" Bueno, algo un poco menos patético. Pero sólo un poco. Bah, soy patetiquísima.
Total, que al corregirme mentalmente (tipo "novio" por "pareja") me pregunté si yo misma pertenezco al grupo de los que "respetan" y del que me quejo.
Para más inri, llegó de repente a mi memoria una entrada de Arte-Literario (la entrada es ésta) en la que preguntaba si daríamos a leer a nuestros hijos libros con temática LGTB (o como leches se escriba). Yo por supuesto, dije que, en el hipotético e improbable caso de que me reprodujera (la adopción está descartada: nadie obligaría a un niño a tenerme a mí como madre), sí lo haría con la intención de que tuviera la mente lo más abierta posible. La mayoría de las otras respuestas estaban cortadas por el mismo patrón. Pero había una que me llamó la atención (el nick es "Nimphie Knox"): la muchacha hizo notar que la mayoría de las respuestas partían del supuesto de que los hijos fueran a salir heteros y no contemplábamos la posibilidad de que no lo fueran. Y dije: "Hostias, es verdad". Y me pregunté: "Saskia, ¿eres una hipócrita de mierda?" Y me respondí: "¿Y qué más da si de todas formas no vas a tener hijos? Y me respondí: "Sí, bueno, pero es que a nosotras lo que nos gusta es el cinismo, no la hipocresía. No debemos cruzar esa línea" A lo que salté: "¡¿Pero qué nosotras ni nosotras?! ¡¿Desde cuando somos dos?! Anda y déjame ya que al final sacas un trastorno bipolar pero de verdad".

Ahora en serio. Quiero que entendáis, como ya he explicado, que en el tema relaciones soy una ególatra niña de 15 años. Así que si alguna vez soy políticamente incorrecta, reíros de mí y ya está. Es que aún no controlo muy bien el cambio de "Sólo escribo para mí misma" a "Hay personas en el mundo que saben que existo y estarán ahí para leer lo que escribo y juzgar y opinar sobre el qué y el cómo".

Y ya está.


***Nota: actualización del 8/8/12*** Al parecer, lo del vídeo me lo he inventado. Acabo de volver a verlo y Melo no dice nada de eso. Se ve que mi recuerdo del vídeo estaba bastante distorsionado y creía recordar que había dicho eso. Pero no. Lo siento.

miércoles, 11 de julio de 2012

Varias cosas muy importantes: quedada, encuestas, confesión y una película

¿Sabéis de esas personas que tienen tanta mala suerte en la vida que se te hace difícil pensar cómo es posible que siga teniendo fuerzas para seguir viviendo? Casi todos conocemos uno o varios casos de alguien que no es capaz de levantar cabeza, que cuando sale de una le cae otra y la mayoría de las veces sin haberse repuesto lo más mínimo de la primera o incluso de forma simultánea. Por ejemplo: conozco el caso de una mujer a la que en muy poco tiempo se le murió el marido, el padre, la madre y sus dos hijos mayores. U otro, en el que una mujer me contó que su marido se pasó toda la puta vida trabajando de sol a sol para llevar adelante a su familia y justo cuando podía parar, descansar y disfrutar de su cosecha... se muere.
Son cosas que en el fondo crees que nunca te van a pasar, pero aun así das gracias de que no te haya tocado a ti.
Pues bien, eso es lo que me está pasando a mí. Mi vida es jodidamente horrible. Vaya mierda de diecisite y dieciocho años que he tenido; y en lo poco que llevo en los diecinueve, parece que la cosa va a seguir igual. Vaya porquería de juventud. Si le doy gracias a algo es a ser como soy, porque de ser diferente, quizá no sería capaz de seguir adelante. Pero lo peor es mirar a mi alrededor y ver que muchos de los míos están pasando también por otras penalidades. Que encima una no puede regocijarse en su autocompasión, sino que debe poner una sonrisa (ésta que tanto odio y que hace que me duelan los músculos de la cara) y hacerle creer a los demás que nada de lo que les pasa es lo suficientemente grave como para que la vida deje de merecerse una sonrisa.
En estos casos, tener una imaginación fastidiosamente desbordante también ayuda, porque te hace pensar en cosas peores. Siempre puede ser peor. Siempre. No creas lo contrario, porque la vida se lo tomará como un reto y puede ser muy cruel.
Quiero deciros esto porque... os aprecio mucho por todo el cariño que me dais, y quiero que disfrutéis de sea lo que sea que tengáis. A pesar de todo, hay que ser feliz. Gracias a todo, hay que ser feliz. Que nunca nada ni nadie os haga dejar de desear que haya un mañana en el que seguir disfrutando de cada pequeña cosa. Porque no olvidéis que hay gente que lo está pasando jodidamente mal. Pero mal a niveles que vuestra imaginación no ha llegado a alcanzar.
O bien, si también lo estáis pasando tan mal que en vez de "pasando", lo estáis sufriendo, quiero deciros, como bien me dijo un día Ghost, que "nunca llovió que no parase". Hay que ser fuertes y no dejarse hundir por nada. La vida, como L, tiene dos reglas: 1) Todo tiene solución. 2) Si no la tiene, volver a la primera regla. Y ya está. No hay más remedio.



