domingo, 28 de agosto de 2011

Después de ésto, no se puede seguir dudando de que estoy loca.

...si es que a alguien le cabía la menor duda.

En realidad, me encantan esos momentos en los que alguien expresa lo extraordinario de su situación y luego voy yo y le demuestro que "yo más". Así que pensad en la razón más convincente que podéis dar para hacer creer a alguien que estáis locos.

Bien, pues yo, más. Ésta es mi historia (no te la pierdas):

Cuando yo estaba en tercero de ESO, una de mis asignaturas preferidas era Biología. Además dábamos biología de verdad, porque tuve la grandísima suerte de tener un profesor que adoraba la biología y tenía mil títulos (Biología, Biología marina, Especialización en la fauna acuática de Doñana.... y cosas así). Yo, en 3º de ESO, di cosas de biología que no da cualquier alumno de 3º de ESO. Y repito que era una de mis asignaturas preferidas. Otra de ellas, era Matemáticas. Oh, cómo disfrutaba cuando me ponían una pirámide y con sólo un dato tenía que averiguar mil cosas y entonces llenaba la pizarra y todos se quedaban con la boca abierta (bueno, esto lo he estado haciendo hasta este último mayo, pero como estoy contando lo de 3º). También me encantaba Tecnología: hice unos planos que se llevaban un 10 tras otro, y preparé un proyecto perfecto para la construcción de una maqueta tan buena, que sirvió durante varios años después como ejemplo. Me gustaba menos por culpa del profesor. También había otra asignatura que me parecía muy interesante, pero que el profesor hacía insoportable: Física y Química.
 
Pues cuando fui a echar la matrícula para 4º, en vez de coger la opción de ciencias, cogía la de sociales y humanidades. ¿Por qué? Porque por aquellos tiempos tenía la absurda idea de que quería estudiar Derecho.

Pero aún no era tarde, podría haber cambiado de idea y, aunque hubiera hecho 4º de sociales, podría haberme metido en el bachillerato de ciencias (ya fueran de la salud o tecnológicas). Pero quién sabe porqué, se me quedaron grabadas las palabras de una mujer de pocas luces que no me conocía de nada: la directora de mi exinstituto. ¿Por qué tomé tan en serio su comentario sabiendo que es idiota? Lo que dijo es que, habiendo estudiado el 4º de sociales, no podía meterme en ciencias. Yo asimilé eso. Una parte de mí me dijo que me arrepentiría. No, más bien, estaba SEGURA de que me arrepentiría.

Y, claro, me arrepentí. Mis profesoras de matemáticas lo sabía, sabían que yo "era de números" y no entendían qué era lo que hacía allí. No recuerdo la fecha exacta, pero sí que fue en los alrededores de navidades.

Alguien sensato habría dejado bachillerato y habría empezado de nuevo en ciencias. Pero al contrario que al resto del centenar de alumnos matriculados en 1º de Bachillerato en mi exinstituto, a mí me iba bien, y me parecía una soberana tontería dejarlo. Además, que yo fuera "de ciencias" no significa necesariamente que no me gustasen mis asignaturas de sociales.

El caso, que sin saber qué iba a ser de mí, tiré pa'lante. Durante mucho tiempo estuve barajando la idea de estudiar Traducción en interpretación. Pero decidí que los idiomas son formación complementaria, no una profesión para mí. Descartada esa idea, vagué un poco a la deriva.

Pero se iba acercando el momento: ¿qué iba a hacer con mi vida? Estudiar una carrera era incuestionable, pues desde que entré en párvulos sueño con la universidad (cada loco con su tema). Y empezaron las preguntas:
"¿Qué te gusta hacer?" Leer: Filología hispánica (¿y ser profesora de instituto? no), Bibliotecaria (me gusta leer, no ver los forros de los libros ni archivarlos), ¿Escritora? (del arte no se vive), ¿crítica? (no tengo tanta cara), Periodismo (¡que no tengo tanta cara para vivir de lo que hacen los demás!); en fin, descartado. Dormir. Comer. El cine: Telecom (mucha peña y poco trabajo para no tener tanta vocación).

Pensando, pensando, encontré algo que me encantaba: La Fórmula 1. Wuau. Desde el momento en que me entró en la cabeza, me vi a mí misma asistiendo a todas las carreras, viajando, conociendo mil personas, mil lugares,... Vi el mundo abierto ante mí. Pero claro, si quieres pintar algo en la F1, debes ser ingeniero. Me dije que no, que detrás de los coches y los circuitos, hay millones de euros que tiene que mover alguien, pues al fin y al cabo son enormes empresas que necesitan una labor administrativa.

Y lo cierto es que me convencí. Creí firmemente que lo que debía hacer era estudiar Administración y Dirección de Empresas para así, con suerte, poder trabajar, quizás, en alguna escudería.

