miércoles, 13 de julio de 2011

Un vistazo a "El cultural" (suplemento de El Mundo)

ATENCIÓN: este post contiene una mala interpretación de un artículo de Ignacio Echevarría. No lo voy a cambiar porque el tipo me sigue cayendo fatal y me hace gracia meterme con él. Pido perdón por el fallo. Ya está


    Mi norma es no leer periódicos (y sus derivados). Pero al ver la palabra "libros" en una revista, mi voluntad se desvanece. Y qué horrror...
    Más concretamente, aunciaba un artículo sobre los libros este verano. Decía esto:
Libros sin clases. Órdago veraniego de las editoriales de infantil y juvenil para salvar un mal curso.
    Y ahora, una sarta de tonterías... Yo no sé en qué mundo vive Daniel Arjona, pero no en el de internet. Yo sigo algunos blogs que hablan básicamente de libros, y no sigo más porque se repiten. Uno tras otro, la red está infestada de las mismas portadas y los mismos autores, conque, siguiendo cinco o seis variados, con suficiente diferencia entre sus autores, puedo saber, más o menos, cómo va la cosa (aunque me interesen muy poco realmente los libros sobre los que hablan, porque todos me parecen iguales). Pues bien, de toooda la cantidad de autores del artículo, sólo he reconocido a cuatro: Serra i Fabra, Ana Alonso y Javier Peligrín (contados como uno) Albert Espinosa y Laura Gallego (pero muy de pasada). Y además remencionaban a Harry Potter (que resulta que, como ya lo tiene todo el mundo, pues se ha dejado de vender, que la gallina de los huevos de oro se ha ido). Lo que quiero dejar claro es que el tal Arjona ha dicho cosas en las que he encontrado poca realidad y muuuucha tontería. ¡Ah! Y muchas palabras raras fácilmente sustituibles por otras de más habitual uso. Pero, en realidad, sobre el tema este, no me echo mucha cuenta porque la probabilidad de que sea yo la equivocada es alta (pero eso no aumenta la credibilidad de El Mundo).
    Después también viene algo sobre Unamuno, de quien Santos Sanz Villanueva habla como si fuese un principiante con talento.

    Pero hoy, dejando que se me pasase la indignación y tras varios días, he vuelto a cogerlo. Lo he visto ahí en la mesa, con ese dibujo tan bonito de ¿acuarelas? y me he dicho: "Venga, dale otra oportunidad". Craso error. Tras leer el primer párrafo lo he aporreado contra la mesa y pedido un mechero para quemarlo.

    Semanas atrás, con motivo de su número 1000, el suplemento cultural de ABC, publicó una encuesta sobre "los títulos fundamentales del siglo XXI" (www.abc.es/especiales/20-anos-1000-numeros/index.html). La encuesta consultaba a "veinticinco de los más destacados escritores actuales", se sobreentendía que en lengua española y residentes en España (casos de Rodríguez Fresán y Juan Gabriel Vásquez, los únicos latinoamericanos). De sus respuestas se supone que cabía hacerse una idea representativa de lo que en general leen y aplauden los actuales escritores españoles (y escritoras, aunque sólo sean tres la consultadas). Me propongo, en atención a los resultados, deducir una pocas observaciones.

   Todo literalmente (faltas gramaticales incluidas).
   Hay cinco cosas en ese texto que están mal (a parte de las faltas).