Ahora hablemos de cosas más alegres:

¡Hay una quedada bloggera en Sevilla!

El próximo viernes, día 13, en Plaza Nueva. La cosa es que a los que leemos blogs juveniles sobre literatura nos da mucho coraje encontrarnos en muchas ocasiones con eventos literarios que ocurren en Madrid, lejos de donde vivimos. ¡Y basta ya! Tenéis toda la información aquí, que Cucaracha ha hecho un resumen bastante estupendo. Yo creo que Sevilla es la mejor opción, no sólo porque me quede a minutos ni tampoco porque así aprovecho y me acerco a la facultad a ver las notas de Historia de una maldita vez, sino porque es la que mejor comunicada está (o eso creo).
Os recomiendo a todos que vengáis. Aún recuerdo la única quedada de este tipo a la que he asistido con motivo de la salida de Sinsajo y he de decir que fue maravillosa. Me lo pasé genial y conocí a gente tan estupenda como Cucaracha, Natalia, Antarinith,... La verdad es que fui muerta de miedo: era la primera vez que pisaba Sevilla sola y además no conocía a nadie. Pero valió la pena. Aquí tenéis una crónica hecha por Sandra. Y menos mal que Natalia borró su blog y con ella una imagen de la peor foto que me han echado en mi vida (y eso es mucho decir) T_T
En serio, hay que ir. Yo me voy a perder un fin de semana en la playa por asistir. Bueno, a eso y a un cumpleaños que tengo el sábado. Y, bueno, también otro que tengo ese mismo día por la noche (aunque no tengo muy decidido que vaya a ir). Y, bueno, también porque no tengo muchas ganas de ir (no por la playa, sino por la gente). Pero que no, vamos, que yo esto no me lo pierdo seguro. ¡Estoy ansiosa!


Ahora las encuestas. ¿Cuánto hace que están ahí?

Las dos primeras son un poco chorras. Simplemente quería poner una encuesta y no se me ocurría ninguna. 


En serio, ¿Nesquik? ¡¡¿NESQUIK?!! ¡¡¿QUIENES SON LOS RESPONSABLES?!! ¡¡FUERA AHORA MISMO DE MI BLOG!! 



