lunes, 5 de diciembre de 2011

Mentiras, contradiciones y una mente que vuela. Y además, una recomendación.

Empecemos por lo fácil.

He estado leyendo estos días un libro de cuentos de Michael Ende, reunidos bajo el nombre de "La prisión de la libertad" (que es el título de uno de lo relatos). Con sólo nombrar el autor ya se puede suponer que va de fantasía. Pero, ¿qué tipo de fantasía? El factor común de todos, es que tratan sobre un lugar que tiene problemas con y en sus dimensiones. La "magia" está en los cimientos, en el objeto en sí, ya sea una habitación, una casa, un palacio o una ciudad. Todo rodeado de reflexiones matafísicas que te llenan de asombro y satisfacción. Cada relato ha sido maravilloso. Y además, las páginas estaban impregnadas de ese toque de magia que te invita a creer que existe un mundo intangible de fantasía que nos rodea y aparece de vez en cuando.
Resulta difícil decidir cuál me ha gustado más, pues por una cosa o por otra, todos me han llamado muchísimo la atención. El más gracioso, es "Sin duda algo pequeño"; el más curioso, "La prisión de la libertad", por imitar el estilo de "Las mil y una noches"; el más oscuro y filosófico, "Las catatumbas de Misraim";... Total, que me ha gustado mucho y que lo recomiendo.
Ya puse el otro día un par de fragmentos.

Lo otro... bueno... (bah, una cosa que me está dando vueltas a la cabeza, da igual; no lo leas, que no tiene ningún interés)

Yo tengo, o tenía o... no sé. El caso es que había alguien a quien yo tomaba como amiga. Me costó mucho ganarme su confianza pero el caso es que, sin saber realmente bien cómo, la conseguí.

Ella era,... por lo que sé siempre ha sido muy especial, pero se me da bien ignorar esos detalles, muchas veces tragándome el orgullo, porque a mi parecer la amistad no es la búsqueda de la perfección, sino de alguien con quien te sientes a gusto... Bah, en realidad lo que ocurría es que esa niña tenía la facultad de soportarme durante horas. Mein Gott... yo creí que cualquier día le iba a dar una embolia de tanto tener que oír mis peroratas. La pobre tuvo que soportar mi obsesión con Crepúsculo. A parte, yo le daba lo que nadie más le daba (o eso creía yo).
Pero todo eso no podía tapar el hecho de que me daba perfectamente cuenta de que a veces me mentía. ¿Por qué? Me mentía porque quería ocultarme lo que es la realidad de su vida. Realidad de la que no paramos de cabilar.
El caso es que parece ser que ella se cansó de mí. En cierto modo, no me sorprendió, pues sabía que en cualquier momento me sacaría de su vida sin ningún miramiento (había antecendentes). A veces me niego a aceptarlo y otras creo que es lo mejor, que no me conviene.
Pero hace un mes o algo así, hablé con otra amiga (llamémosla G), que me vino diciendo que había recivido un mensaje por tuenti de una chavala compañera/amiga (nueva, posterior a mí y a G) preguntando por la que había sido nuestra amiga, diciendo que llevaban un mes sin aparecer y que no respondía a mensajes, llamadas, etc. (le mandó el mensaje a ella porque el tuenti es muy chivato y por ahí había visto que eran "amigas"). Total que fui para su casa... y, qué sorpresa, se estaba duchando (qué gran casualidad del destino que cada vez que voy a su casa está en la ducha, y son duchas de horas, que es el tiempo que me paso hablando con su madre en la puerta). No voy a gastar la inteligencia de nadie reproduciendo todo lo que me dijo... más que na' porque no me acuerdo. Pero lo que sí saqué en limpio es buenísimo: resulta que la niña no va al instituto, que terminó el bachillerato (de eso no estoy muy segura), se está tomando un año sabático y el que viene hará un módulo superior. Lo que resulta raro, ya que, según la chavala que contactó con G, sí que empezó a ir pero dejó de hacerlo sin ninguna noticia al respecto. Y es de suponer que la chavalita en cuestión que contactó con G tembién pensaba que era amiga suya... y la habrá sacado de su vida a palo seco, como ya ha hecho antes... sólo que como ella no lo sabía, no estaba avisada. En fin...

Lo de la mente que vuela, es una gilipollez. Resulta que ella es de salud algo débil. Además, es la única persona en la comarca con la piel más pálida que yo. Los graciosos de la clase de hace mil cursos decían que yo me había caído en un saco de harina, pero que a ella, su madre le echaba todas las mañanas polvo de talco. Impresionante. Blanca, blanca. Más que yo, que se me puede adivinar algo de tono amarillento (por no hablar de mis mejillas incandescentes). Total, que un día se me pasó por la cabeza ... Tenéis que entenderme: leo demasiadas novelas; por mi mente fluyen mil historias y tengo una concepción de la realidad algo fantasiosa. El caso es que, como aquella pobre dieciseañera rubia de la estación de tren, mi mente voló y empecé a imaginar que... que ella tenía leucemia, que desaparecía de la vida de la gente cada cierto tiempo para que no le tomemos cariño y que... que ha muerto. Juro que me he imaginado eso. Ahí, a lo macabro.

Y ya está. Ojalá en breve pueda morirme de vergüenza de todo lo que acabo de contar. Y si ella lo leyera... ya ni digamos (nah, pero nunca cogió la costumbre de leer éste blog y no creo que lo haga ahora).

Bah, reíros si queréis

1 comentario:

  1. Un libro con varios cuentos de Michael Ende pinta muy bien :) Es curioso porque nunca lo había visto antes en las librerías a las que suelo ir...y es una pena, la verdad. En cualquier caso, me gustó mucho el fragmento sobre los recuerdos que pusiste en una entrada anterior; es muy filosófico, pero creo que tiene razón. Estuve pensando sobre ello después de leerlo, y el sábado incluso (cuando creía que ya me habia olvidado) en medio de una discoteca me volví a acordar xD (si, lo sé, es un poco extraño pero juro que es verdad! supongo que sería por el efecto de las luces psicodélicas y de algún chupito, no se jaja).
    Por otro lado, también me pareció muy interesante el vídeo de "Las escuelas matan la creatividad". Es muy cierto todo lo que dice... desde pequeño te enseñan que hay que hacer las cosas bien y que hay que equivocarse lo mínimo, pero viviendo así nunca te arriesgas y nunca harás nada realmente original!
    Y respecto a lo de tu amiga... no sé qué decirte, la verdad. Esas cosas pasan...amigos que de repente dejan de serlo, y otros que sin embargo aparecen de repente para quedarse mucho tiempo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)