domingo, 9 de octubre de 2011

Paridas varias...

... que hoy tengo ganas de escribir de forma tonta... así, sin pensar, a lo surrealista.

Alguna vez he hablando de esas novelas, películas, canciones,... cosas en general que te persiguen, que no conoces pero se esfuerzan en que conozcas. Como me pasó aquel día con "Crónica de una muerte anunciada". También me ha ocurrido algunas veces con personas: esas personas que todo el mundo conoce, que conocen a todo el mundo (e incluso, probablemente a ti también)... Pero tú, de ella, solo sabes el nombre. Si acaso, con esto de las redes sociales, la cara. Poco más. Con el paso de los días, te cabreas y preguntas quién coño es y te explican su vida y por qué es tan superfamoso en todo tu círculo de amistades. Para ti se crea un aura de misterio alrededor del personaje en cuestión... que se deshace cuando finalmente te lo presentan. (De hecho, al parecer, llevo 7 años viviendo al lado de un tal "Batán" al que me moriré sin reconocer)

También existe el caso contrario, aunque ciertamente similar. Es cuando eres tú el que está interesado en algo. Digamos por ejemplo, un libro. De hecho, recuerdo una anécdota muy divertida: Sinsajo y yo... un amor imposible. Pues eso, que intentas encontrar el maldito "algo" y resulta que ha desaparecido de la faz de la tierra. De hecho, recuerdo un corto muy divertido: "Yo soy fan de Alex de la Iglesia" (también he colocado el link en la lista de la derecha). Pues casi exactamente eso me ha ocurrido a mí. Y es que me he pasado 5 meses intentado ver la maldita película "La vida de los otros". Pero nada, que cuando no era por una cosa, era por otra. Pero hoy, por fin, la he visto. ¡Yupiii! ¡Chúpate esa, Destino!

La vida de los otros es un peliculón impresionante. O no, no lo sé, porque lo cierto es que a mí me pasa algo con las películas sobre política en Alemania. O, dicho de otra forma, me encantan las películas sobre la II Guerra Mundial (mientras más cerca de Berlín se desarrolle la película, mejor). En este caso, es la primera vez que veo una sobre la Alemania socialista de la década de los 80. Se nos muestra el gran control que ejerce la policía secreta de la república oriental sobre el país. El calvito de la imagen es un renombrado capitán al que le encargan "pillar" al escritor que podemos ver en el marco de la puerta, mediante las escuchas de su piso. Se merece el calificativo de peliculón porque la actuación de Ulrich Mühe es... no sé realmente cómo definirla. Se me viene a la cabeza el adjetivo "viva". Sí, su actuación es muy viva, muy de carne y hueso, tan genial, tan ... Joder, con razón se ha llevado tanto premio. Aunque claro, tiene algunos fallos, pero son de dirección. Yo, mientras veía la película, estaba constantemente preguntándome hacia dónde me iba a llevar, pues resulta que tiene muy poca acción (en el sentido "pin pan pun, tengo una pistola, pin pan pun, que dispara sola"), muy poca "sangre caliente"; y también esperaba algún tipo de "moraleja" (sí, no sé por qué, la esperaba). Pero no, no es más que un retrato. Un retrato bastante apasionante y... pues eso, muy chulo. Además el final es to guay...

Así que, Ghost, si lees esto, de nuevo muchas gracias por las recomendaciones tan maravillosas que me has hecho.

Ya que hablo de películas, ésta me ha recordado a otra: "El círculo del poder". Es una de esas películas que, recordando el vídeo linkeado, no veréis nunca (a no ser, claro está, que deis clase con mi exprofesor de historia). Es otro peliculón impresionante donde se ve la práctica del pueblo ruso bajo la presidencia de Stalin. Tampoco paré de recordarla mientras leía "1984" de George Orwell.


Bien, soltemos otra cosa:
Me siento orgullosa porque he conseguido adaptar una canción desde Synthesia a mi único instrumento: la flauta dulce de cuando estaba en primaria. Evidentemente, es una adaptación pobre, pero me da igual, porque me encanta.
La canción en cuestión es "Yoru no uta" (o un poco más conocida como "La canción de Tomoyo").
Éste es el vídeo y, para quien le interese (a mí, desde luego, sí), éstas son las notas:
(soy consciente de que podría tomarme la molestia de dibujar un pentagrama, colocar las notas con sus correspondientes signos musicales, escanearlo y ponerlo aquí, pero... bah, qué pereza, así es mucho más sencillo... además, en internet y en el ámbito casero, esas cosas parece que ya no se lleva)

Yoru no uta
do mi sol mi fa sol la si Do sol
fa sol fa mi fa sol re
do mi sol mi fa sol la si Do sol
Do si la sol do re mi re do
la la la si Do Do sol
sol sol sol sol fa re# fa sol