En cuanto a la próxima película que comentaremos (que, por cierto, podéis seguir comentando en la anterior), hubo un empate, como podéis ver:



¿Qué pasa entonces? Pues que por twitter pregunté y la primera en responder fue mi prima (una de las dos que eran mencionadas por mí a menudo):


Yo en ésta no voté. La verdad es que no sé por qué habéis votado Mulán. Ya me diréis qué tiene de machista esa película. Lo más lógico hubiera sido escoger La Cenicienta o La Bella Durmiente, que son de la primera generación. Pero en fin, vuestros caprichos son órdenes =P

Sobre la encuesta que acabo de poner, ¿qué os parece? A mí me gustan mucho. Pero sólo los animes. No soy de manga, porque leí uno y daba la mala casualidad que era de las CLAMP (si no las conocési, ya hablaremos de ellas), así que... Dije que una y no más. Si yo soy de Ibáñez de toda la vida, ¿me vas a poner a mí a leer en blanco y negro y de derecha a izquierda?


La confesión es... he vuelto a tomar ColaCao. Pensaréis "Pero, ¡Saskia! ¡¿Cómo puedes ser tan hipócrita de haber contestado nuestros comentarios hoy mismo y ahora saltar con eso?!" Y yo contesto: "A ver, estoy depre y mi madre me ha comprado un bote y seis litros de leche. Echadle la culpa a ella". Hay que ser malo en esta vida. Pero de verdad que el ritmo es mucho menor. Sólo me tomo dos vasos (de los míos) diarios o menos y en cuanto se acabe el bote no compraré más. Pero, de todas formas, y como ya he expresado en alguna de las respuestas, lo mío no es adicción verdadera, sino sólo un enganche débil que simplemente necesita ser sustituido por otras cosa. Me pregunto qué será lo próximo



Y, por último, la película.

Se trata de "El amor es lo que tiene". A mi amiga Anita estuvo a punto de darle un chungo cuando recitó algunas de sus películas favortias que no habían sido vistas por mí, entre las que se encuentran "El diario de Noa" (no me matéis, no me matéis, no me matéis por favor), "Memorias de harmony" y ésta.
Es una película que trata, básicamente, sobre la estupidez humana y lo monísimo que es Ashton Kutcher.
No, va, en serio. Es una película muy chula porque no va de la típica historia de amor, sino que es a la vez más fantasiosa y más realista. Fantasiosa porque, en sí, es imposible. Realista porque... es la pura realidad. Yo me entiendo.
En serio, es muy recomendable.



Y... emm... bueno, yo creo que ya está. Un día de estos (quizá dentro de un rato, quizá dentro de una semana) me pondré con lo de Mulán y espero que esta vez toméis más partido, que con Bella sólo han hecho acto de presencia Tomate y Amanda.

Chaito.

PD: espero no haberos deprimido con el inicio del post. Yo lo estoy, pero no quiero pegarlo como un refriado. Sonreid :D


miércoles, 27 de junio de 2012

Valorando las películas Disney: La Bella y la Bestia

¿El infierno? Eso es una mariconada. En Sevilla tenemos temperaturas más altas y la tortura de los canis. Insuperable.


La apertura del debate parece haber sido todo un éxito. En sólo dos meses ha tenido más de 500 visitas y 12 comentarios (bien extensos) sin contar mis respuestas. Vamos, que estoy en una nube. Estoy flipada. Estoy poniendo caras raras y dando palmaditas. Que me ha hecho mucha ilusión, vaya. Y además voy a poner un par de citas:

(....)a veces hay personas que sólo quieren finales realistas, porque están decepcionadas por algo y quieren "abrir los ojos" al resto: que en la realidad no existen príncipes azules, que tus sueños es muy probable que jamás se cumplan...Y...no sé, eso no está bien. La gente tiene que tener sus sueños (...)Amanda_309

Y mi favorito:
¡Carajo! Vaya prosas os habéis currado entre todos.daniel
Si podemos sacar algo en claro, es que Tomate se tiene que buscar un aliado para defender su postura. Te he encontrado una, pero no estoy segura de si al final se pasará o no. 

