lunes, 31 de octubre de 2011

¡Qué hermoso poema el del cadáver del obispo!

"¿Dónde estará?". Me adentro en un mundo inhóspito. Debo andar con cuidado porque podría tropezar en cualquier momento. Echo un vistazo a mi al rededor, intentando intuir dónde debe hallarse lo que busco... Y, a pesar del caos, con sólo mirar el lugar, ya sé que está ahí dentro. "¡No! ¡Ahí no! ¡En cualquier lugar menos ahí!" Pero no tengo otro remedio, debo enfrentarme a mis consecuencias: aparto los chismes que hay sobre la superficie que está debajo del artillo que pretendo abrir, desde abajo lo miro y me pongo a decidir la estrategia que seguiré para conseguirlo. Lo más prudente parece ser abrir primero una de las puerta, observar la reacción y entonces abrir ya la otra. Y de ese modo procedo: me subo a la superficie, blanda; me pego a una de las puertas, abro la otra y... Ningún movimiento. Pruebo con la otra y tampoco ocurre nada. Pero no hay que cantar victoria... Observo la ingente cantidad de libros antiguos, desvencijados, apilados, cuadernos con mucho uso, que casi se deshacen... A pesar de ser un rincón cerrado, el polvo ha extendido una fina capa. Temiendo por mi vida, busco la carpeta indicada sin tocar nada. Y la veo. Y deseo con todas mis fuerzas que esté ahí dentro... y después deseo con todas mis fuerzas que mi vista me esté engañando y que realmente el petadísimo archivador tamaño ME (Muy Exagerado) no esté debajo de esa pila de libros en precario equilibrio. Y no soy valiente, pero cabezona un rato, y comienzo a hacer malabarismos para sacar la inmensa mole de papel y cartón sin sufrir daños... Pero es inútil: la pila se hace a un lado y, antes de que pueda detenerlo, se inclina hacia mí y me cae con todo su peso en la cabeza...
...Estoy aturdida. Con miedo, vuelvo a mirar hacia los libros... parece que todo está quieto, que nada se va a volver a deslizar. O, al menos, ya puedo manejarlo. Saco el pesado archivador y lo dejo sobre la superficie blanda, me bajo de ella y empiezo a buscar...
-¡Saskia! ¡Hay que ver cómo tienes esto siempre! ¡Vaya pocilga! ¡Recoge to esto ahora mismo!
-Pero, mamá, es que se ma caío...
-¡Ni peros ni manzanas! ¡Que en este cuarto no se puede entrar!
Pum

Bueno, pero al menos he encontrado lo que estaba buscando. Y es que yo me habré quejado mucho de mi profesor de lengua en este blog, pero la verdad, como también he expresado algunas veces, es que ese hombre me encanta y que estoy deseando encontrármelo en el tren (que me encuentro a to el mundo menos a él, ya es mala suerte). Y esto viene al magnífico surtido de textos que nos ha estado dando a lo largo del ya pasado curso.

Y no paraba de venir a mi mente, un poema en prosa bastante indicado para esta fecha. Voici:

   ¡Qué hermoso poema el del cadáver del obispo en aquel campo tranquilo! Estaría allá abajo con su mitra y sus ornamentos y báculo, arrullado por el murmullo de la fuente. Primero, cuando lo enterraran, empezaría a pudrirse poco a poco; hoy se le nublaría un ojo, y empezarían a nadar los gusanos por los jugos vítreos; luegoel cerebro se le iría reblandeciendo, los humores correrían de una parte del cuerpo a otra y los gases harían reventar en llagas la piel; y en aquellas carnes podridas y deshechas correrían las larvas alegremente... 
   Un día comenzaría a filtrarse la lluvia y a llevar con ella substancia orgánica, y al pasar por la tierra aquella substancia se limpiaría, se purificaría, nacerían junto a la tumba hierbas verdes, frescas y el pus de las úlceras brillaría en las blancas corolas de las flores.
   Otro día esas hierbas frescas, esas corolas blancas darían su substancia al aire y se evaporaría ésta para depositarse en una nube... 
   ¡Qué hermoso poema el del cadáver del obispo en el campo tranquilo! ¡Qué alegría la de los átomos al romper la forma que les aprisionaba, al fundirse con júbilo en la nebulosa del infinito, en la senda del misterio donde todo se pierde! 
Camino de perfección, Pío Baroja 

Y ya está
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)