Pero era demasiado tarde... la idea de la ingeniería había entrado en mí. Me llamé tonta, loca idiota... ¿cómo iba a pretender estudiar una ingeniería sin saber nada de física, matemáticas y dibujo técnico? Pero la solución era mi tío, que es físico electrónico y podría haberme preparado este verano.

No, no, no... era una locura. Llevaba tres años sin dar física: ¿cómo iba a saber yo si me gusta la física o el dibujo técnico? ¡No sabía nada! Yo sólo me veía en las instalaciones de HRT, sobre planos inmensos y viendo cómo una idea se transformaba en realidad; o, con más acción, en cada carrera dándole vueltas a una palanquita para que dentro de la máquina hubiera un cambio de unos milímetros que marcara la diferencia de unas milésimas, suficientes para ganar una carrera,... No, yo sólo soñaba con las imágenes del televisor, sin saber qué conllevaban. Era una locura. No.

Así que, sin motivación ninguna, hice selectividad sin habérmelo tomado muy en serio, sabiendo que iría sobrada para entrar en ADE. Y sí, saqué un 9'2 y directamente estaba dentro. Pero de primera opción había puesto la conjunta de ADE + Derecho, aun sabiendo que no entraría porque la nota es muy superior. Pero la verdad es que no tenía muchas ganas, pues si de verdad hubiera querido estudiar esa carrera, podría haberlo solicitado en la universidad de al lado, que tiene una nota mucho menor.

Total, que como estaba en lista de espera para mi primera opción, simplemente le di a reservar plaza y esperé a la segunda adjudicación. Tampoco entré en ésta. Lo que es más, quedé en el puesto 121, habiendo sólo 120 plazas para esa carrera. Osea, que tendrían que rechazar la plaza todos los que estaban dentro y aun así no entraría. Pero como tampoco tenía nada que perder, le di otra vez a reservar plaza y aquí estoy esperando al viernes para ver la tercera y última adjudicación de la primera fase.

Pero la idea de la ingeniería mecánica a vuelto a mí. Fíjate, ni siquiera sé si es la correcta. Hombre, sé que la aerodinámica sí, pero en esa ni sueño (tenía un 11 y pico, ¿no?).

¿Cómo expresar mi dilema?

Yo sí me veo dentro de un mes estudiando ADE. La economía me parece interesante, de algún modo. Además es la más adecuada para mí, pues es la más "científica" de todas las sociales. Pero no siento vocación ninguna. ¡Aún no he empezado y ya estoy pensando en qué voy a estudiar cuando la termine! Porque claro, saber que voy a tener trabajo seguro con 22 años, me obliga a plantearme en qué voy a dedicar mi tiempo. ¿Cómo puedo soportar la idea de estudiar una carrera que ya estoy pensando en terminar, sin disfrutar nada por medio? Precisamente, fue barajando esas ideas que volví a pensar en ingeniería. En realidad estaba pensando en esas carreras tan bonitas que no sirven para nada, como historia, filología, sociología,... Pero el caso, ¿qué iba a hacer yo estudiando empresariales? ¿Para qué? ¿Para que en el mejor de los casos llegara a ser directora de una sucursal de un banco? ¿Tirarme toda mi vida en un banco? Suena demasiado aburrido si lo comparamos a la ensoñación anterior.

En cambio estudiar una ingeniería... es que es una locura. Hay demasiados contras. A mí no me asusta estudiar. Siempre he tenido unas notazas que en los últimos tiempos han bajado por pura vaguedad. Sé que sería capaz de ponerme al día y sé que tengo a mi tío para ayudarme y que, en realidad, a él le haría muy feliz hacerlo. ¡Pero es una locura! ¡¿Cuántos casos de gente de sociales que se hayan metido a una ingeniería y hayan terminado conoces?! Si de por sí las ingenierías son carreras que terminan, con suerte, el 10% de la gente, que se hacen cada año en dos,... En realidad mi mayor temor es que no me guste. Yo creo que sí, porque no es sólo que "se me de bien", sino que siempre he mostrado interés por ese tipo de cosas. Pero...

El mayor pero, es que dependo de unas becas que me exigen un mínimo de aprobados. Osea, que si decidiera abandonar el curso a la mitad, la perdería para siempre y ya el resto dependería de mi vacío bolsillo.

¡Es que yo lo veo! ¡Yo me veo echando la matrícula para ingeniería mecánica! ¡Pero es una locura!

¿Qué hago?

¡¡Por favor, aconsejadme!! Estoy en un sinvivir, porque no sé que hacer con mi vida. Sé que sólo tengo 18 años y muchos más por delante,... pero tengo tanto miedo a equivocarme.

Uff. Si supieras las ganas que tengo de echarme a llorar.