Antes de empezar, quiero comentar una cosa: tengo una amiga (la posible aliada de Tomate) que en la asignatura "Género" han dado esto del machismo. No sé a qué viene esa asignatura en Enfermería, pero bueno... El caso es que, no recuerdo bien por qué, exclamó que qué machistas eran las películas Disney y casualmente puso el ejemplo de La Cenicienta, porque limpiaba y el de Bella, porque aunque quería leer no le dejaban. En el primer caso la respuesta es simple: limpiaba porque era una sirvienta. Si no mira qué bien se lo montaba su familiastra, que eran todas mujeres. El segundo... ¿te has dado cuenta, Anita, que precisamente por eso Bella es un buen ejemplo? En fin, que me sonaron a frases aprendidas, los típicos argumentos de folleto propagandístico.

Bien, empecemos:



Os presento a Bella. No sé si de Isabella, de Bellatrix o simplemente Bella. Es una muchacha alegre, soñadora y apasionada por la lectura. Su mayor deseo es vivir aventuras. Es muy diferente del resto de su aldea y por eso la tienen un poco apartada. Es responsable, sensata y me atrevería a decir que bastante instruida. Quiere mucho a su padre y, en resumen, es buena gente. 

Yo creo que es un buen ejemplo. Una buena heroína. Quizá tenga un poco de mal genio, pero creo que lo saca cuando no tiene más remedio. Además podemos ver su buen criterio cuando rechaza a:


Gastón, un capullo engreído y un asqueroso machista. Es rudo, maleducado y más tonto que la tía a la que se le salió el cable del auricular del móvil en mi examen de microeconomía (lo oyó todo el aula menos el profesor; yo le iba a dar ya una colleja, porque me tenía de los nervios). Se cree atractivo e irresistible y por alguna extraña razón quiere casarse con Bella. Y no sólo eso, pretende, el muy iluso, que una vez casados ella se convierta prácticamente en una sirvienta. En un mujer florero, vaya. Total, que el tipejo representa el machismo y es "el malo".
¿Moraleja? Gastón tonto, machismo caca. Si quieres un florero, acércate a un chino.


Después la cosa se pone chunga: el caballo del padre aparece sin éste. Bella se interna en el bosque, demostrando un gran valor, para buscarle y es así como descubre que se encuentra encarcelado. Es más, para sacarlo de allí le planta cara a una pedazo de bestia impresionante, con unos colmillos como sables y le dice que se intercambia por él. Qué quieres que te diga, eso no lo hace cualquiera. Ni siquiera por un padre. Hay que tener mucho coraje para aceptar por propia voluntad el perder tu libertad y todos tus sueños.


Después tenemos a Bestia. No nos confundamos. Al final puede que sea un príncipe encantador, pero no nos olvidemos de que es otro capullo integral. Su aspecto físico no es más que un reflejo de su interior. Recordad cómo se ganó el solito la maldición:

¡¡Y la que lió cuando el padre de Bella cogió una rosa!! Madre mía. 

No sería hasta después, gracias al ejemplo de Bella, que entendería que debía ser más amable y educado. Se puede decir esa frase cursi de "El amor lo cambió por completo".

¿Qué escenas podemos comentar?

