domingo, 31 de julio de 2011

Para leer recomiendo: "Posdata: te amo" de Cecelia Ahern

 Llevo treinta y nueve días de pseudovacaciones. De todos ellos sólo hay uno en el que no me he levantado de mal humor. Este día fue el 29. La cosa fue muy... El caso es que me levanté a los gritos "date prisa que llegamos tarde", como todos los días, sobre las ocho y media de la mañana. Entonces, me senté en mi cama y de sopetón me vino a la mente esta frase: "Hay que ver qué dos novelas más bonitas me estoy leyendo". Y el buen humor me duró bastantes horas. Todo un récord.

 El problema es que "Posdata: te amo" tan sólo me ha durado tres días. Bien, empecemos.

 ¿De qué va "PD: te amo"? Va de una mujer joven que, estando enamoradísima de su marido, se queda viuda.
 Uuuu, qué triste, ¿no? ¿Va de penurias? Sí y no. En esta novela se mezcla el dulce y el amargo de modo que ni el primero nos empalaga ni el segundo nos hace odiar la historia. Creo que la cantidad de ambos es adecuada.
 Vale. ¿Qué más, aparte? Aparte... yo qué sé... Vamos viendo cómo interactúa la muchacha en su nueva situación, con sus amigos y familiares. Y hay muchas escenas graciosísimas.
 ¿Y ya está? ¿No tienes nada más que ofrecerme? Sí... Es que en verdad, toda la trama se desarrolla a través de una cosa que no quiero contar, porque es lo más chuli. Pero, en fin: resulta que el marido de ella (que por cierto se llama Holly), antes de morir, en su agonía, preparó un sobre que le llegaría a ella después de su muerte (de ahí lo de "PD: te amo"). ¡Es que no quiero decir más! Hay que descubrirlo.
 Mmm, parece interesante. ¿Está bien? Sí. Tiene un ritmo ágil (recuerda: tres días, y trabajo por la mañana y por la noche) y situaciones muy divertidas. Se desarrolla en Irlanda.
 Venga, suelta los peros. Principalmente dos: de algún modo, el estilo de la narración me ha hecho los personajes pocos naturales y por eso no han llegado a ser "personas", aunque están más o menos bien definidos; lo otro es que se repite mucho la frase "era la primera vez que me reía de verdad/que estaba alegre/que era feliz". Simplemente he observado que algunas "primeras veces" ya habían ocurrido en capítulos anteriores.
 En conclusión. Es una novela muy bonita, ligera y nos hace pensar (y mí me hizo pensar mucho) sobre la vida, lo efímera e injusta que puede llegar a ser. Vemos un proceso, un cambio progresivo... o no, vemos una historia que no avanza, que es siempre lo mismo, que sólo leemos para saber qué pasa el siguiente capítulo, sin importarnos lo que ha ocurrido en el anterior, porque es lo mismo. Es decir, que, sobretodo, es ambigua: da lugar a muchas interpretaciones.
 ¿Algo más que añadir? Sí: mi personaje favorito es Gerry.

 A mí me la recomendó una compañera de mi exinstituto (qué bien suena), que me ha demostrado tener buen ojo para decidir qué leer y qué recomendar. De hecho, en cuanto termine con Momo, seguiré su sugerencia y leeré "Como agua para chocolate".

 Tengo entendido que han hecho una película sobre esta novela. Pero no la veré. Se acabó. Las película basadas en novelas se acabaron para mí. No me volveré a llevar esas decepciones.

 Y para terminar con algo desagradable: (buscad el vídeo... o mejor no)



 ¡A ver si volvéis ya de vacaciones, que me aburro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)