3 comentarios:

  1. Hola Saskia!!
    ¡Vaya preocupación que llevas encima!
    Yo creo que deberías hacer lo que mas te gusta, ¿que es la ingeniería? pues ánimo y a por ella, de locura nada; no te debes dejar llevar por aquellos porcentajes que dicen que "solo el no sé que % se gradua en ingeniería" tú puedes estar dentro de este tanto % porque si te gusta y te apasiona lo que haces, ¡puedes conseguir muchos logros y llegar muy muy alto, hasta donde tú quieras, desees y puedas!
    Uno tiene que perseguir aquello que quiere por que echando una mirada al futuro... ¿te gustaría trabajar el resto de tu vida en algo que no te gusta de verdad? Lucha por ello, y si no lo consigues pues ve a la siguiente opción y si pasado un año no te gusta, siempre tienes la opción de cambiarte de carrera al año siguiente.

    Bueno, ese es mi consejo :) espero haberte ayudado.
    PD: hoy parece que ha vuelto la F1 jeje

    Saludos,
    Susan

    ResponderEliminar
  2. Uff, veo que estás en un momento difícil.
    A ver, esto de elegir carrera es de lo más angustiante y lo más difícil que te puedes encontrar, y es normal no tenerlo claro y empezar a plantearse las cosas desde el principio. Y es bueno, porque sólo así uno llega a ser sincero con uno mismo. Yo creo que si la idea de la ingeniería ha surgido con tanta fuerza es porque es algo que te gustaría de verdad. No sé si estoy dando un consejo demasiado a lo loco, pero para este tipo de decisiones es mejor guiarse por lo que a uno de verdad le entusiasma, porque no hay nada peor que dedicarle uno de los mejores periodos de tu vida a algo que no te llena.
    Por supuesto que va a ser muy jodido y que seguramente vas a tener que ponerte las pilas y trabajar el doble que otras personas para ponerte al día, pero no es imposible. No serías la primera persona que ha estudiado bachiller de letras (o incluso desde antes de bachiller) y ha terminado una carrera de ciencias. Una parte importante es el empeño que le pongas. Además, ten en cuenta que lo que estudias en el instituto es una base, nada más.
    Pero bueno, también está el tema de la beca. Ahí ya no puedo entrar porque no conozco tu situación exacta, pero también es bueno plantearse qué es lo peor que podría pasar y cuales serían las consecuencias.
    En fin, espero que mi tocho no te lie todavía más. Y de verdad que espero que te vaya bien con la decisión; elijas lo que elijas, p'alante y a disfrutarlo. Y si no, siempre hay oportunidad de rectificar. ¡Muchísima suerte! ^^

    ResponderEliminar
  3. No estás loca, solo estás hecha un poco un lío, y es normal porque elegir qué carrera quieres estudiar, a qué quieres dedicar el resto de tu vida, es una decisión muy difícil. Es más, siempre me ha parecido muy fuerte que a los 17-18 años tengas que decidir lo que quieres hacer en los próximos 50.
    Yo te aconsejaría que te preguntes a ti misma qué cosas son las que te interesas, cosas que a ti te gusta leer para aprender, pero por placer. Me explico, a mi me encanta leer artículos sobre el universo, agujeros negros, estrellas y demás, aunque sea lectura de nivel avanzado, pero me interesa un montón.
    Si tu te identificas con esto con la F1, por ejemplo, yo te aconsejo que vayas por ahi y estudies una ingeniería. Si se te diesen mal las ciencias y los números ya sería una locura, pero...tú misma has dicho que se te daban muy bien!
    Estoy segura que si le pones esfuerzo y empeño a ello, conseguirás sacarte la carrera, aunque al principio te cueste un poco más por haber ido por otro camino en Bac. Pero no hay nada imposible, recuérdalo.
    Yo iría por la ingeniería fijo, pero esa es mi opinión, y te lo dice alguien que va a hacer ing. química y a quien las letras no le gustan para nada xD Bueno, yo en realidad haría prácticamente cualquier ingeniería, pero cogí la química porque...pues no se, sinceramente, me dio la venada por ahí. Tampoco estoy yo muy segura de haber elegido correctamente, ahora me entran dudas de si debería haber cogido ingeniería industrial, física o incluso informática. Pero, ¿sabes qué? creo que es inevitable que te entren dudas; y es más, creo que tampoco hay una única carrera que sea la correcta para ti, sino varias. En tu caso, por ej, podría ser ADE o ing. mecánica. Pero si dices que no sientes vocación ninguna por ADE... creo que está claro lo que realmente deseas.
    Espero no haberte liado aún más y que te haya ayudado un poquito :)
    PD: tampoco es que yo sea modelo a seguir, a mi me encanta la astrofísica y no la voy a estudiar (aunque el porqué es otro cantar: o la coges en Canarias o estudias física en cualquier lado pero lo único que das de astrofísica será el último año y de pasada)

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)