Quizá la del rescate, que es lo que todo el mundo odia: la princesa es rescatada por el príncipe. Buff, qué aburrimiento. Bestia asusta a Bella, Bella decide que no aguanta ni un minuto más y se larga, se encuentra una jauría de lobos (los lobos van en jaurías, ¿no? ¿O en manadas?), Bestia la salva, se desmaya y Bella, en vez de aprovechar para escapar, decide quedarse y ayudar. Es lo justo, ¿no? Y después tenemos la discusión (me encanta esta escena por cómo se le mueve el pelo a Bella cuando Bestia le grita):
¿Podemos ver misoginia aquí? Sí: por una parte, la culpa de que Bestia haya sido herido es de Bella; por otro lado, la posición de Bella en esta escena, de rodillas y en el suelo, parece sumisión. 
¿Comparto esa visión? No. Si alguien salva a alguien esa es Bella a Bestia. La escena de los lobos no es más que una prueba de que Bestia se ha deshecho de un poco de su egoísmo. Y además: no es un hombre quien salva a una mujer. ¡Es una pedazo de bestia parda! Vamos, que a mí me parece muy significativa. 
En cuanto a esa escala (fijaos bien en el final del vídeo) en la que se ve a la Bestia el más alto, luego a Bella y  luego a la servidumbre, he de admitirlo. Lo que es, es. Pero... ¿cuántos os habéis dado cuenta? Que lo haya hecho yo, que la estoy medio analizando, vale. Sin embargo, no creo que una mente infantil haya visto eso o le de algún significado. Tenerlo, lo tiene. Al fin y al cabo hay gente que cobra mucho por esos pequeños detalles. Pero, en fin... Le concedo un minipunto a Tomate. 

Llegados a este punto, se me paró la película. u.u Así que he tenido que recurrir a la memoria. Esa misma que me ha traicionado en el examen de micro... Maldita memoria selectiva, que sólo sirves para dejarme en evidencia.

—Memoria, ¿qué dices? —Que no hay ninguna otra escena medio digna de mención —Ya, claro, tú que vas a decir. —Deja que lo comenten ellos, que a mí ya me has explotado suficiente durante el último mes y medio.

Bueno, pues ahí queda eso.

¿Por qué escogí ésta película? Porque hace no mucho me vino una mosqueada Margarita (en blogger, "Estrella Azul") quejándose de que, una vez más, había tenido una brillante idea que al final resultaba que ya había sido ideada por otras personas anteriormente.

Y es que al parecer: "La Bella y La Bestia defiende el matrimonio concertado". o.O Yo no digo que Jeanne Marie Leprince de Beaumont, el día que lo escribiera no estuviera pensando en decirle a sus niñas que si concertaban su matrimonio, que se aguantaran. Pero dejadme dudar que en 1991, el productor de la película que venimos comentando quisiera transmitir el mismo mensaje.

Porque, ¿cuál es la moraleja de ésta película? ¡Maldita sea! ¡Olvidémosno de que conocemos el significado de la palabra machismo y del concepto!

La belleza está en el interior



Y ya está. No le busquemos los tres pies al gato. 

Qué quieres que te diga: en una sociedad donde la apariencia física lo es todo, este tipo de películas le da un poquito de esperanza a esta patita fea que encima siempre suele dar una mala primera impresión.

Lo del final, lo de que la Bestia se convierta en príncipe no lo voy a volver a comentar porque ya lo hicimos en su día Cucaracha y yo aquí. Y no aceptamos contradicción. Fue una cagada. Lo malo es que si lo hubieran dejado tendríamos que hablar de zoofilia. ¡Ah! Y otra cosa chunga que podemos ver en la peli es lo del síndrome de Estocolmo.  Pero bueno, en realidad Bella podría haberse escapado y sólo se quedó, en principio, por nobleza.

Y ya está. No me pidáis más, que tengo las neuronas requemadas.

Espero vuestros comentarios y que votéis cuál será la próxima.

"Y como siempre digo, si no es Barroco es Barraca"Din-Don


Superando la adicción al colacao: Día 1

Voy a dejar el colacao. Tomarse casi dos litro diarios de cualquier cosa no puede ser bueno. Antes me excusaba con lo de que estaba de exámenes y lo que necesitaba mi cuerpo es cualquier cosa con altas probabilidades de hacerme engordar. Pero ya han acabado y tengo que dejarlo.

El último me lo tomé el día 25 de junio a las 8:05 am. 

