jueves, 20 de octubre de 2011

El tren, el tren... y sus malditas esperas.

Esperar, lo que es esperar, yo esperaba dos cosas de la Universidad: la primera era conocer mucha gente nueva; la segunda era presenciar escenas mentables en el tren.

Todavía no le he encontrado triunfo a mis esperanzas, pero sí he tenido algo que se le parece hoy.

Al llegar a la estación, como es costumbre, no había asientos libres. Bueno, eso no es del todo cierto: había una muchacha que, con sus bártulos, estaba ocupando mucho sitio. Entonces, al ver que me acercaba, retiró sus cosas y me puse a su lado. Nada más sentarme, tomó el móvil (ésto no lo noté hasta que empezó a hablar "sola"), y dijo:
"No. Porque me han castigado. Por no llevar firmada la agenda. Pues de cinco a siete (eran las 7:40, el tren anterior habría salido a las 7:21 [no entiendo eso de poner hasta el último minuto, si, total, siempre llega o adelantado o atrasado]). Ya. Aquí esperando el tren, porque es la única manera de llegar a (una parada antes que yo [osea, que llegaría a su casa a partir de las 8:00]). Ya. Bueno. Adiós." 
Me fijé un poco más en ella y vi que iba de uniforme, con su faldita y sus calcetines hasta la rodilla. Entonces, de vez en cuando, la oía sorber... estaba llorando. Pobrecilla. Era obvio (en mi cabeza lo era) que le esperaba un broncazo sólo equiparable al que ya le habrían echado en el instituto. Me dio una pena... Ojalá hubiera llevado pañuelitos.

Además en mi nombrada cabeza se formaba una historia tipo americana en la que la típica pobre rubia (porque era rubia) dieciseisañera sufría la presión de padres exigentes proyecto de pijos que intentan aparentar lo que no son.

Si las escenas no se presentan, yo me las invento... y ha sido supertriste.

3 comentarios:

  1. Pobre dieciseañera rubia... Bueno, dentro de poco vivirá una cómica y entretenida historia de adolescentes con su toque americano y su final feliz :P
    La verdad es que, yendo en el tren, cualquier historia ajena parece interesante XD
    ¿Qué tal te va con la uni por lo demás? (Si se puede preguntar)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. A lo mejor, cuando se montó tropezó con un morenazo de ojos verdes que le tiró la carpeta y ambos se agacharon a recogerlo y... y los que venían detrás les gritaron porque estaban en to el medio. ¡Maldito escenario español! ¡Así no se puede vivir una peli americana!
    Hay que ver qué bonita es la imaginación, en.

    Pues bien, la verdad (claro que puedes preguntar, si, total, acabaría contándolo yo en una entrada xD). Lo de las clases por la tarde me está matando, pero por lo demás... He tenido suerte con 3/5 profesores, así que bien. Te cuento lo que le dije ayer a mi tío (y me contestó que me había pasado el lado oscuro): "Pues mira, la verdad, si hago un balance, me quedo en las mismas, porque en un balance la parte de la izquierda debe valer lo mismo que la parte de la dere...". xD Tú sabes, los matemáticos integran e, yo hablo de balances... Vamos, que bien

    ResponderEliminar
  3. Pobre chica! La verdad es que me ha dado pena y todo xD Supongo que lo bueno de ir en tren es eso, que presencias historias curiosas, como si te mentieses en un pedacito de la vida ajena de los demás! Debe ser interesante cuanto menos (aunque claro, no creo que ocurran cosas interesantes todos los días...pero seguro que es más entretenido que mi trayecto diario de 20 minutos caminando para ir a la universidad jaja)
    Me alegro de que te vaya todo bien :) Yo, por mi parte, también espero conocer más gente nueva :) Aunque a este paso, sentándome siempre con los mismos en las clases, veo que la única forma que me queda es los jueves en los botellones (ahi si que se conoce gente xDD)
    Besos!

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)