domingo, 19 de junio de 2011

Yo y selectividad (la burra delante para que no se espante)

     Llevo días debatiendo conmigo. Cada vez más me doy cuenta de que solo escribo tonterías. Sí, mis tonterías; pero que sean mías no hace que deje de verlas como tal. No es que quiera imponerme a mí misma escribir cosas importantes o que desee llegar a ser trascendental... o que quiera dar algún tipo de imagen determinado. Es sólo que no puedo parar de llamarme vacua, pueril... insustancial cuando me pongo delante de la pantalla o de una hoja en blanco y me dispongo a escribir sobre lo que YO opino, las experiencias que YO tengo, lo que YO pienso,... cuando YO no importo más que a mí, cuando YO no es nada al lado del resto del mundo. No puedo evitar llamarme idiota cuando en vez de escribir sobre cosas importantes me pongo a opinar sobre cosas insustanciales.
     Plateando: la lista de sucesos que se resumen en un telediario. Me tengo autoimpuesto no ver la televisión y, si acaso, sólo películas y dibujos animados. Pero no puedo evitar esos tiempos muertos en los que el sillón te impide marchar y empiezas a zapear. Puede que sólo sea casualidad, pero siempre paso por encima de la cadena cuando el político de marras, el periodista de derechas, el capullo de turno,... dice las palabras justas para cabrearme.
     Plateando más (lo de antes no ha salido bien). Yo estoy bastante puesta en política (no mucho, lo suficiente para saber en qué mundo vivo y qué hacen conmigo). No por que quiera (es más, lo eludo, pero no funciona). Y no puedo evitar enervarme al ver las... gilipolleces que hacen y dicen TODOS los días sin faltar a uno. Es que es tan... absolutamente increíble, tan absurdo que... No tengo palabras; voy a empezar a consultar un diccionario porque está visto que mi mente no está por ayudar.
     Sinónimos de absurdo: irracional, incoherente, descabellado, insensato, ilógico, disparatado, necio,  incongruente, chocante, contradictorio, impensable, inconcebible, inconsistente, indefendible, infundado, insostenible, inverosímil,...Y aún me sigue pareciendo poca toda esta retahíla de palabras, en su significado común más sus diferentes matices. Al escuchar lo que exponen, se siente un dolor de cabeza perfectamente comprensible: primero se cae el pilar de la lógica. No es fácil para un cerebro acostumbrado a unos mínimos principios comprender que ahora eso de "no contradicción" es cosa del pasado. O  que aquello de "todo el que sepa qué es todo y qué es parte, llegará a la conclusión de que el todo es mayor que la parte" (o algo por el estilo) ya no sirve. Es algo así como cuando alguien dijo que el Sol no giraba al rededor de la Tierra, sino que es la Tierra la que gira al rededor del Sol. Pues es lo mismo, ahora la lógica no sigue los mandamientos antiguos (ya no se estudiará a Aristóteles en los institutos, pasará a filósofo de tercera y le pondrán un monigote a su cara en "La escuela de Atenas") y hasta que nos acostumbremos nos causará dolor de cabeza.
     A este sentimiento de incoherencia se le añade indignación. De este modo se va formando una jaqueca de concurso. De ésta me salen menos sinónimos: ira, enfado, cabreo, enfado, cólera. Mmm estos no son sinónimos de indignación. Voy a buscar en otra página. Pues no, no viene nada; pero de todas formas creo que la palabra sola tiene capacidad para albergar el suficiente grado de significado que requiero: el máximo. Indignación, ¿por qué? Por todo. Por que gente absurda tenga tanto poder en sus manos, por que ese poder sea el de manejar las vidas de millones de personas, por que les importe tan poco, por que, siendo idiotas hayan llegado más lejos que gente inteligente, por que no paren de equivocarse una y otra vez, por que se pongan a pelearse como en un patio, solo que ese patio sea mi Parlamento, por que se rían en nuestras caras,... Y es que es así: cuando salen con sus discursos, en realidad se están riendo de nosotros... o verdaderamente son deficientes mentales. Y los periodistas... pufff. Asco. Espera, esto en un punto y aparte:
     Asco: repugnancia, repulsión, asquerosidad, aversión, odio, animadversión, grima, desagrado, aborrecimiento, hastío, desapego, antipatía, tirria, manía, disgusto, desazón, náusea, arcada, basca, vahído, vómito. No conocía la palabra basca. "Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo". Este tercer sentimiento se produce primero, claro, en la cabeza; pero por su naturaleza, baja al estómago. Es totalmente asqueroso lo que dicen los periodistas. El caso más reciente que recuerdo es el de uno que estaba en los Desayunos de la 1 diciendo algo así como "las protestas de los del 15M serán legales, serán legítimas, pero no son democráticas". La pregunta es: ¿llorar o reír? Cumple lo de incoherente, lo de indignante y, si llegamos a la conclusión de que está hablando en serio, asqueroso. Podríamos pensar que trataba de hacer una paradoja, en cuyo caso debería haberlo explicado tras dos segundos de silencio; en vez de eso, repitió lo dicho y la presentadora (que optó por reír) cambió de tema. Esto es peor mientras más de derechas es la cadena (una vez pasé por 13 y casi me da un patatús). Los periodistas son unos tipejos que viven de lo que hacen los demás y dan su opinión como hago yo (con la diferencia del pastón que se embolsillan ellos). Dicen cosas a cada cual más disparatada. Lo malo de este asunto es que ellos son el intermediario entre lo que hacen/dicen los titiriteros y nosotros, los títeres. De modo que se convierten en cómplices y con tanto poder manejador como los otros. Y toda esta red es... vomitiva, aborrecible. 