Creía que a estas alturas ya estaría tal que así:



¡Pero no! ¡Estoy normal! Tal vez sea porque no me apetece demasiado hacer el puente y dar saltitos. Tal vez sea porque me he bebido una botella casi entera de batido de fresa. Pero el caso es que no me he tomado ningún colacao. Ni un poquito. Y mañana tampoco lo haré, porque me van a comprar una tableta de chocolate blanco... Aaaagrr chocolaaaate... y además blaaaaaanco



Dadme fuerzas

Y ya está

miércoles, 6 de junio de 2012

Jodevidas

Los jodevidas son esas personas que, ya sea con o sin intención, protragonizan una escena de tu vida que te cambiará para siempre.

El jodevidas de hoy va dedicado al profesor de Historia que tuve en 2º de Bachillerato (también lo tuve en primero, pero ese año no pasó nada). A mí, de toda la vida, me ha gustado la historia. Me encanta. Y como asignatura se me ha dado de lujo siempre.

Pero dio la casualidad de que hace dos septiembres, el profesor del que vengo hablando, estuvo corrigiendo exámenes de selectividad. A saber qué clase de barbaridades tuvo que encontrarse para que se quedara traumatizado hasta el punto de querer jodernos la vida a sus alumnos del instituto.

De verdad: tanto nos estuvo jodiendo durante todo el curso que compañeros a los que también les gustABA la historia han terminado odiándola.

Lo mismo me hubiera pasado a mí si no hubiera acabado reconciliándome con ella gracias al profesor de Historia que he tenido este cuatrimestre. No es que sea el mejor profesor del mundo, pero me ha hecho recordar el amor que le tengo a la asignatura.

Todo esto viene a que ya tengo aquí los exámenes y a lo que más miedo le tengo es a... ¿alguien lo sabe? Pues eso. Y me he preguntado: "Vaya, pero ¿por qué ese miedo a Historia? Vale que es mucho temario y el examen tiene pinta de ser completamente frunjidor, pero a ti siempre te ha gustado y además tienes práctica en lo de narrar". Y me di cuenta de que todo era por el cabrón del profesor.

Estos personajes, los profesores, parece que no se dan cuenta de que tienen un papel fundamental en la vida de las personas. Yo me acuerdo perfectamente de cada profesor que he tenido en mi vida. E incluso de algunos de mi hermana. El amor por una ciencia u otra, en muchísimos casos viene de la mano del profesor tal de primaria que... Y, de igual modo, el odio por ellas es, en demasiados casos, culpa de los mismos.

En fin. Ya me he desahogado. Sigo estudiando...


martes, 22 de mayo de 2012

Para leer recomiendo: "Cuentos de Bereth I: Encantamiento de luna" de Javier Ruescas

    Parece mentira, ¿verdad? ¡YO, Saskia, me he leído ese libro y encima lo recomiendo! Qué fuerte...

    Cuento la historia para quien no la conozca:

    Hace ya mucho tiempo, saltando de blog en blog, caí en uno que me gustó bastante. Las entradas eran divertidas, inteligentes, bien escritas, etc. Vamos, que mientras más leía más me gustaba y mejor me caía el autor. El blog era El cazador de libros y el mencionado autor, Javier Ruescas. Leyendo, me enteré que este mushasho, había publicado (en aquel entonces) las dos primeras partes de su triología "Cuentos de Bereth" y uno autoconclusivo: "Tempus Fugit". Por último, y tras oír una entrevista que le hicieron en RNE, decidí que me gustaría probar alguno de sus libros. Cuando vi Tempus Fugit en la revista de Círculo de Lectores, no me lo pensé dos veces y lo pedí.
    Si leéis la "crítica" que hice (por llamar así a esa incongruente pataleta), sobretodo a partir del añadido posterior señalado, sabréis que es una puñeterísima mierda. En serio, una de las peores cosas que he leído. Yo creo que no fui tan dura en la opinión original por la mafia que parecía que tenían montada. Es decir, que por todos lados leía buenas críticas del dichoso librito. Quizá señalaban un par de fallos, pero por lo demás decían que tenía buen estilo. ¡¡Buen estilo, por Dios!! Horrible, de verdad.
    Mi cabreo con este asunto llegó a su punto álgido cuando me decidí a comentar en una crítica positiva. Dije básicamente que no estaba de acuerdo. Concreta y literalmente dije "Para gusto los colores, supongo" (ya lo he comentado anteriormente por aquí) y ¡¡No me lo publicaron!! De hecho, salía un comentario del propio Ruescas agradeciendo la crítica. ... Se me quedó una cara... Tanto que lo comenté aquí para poder desahogarme un poco.
    El caso es que le cogí una tirria impresionante al chaval, a sus libros y a todo lo que tuviera que tener con él.
    La verdad es que al final recaí, pero bueno, eso da igual.