Otra:
Ya comenté lo de que fui al Salón de Cadiz etc. Pues resulta que mi amiga Rocío fue con cosplay... Los puntos suspensivos son una queja que hay que ver el por culo que dio la niña con el puto disfraz. Y es que éste resulta que consistía en unas vendas tapando las zonas no aptas para todos los públicos. Pero es que aunque llevara tela debajo de las nombradas vendas, en la parte de abajo, tan solo llevaba un culote cortísimo. Osea, que había que poner bien las vendas porque se le veía carne por todos lados.
Aparte, llevaba "vectores", léase cuatro brazos que no eran suyos de verdad, que tenían vida propia y juro que se lanzaban a por los pechos y a levantar vestidos. Vamos, un coñazo. Pero eso sí, monísima.
Y, ¿de qué coño iba vestida? Pues de una tal Lucy. Vamos, a mi me llega a decir que se acaba de escapar de un manicomio, y me lo creo. También iba otra chavala (también Rocío, para que no tener que aprenderse una muchos nombres), esta vez más vestida, de cuyo personaje no me enteré del nombre, que iba de pareja suya.
Pero a lo que vamos, que me despertó la curiosidad por conocer el anime que las había inspirado. Sobre todo, sentí curiosidad cuando oí que sólo tenía 13 capítulos (ésta es la mía).
Total, que por mucho que lo intentaba recordar, no tenía ni idea de cuál era, así que puse en google-images "lucy pelo rosa" y cuando vi a una con el pelo rosa, con las vendas, con sangre y con el medio casco que se había hecho Rocío supe que había dado con él. El resto es imaginable: seriesyonkis.com y más peleas con mi hermana.
Total, que he visto "Elfen lied" un anime chulo, corto, no excesivamente alucinante si internet te va fatal y que, en definitiva, me ha gustado. No indicado para ojos sensibles y mentes inocentes, porque hay sangre por un tubo y parece que la ropa sale cara. Pero vamos, que está guay. Después de esto, solo me queda añadir que Yuko me cae fatal porque es tontísima y vaya manera descarada de poner una puerta semiabierta para una futura continuación (que nunca ha llegado, según tengo entendido).


Bien, ¿qué más podemos añadir antes de cerrar la edición?
¡Ah! Podría contar mi drama con las matriculaciones. Jeje, os váis a reír.... yo lo hago... aunque no estoy segura de si es una de esas risas de los malos malísimos cuando saben que el bueno ya los ha acorralado y que no puede escapar, esa carcajada de arrogancia y asimilación.
Bien. Cuando se abrió el plazo, eché la matrícula para la escuela de idiomas de la universidad. Elegí alemán (estaba entre alemán y japonés, pero como tengo entendido que el japonés es más bonito y algo más fácil, pues he decidido que ya lo haré por mi cuenta, que necesito más las clases de alemán). Primer paso, hecho. Ahora quedaba coger el grupo... Grupo de la Facultad de economía-por la mañana (¡perfecto!)-no hay plazas. ¡Joder, joder, joder! Miro por todos lados, pero no hay manera: no hay clases cerca de mi facultad. Cabreada, dejo la matriculación, ya seguiré dentro de un rato. Pasa el rato, empiezo otra vez. ¿Y si lo intento mejor con el japonés?... La ocupación de las plazas de japonés es prácticamente idéntica a la de alemán. ¡Joder, joder, joder! Ya lo haré dentro de un rato. Pasa el rato pero sigo mosqueada. Empiezo de nuevo y cojo uno cualquiera de por la mañana. Listo. Voy a echar la matrícula en la Escuela de Idiomas... y miro la hora en la que me he matriculado: las clases de idiomas empiezan una hora antes de mi clases de ADE y continúa hasta media hora después ¡Pero si era por la mañana! ¡En qué estaría pensando!. La cosa se complica más cuando ambos lugares están en zonas tan diferentes del callejero (de hecho, he visto que el aula que he de usar, está en la facultad de matemáticas, que juro que la he buscado y no la encuentro; mi tío dice que está justo en frente de la de física, pero yo he pasado por allí y sólo había obras) Vamos, imposible.
¿Qué hacer? Pues está claro, cambiarme de grupo = más burocracia. Ya me veo otra vez recorriéndome el mapa de Sevilla en el maldito autobús (que me deja a tres mil pueblos). Pero lo más guay, lo más chachi, lo más alucinante es que: le pregunté a la de secretaría de mi facultad que qué debía hacer para arreglar el entuerto y... me dio a entender que me cambiara de grupo (no, ¿en serio?)... de ADE. ¡¡Que me cambie de grupo de ADE a por la mañana!! ¡¡¡Que a lo mejor puedo cambiarme de turno!!! SÍÍÍÍÍÍÍÍÍ Ya es tarde: me he hecho las ilusiones. Me dijo que a partir del día 24 intentara cambiarme de grupo alegando lo de mi situación y probando lo de las horas. Aun así, lo veo complicado, porque las horas siguen siendo muy estrechas, pero bueno, no pasa nada por salir un poco antes de una clase. En verdad me da palo, porque tengo un par de profesores muy chulos, pero bueno. ¡Ah! ¡Y hay más! ¡Estoy en el número 13 de la lista de espera para hacer la conjunta! En realidad, creo que 13 son muchos, al ritmo que está bajando la cosa, pero quién sabe, a lo mejor... Así que esto va a ser un mareo continuo voy a terminar de los nervios y afónica de tanta pelea en mi casa. Lo veo.

Ains qué tarde... Esto de las clases por la tarde me está matando. Tengo sueño a todas horas. Pero es que no me gusta acostarme temprano, porque si lo hago me da la sensación de que he perdido el día entero. En fin.

Ya le daré un repaso y corregiré los fallos ortográficos, gramaticales y de lo que sea mañana, que ahora me voy a morirme un ratito.

Bye

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)