sábado, 9 de julio de 2011

La abadía de Northanger (película de 2007)

 

     Pues ya la he visto.
    Yo opino que no está mal. En algunas partes se ha mostrado muy fiel y en otras no tanto; en algunas cosas a superado a su predecesora y en otras a perdido.



    En primer lugar, me parece importante criticar el guión de la protagonista, Catherine: al no reforzarse la idea de la inocencia de la muchacha, más parece tonta (que lo es) que lo otro. No inocente de haber recorrido poco mundo, sino de pureza de mente, de incapacidad para pensar mal de las posibles intenciones de otras personas.
    ¿Y cómo iban a recalcar más la inocencia de ella? ¿Poniéndole una cara más joven y más diálogos enternecedores? No. Yo creo que lo que sobra son esas escena medio eróticas: una chica inocente no lee novelas góticas y después, en sus sueños, tiene orgasmos ¿?

    En los decorados tengo un conflicto: en unas escenas, la peli del 2007 gana (la abadía, la casa de los Morlan, algunos paisajes,...), y en otras, gana la del 86 (la ciudad de Bath, otros paisajes, etc.). Los trajes me tienen que gustar más los de la más reciente, porque... bueno, porque supongo que adaptan la moda de entonces a la de ahora de forma que sin salir de entonces, sea aceptada en los gustos de ahora.
     Algo que cabe destacar, es la banda sonora. No porque sea buena, sino porque, en contraste con la anterior, hay un cambio tan grandioso....
    Y poco más, la verdad. Ya dije en el comentario de la novela que no era una gran historia, por lo que si le quitamos la pluma de Austen, la cosa decae.

    Y ahora pasemos a un análisis más exhaustivo de los personajes:


Catherine es interpretada por Felicity Jones. En esta ocasión la vemos más normal que en la película anterior. Destacaría la actuación de la actriz, quien no lo ha hecho nada mal; sin embargo, considero fácil el papel (mostrarse soñadora, extrañada y sorprendida, básicamente). ¡Ah! Y vaya poderosa mierda de dobladora. Ya me he encontrado antes con ella y no sé quién es, pero ya me encargaré de que se quede muda.


Henry Tilney no me puede caer bien. Para empezar, es clérigo. Encima es inteligente, lo que agrava más lo de clérigo. Después, resulta que acaba con la corta de entendederas de Cathy (¿sabéis que la palabra spoiler significa "alerón"?), con que es más despreciable. Lo de pedante, yo lo respeto, porque si puede, ¿por qué no? Pero no me vale que sea pedante delante de Cath, que es bajar mucho el listón. Que sí, que será buena chica, pero en una batalla intelectual, pierde. Extenso etcétera. Su guión no está exento de fallos pero tampoco hay cosas que no sean imperdonables. Me dolió un poco eso del "roce en la cara", pero bueno, había que darle más toques comerciales, es comprensible. En cuanto al actor, J. J. Feild, no le he visto muchos fallos salvo (es absolutamente imposible que yo no vea algún fallo en cualquier cosa) falta de arrogancia en algunos puntos. Más que arrogancia, altanería. Vale, son palabras muy sinónimas y a lo mejor no veis la diferencia (para mí la tiene). Me refiero a que, sobretodo al principio, Tilney es un hombre extraño (hablando desde el punto de vista de la novela), de quien no sabes exactamente las intenciones. No sabes si se ríe con o de, si todo para él es juego o si cada paso le puede ofender. Y esto se ha visto en la película, pero a veces, demasiado de soslayo.

   Me he pasado toda la película, cada vez que ésta mujer entraba en escena, pensando en quién era. De qué me sonaba. La había visto antes, pero, ¿dónde? Me dije que en Orgullo y Prejuicio, pero me quité la idea de la cabeza no sé muy bien por qué. Pero sí, finalmente, esta actriz, Carey Mulligan, también hizo de Kitty en la mencionada película. Y, joder, vaya diferencia. No lo ha hecho nada, pero que nada mal. Su actuación sólo se ha visto limitada por el guión (es que, a ver, si le quitan las sutilezas de Austen, esto se cae, se cae en picado). Y... pufff, poco más cabe destacar. Por supuesto su escena en la cama SOBRA. Eso ha sido una licencia del director que vaya, vaya... ¿He mencionado que hace de Isabella Thorpe? No le encuentro tacha memorable; sin embargo, no se impone a la anterior, pues Cassie Stuart me pareció magnífica. Empatadas.

    Os presento a William Beck. Un adecuado John Thorpe. Nada memorable excepto su cara de malo. Tanto, que en cuanto lo vi pensé "¿No ha salido éste en algún capítulo de Embrujadas?". Y me quedaré con la duda. Y nada que mencionar.




    Y nadie así que llame la atención. La verdad es que la peli pasa sin pena ni gloria. No se merece el calificativo de mala, pero no se puede evitar notar que es una película de serie B. Recuerdo que quería comentar algo más, pero se me ha olvidado, para variar.



    Pero, ¿en definitiva, qué? En definitiva es fiel a la novela. No por su contenido literal ni por una representación calcada de los personajes; simplemente creo que quien vea la película puede hacerse una idea bastante aproximada de la novela. Y lo más importante, es que realmente hemos visto una crítica: a las novelas góticas, a las ensoñaciones, a querer vivir en la realidad sin seguir las normas de la realidad, a levantar demasiado los pies del suelo,... Aunque, a mí, de nada me ha servido: sigo creyendo en mi capacidad para vivir siempre entre mis dos realidades (la general y la propia).



Y, amigos, esto es todo hasta mañana, cuando me ponga a criticar Mansfield Park de forma... creo que no, que me contendré. Aunque, quién sabe...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)