    La razón por la que me he leído Encantamiento de luna es que he tenido que hacer un trabajo para la clase de Introducción al Marketing sobre una empresa cualquiera. Yo quería que fuera una editorial (porque pensaba que se podía sacar mucho jugo, y así es, aunque nosotros no lo hayamos hecho). Mostrándole varias opciones a mis compañeros, se ve que les llamó más la atención Ediciones Versátil y al final, en varios apartados acabamos hablando de Cuentos de Bereth. Vamos, que yo me he puesto pesada conmigo misma.


    Total, que me lo leí el domingo.

Se supone que eso es un dragón
    Encantamiento de luna es una aventura basada en la época de dragones y castillos que tanto me gusta, con magos, artesanos, bailes en los castillos, capas, espadas y caballos. ^^ Es una historia sencilla: dos reinos enfrentados, traiciones, nuevas amistades, luego la cosa se pone chunga y por último todo acaba en su sitio. No es un alarde de genialidad precisamente.

    La originalidad empieza* con el "sistema" que rige esos lares. Cuando un nuevo rey va a subir al trono debe escribir una poesía inspirada por las musas. Este poema contiene un secreto del futuro del reinado, con lo que si se descubre su significado puede ser usado a favor o en contra del mismo. De modo que "las guerras se batían en las bibliotecas". Es un detalle muy chulo porque son ese tipo de cosas, las que se muestran al principio y entiendes al final, las que hacen que te satisfaga más una novela.

     Después están los personajes. Es curioso que no se me hayan hecho típicos, porque realmente sus roles son los mil veces vistos. Pero quizá fuera por lo que decía, el tono o simplemente mi imaginación, que eran diferentes y no unos más de entre el montón. Es más, me los he creído mucho. El libro consiguió meterme dentro y lo viví, contra todo pronóstico. De hecho, como ya he indicado, me lo leí el domingo, en una sola tarde (son unas 400 páginas)
      Voy a poner la imagen de cómo me imagino a alguno de ellos (porque sí, porque me apetece):

      Duna, la prota, es una muchacha testaruda y con mucho genio pero buena y tierna cuando le parece. Me la imagino más o menos como el personaje de Anne Hathaway en "Ella encantada" (o como demonios se llame la película) pero con más genio y menos pava. No es demasiado lista y le pierden las formas, pero es graciosa y casi entrañable. Me ha gustado su disconformidad con lo establecido. Pero por otro lado creo que le faltaba agallas para algunas cosas y que todo lo que le sobraba de genio le faltaba de ingenio. No he terminado de cogerle cariño, pero tampoco me ha caído mal.

Isenhart, de la película homónima
     El príncipe Adhárael (vaya nombrecito) es sólo eso, un príncipe. No tiene demasiada personalidad. Es cabal, más o menos sensato, buena gente y todo lo demás que debe que ser un príncipe. No tiene demasiadas luces (es lo que demuestras al haberte pasado 20 años sin hacerte preguntas, algo que no parecen entender muchos escritores). Para él no tengo una imagen comparable con algún otro personaje/actor. Pero es más o menos como el de la derecha, sólo que con mejores pelos y la cara más aniñada.