  • Empezamos por "ABC", que es malo de por sí. 
  • Seguimos con "siglo XXI". El ver "siglo" con toda sus letras ya nos indica que el artículo estará lleno de "relleno".  Pero fijaos en el contexto: "lo más del siglo XXI". ¿Nadie más se ha dado cuenta de que llevamos tan sólo once años de siglo? ¿O es que el señor Igancio Echevarría tiene una bola mágica y ya sabe que el resto del siglo se rige por estos once años? ¿O es que es cierto que el mundo se acaba el año que viene? Que pesaítos se ponen con "lo mejor de este siglo". Ya tenemos coche del siglo, canción del siglo, obra del siglo, crisis del siglo, fiesta del siglo, gilipollez del siglo,... ¿Alguien sugiere más?
  • "Veinticinco". En estos momento es cuando una servidora se siente poderosa, se siente Sherlock Holmes (no por lo de la drogadicción, sino por lo de, a partir de una milésima parte, deducir el total). Puedo afirmar con bastante seguridad que Echevarría no ha estudiado Estadística. Querido, si querías alguna credibilidad, tendrías que haber suprimido lo de "veinticinco" ¿Sólo yo opino que es una muestra un tanto pequeña?
  • "Más destacados escritores actuales". ¿Según quién? Excepto a Juan Marsé (de quien sólo he oído el nombre) yo no conozco a ninguno de los nombrados (aunque creo, me suena, el tal Zúñiga, pero no sé si es por saber de él como escritor o por el libro ese de "Yo Robinson Sánchez, habiendo naufragado", de Eliacer Cansino). Destacados... ya, claro,... Aunque, dando alguna licencia, puede ser que se traten de autores de una literatura ajena a mí. Pero ni aun así.
  • Y por último, la patada final a la credibilidad del autor: "y escritoras". No entiendo la moda ésta de incluir el femenino aparte del masculino (estilo padres y madres, alumnos/as,... que no hacen más que provocar fallos en el texto; ¿alguien me puede decir qué hacemos con "taxista"?). Cuando dice "escritores" yo puedo deducir que también se incluyen mujeres, porque el castellano es así, porque el masculino alberga el femenino, y punto. "Es que el castellano es una lengua muy machista". Pues sí, qué le vamos a hacer, el castellano tiene más años que el feminismo y yo lo asumo, porque no me perjudica.¿Y qué tiene que ver esto con la credibilidad? Pues que mientras más culta sea una persona, menos cuenta le echa a estas modas sin sentido. Si al menos fuese un cambio necesario (como no le faltan a este idioma). 
   Éste último punto se puede complementar con otras cosas por el estilo a lo largo del texto. Y podrás pensar: ¿Y ésto se merece, según tú, ser quemado? Pues sí, qué quieres que te diga.
   Y hay más rosas: califica a "sus escritores destacados" gente de gustos de "lector medio más o menos culto" (:S) e incluso llama reiteradamente despistado a uno de ellos (Longares).
   Pero el remate final es éste:

   Si esto es lo que una representación de "destacados escritores actuales" da por más relevante de la literatura mundial en los últimos once años, no hay muchos motivos, se diría, para esperar que su propia literatura nos brinde demasiadas sorpresas ni menos aún genuinas novedades en al menos los once años venideros.
   No es difícil imaginar qué lodos pueden salir de estos polvos.

   En este momento no sabía si reír o llorar. Osea, que como sus "escritores destacados" no tienen los mismos gusto que él, son malos y lo van a seguir siendo. Yo me quedo flipada. A esto se le llama rellenar páginas. Espero que Echevarría no pretenda marcar un antes y un después en la historia de la crítica literaria, porque anda que...



  Pero, ¿sabéis qué? Que no me importa nada ahora mismo. Nada puede hacerme infeliz en estos momentos, porque... ¡¡¡Tengo internet en mi casaaaa!!! ¿Se puede ser más feliz? ¡Ah!, y me han aceptado del tirón en la segunda opción (lo sabía, no me ha sorprendido).

¡Seguiré por aquí a menudo, wuajaja!

1 comentario:

  1. Yo también he leído el artículo ese y...vaya cagada por parte del autor, sinceramente xD
    Ah y yo he sido capaz de reconocer a 3 autores de todos los que había ahí, o sea, aún menos que tú xD Qué desastre jaja!
    Por cierto, coincido completamente contigo en lo de la gran tontería que es poner constantemente "estimados/as alumnos/as"...Que sí, que ya sabemos que lo hacen para que haya igualdad y todo ese rollo, pero...no es necesario. De hecho, es absurdo. Hay que ser muy sensible para ofenderte si alguien pone "escritores" y no pone después "escritoras"...que ya va incluído, leñe! XD
    un beso!

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)