     El príncipe Dimitri es, sin lugar a dudas, Skandar Keynes, el que hace de Edmund en Las crónicas de Narnia. Es que lo estaba leyendo y lo veía a él. Igual. Además, la personalidad de ambos es bastante parecida. Dimitri es un niñato envidioso de su hermano mayor, se cree muy listo y en verdad sus acciones sólo están condicionadas por los demás. Al principio me hacían gracia sus celos, pero después se me hizo pesado. ¡Que eres el pequeño, asúmelo, copón! Quizá yo no lo entienda porque como soy la mayor...

     Por último, otro personaje que me ha caído fatal ha sido la Reina Ariadne. Qué mujer más incompetente, de verdad. Yo no sé cómo fue que Bereth no se hundió en el minuto uno de su reinado...

     No quiero extenderme mucho más. Simplemente recomiendo esta novela porque la verdad es que me ha gustado mucho y aunque no tenga elementos demasiado originales, lo cierto es que no me ha hecho tópica en ningún momento.
     En cuanto al estilo, aunque sea mil veces mejor que en Tempus Fugit (algo extraño, ya que es anterior), sigue dejando muchísimo que desear. A parte del pedazo de laísmo que me he encontrado y el cansino uso de "el/la cual", lo malo es que muchas, muchas, muchas escenas estaban como incompletas, como si les faltasen algunos trozos, como si hubieran hecho un mal resumen, como si hubiera tenido un máximo de páginas y para ello hubiera mutilado descripciones, conversaciones, etc. No me refiero a saltos (aunque hubiera un par con los bordes algo abruptos), sino a... la sensación de falta. Como por ejemplo #sutil spoiler# la relación entre Adhárael y Duna: supuestamente, a él le gusta estar con ella porque se siente en confiaza, como si fuera más él mismo y no un príncipe. ¡¿Cómo carajo sabes eso, Adhárael?! ¡¿Si sólo te has tropezado con ella dos veces cómo narices sabes que estando junto a ella te sientes a gusto¿! ¡¿Te lo ha dicho el espíritu santo?! ¡¡¿Las musas?!! ¡¡¡AAARrrrggghjldfgphre!! Venga, y ahora la escenita de la fuente, que dura dos microsegundos y cruzáis dos palabras y ea, plin. Igual que Pablito y Hanna en Tempus Fugit. De verdad... /fin del sutil spoiler/ ¿He dicho ya que sigo odiando la palabra spoiler? ¿Yo no había dicho que no me iba a extender mucho más?
     Por último, cabe comentar algo que me da mucho coraje. Estaba yo, tralarí, tralará, leyendo en mi cama con posturas extrañas, disfrutando de la lectura y de un tiempo de ocio que me brindé a cambio de un lunes de estrés máximo, cuando caí en la cuenta de que esta historia era una triología. Me estaba gustando, pero no tanto como para desear una continuación. Y entonces me pregunté qué clase de continuación sería: continuación de esta historia inacabada, una nueva aventura de los mismos personajes o una aventura de otros personajes en el mismo lugar ficticio. La primera opción me hubiera dado muchísimo coraje. Tanto como para volver a odiar a este escritor. A medida que iba leyendo, descarté la primera idea. Pero cuando terminó la historia, continuó el libro. Es decir, se dejó dos hilos abiertos para poder hacer una continuación mezcla de las dos primeras posibilidades descrita. También lo odio, claro. ¡¿Qué necesidad había, for the god sake?!

En fin... Lo recomiendo. Está muy bien. Me da coraje que tenga tantos pequeños fallitos argumentales, pero eso es señal de que me ha gustado de verdad la historia. No sé si me leeré la segunda parte algún día. Quién sabe la de vueltas que da la vida.

Y ya está, qué mas quieres.

Y, por cierto, ¿lo habéis leído? ¿Lo pensáis leer?




*He dicho originalidad muy pronto. Yo, al menos, no recuerdo nada demasiado parecido.