     Extenso, largo, interminable e infinito etcétera.


     Por todo esto, me enfado conmigo por ponerme a contar mis insignificantes exámenes. Me río de mí por pretender escribir sobre cosas triviales cuando mi mente está llena de hastío e ira. Me llamo insulsa por estar desilusionada al ver que se me ha caído el mito de sir Arthur Conan Doyle, quien ha resultado ser un escritor bastante deficiente.


     El título de la entrada no está equivocado. Lo de antes era una introducción, una compensación a mí misma... un bulo, en realidad.


     Me habían hablado de selectividad como "la experiencia más agobiante de tu vida, incomparable a cualquier otra". Me habían contado ataques de histeria en mitad de un examen. Me habían dicho que era muy difícil aprobar (pero esto ya hace años). Vamos, que yo me imaginaba chocazos contra la pared, llantos, una gran extensión de jorobados mirando sus apuntes una vez más. Tenía la ilusión de conocer el olor puro del sufrimiento. 
     Además me había imaginado a mí misma horas y horas y horas y horas encerrada en mi habitación, una tras otra, parando sólo para las funciones vitales.
     En cambio, me lo he tomado con una tranquilidad preocupante. Osea, que estudié poquísimo. Me aburría soberanamente volver a estudiar lo que ya estudié en su día. Además, se habían pasado todo el año diciéndome que los exámenes eran facilísimos de la muerte. Así que nada, tan sólo repasé un poco y de vez en cuando sentía algún remordimiento por no estar esforzándome. Pero claro, como no tengo idea de qué voy a estudiar, pues no tengo una nota a la que aspirar (antes sí, pero cambié de idea hace cosa de un mes más o menos).
    Total, que tranquila y sin apenas haber estudiado, llegué a la ETS de Ingeniería Informática (es que me encanta cómo suena) y me encontré con un montón de chavales alborotados, tranquilos, charlando, mirando en qué aula tenían que hacer su examen, comentando qué había sido de ellos durante esas dos semanas de encierro, preguntando "oye, y tú, ¿qué opción vas a coger? ¿Caemos juntos? ¿Cómo has venido? ¿Cómo te vas? ¿Al salir en la cafetería? ¿Qué toca después?". Y tranquilos. Algo impacientes y con la expectación del qué van a preguntar. Claro, yo al ver aquello me acerqué a secretaría y pedí que me devolvieran el dinero, que allí no había chocazos.
     Pero mereció la pena cuando vi a una que estaba sentada a mi lado en el examen de Filosofía sacarse una chuleta del bolsillo detrás del profesor. La chavala era descaraísima. Lo he visto peor, pero en otro contexto. Me quedé alucinada. Peor fue una hora después, cuando viendo la cara que tenía el que estaba a mi lado, me puse en una extraña postura tal que él pudiera copiarse de mi examen de inglés enterito. Al día siguiente, yo misma, dudando entre la autoría de un cuadro, le pregunté a la de al lado de quién era (maldito Zurbarán). Cuando salí del examen desearía haber recordado su cara para darle las gracias de forma más efusiva que aquel susurro que lo mismo que "gracias" podría haber sido cualquier otra cosa. Y el culmen fue unas horas más tarde, al no estar segura de si nos iban a dar la tabla de la distribución normal, me la llevé al examen por si acaso. Al ver que sí la daban, doblé mi hoja por la mitad y la coloqué encima de la mesa... En ningún momento miraron de qué se trataba y ni se procuparon por él. Podría haber sido un resumen de todo el curso. No se percataron. Increíble. Al día siguiente, al entrar en mi último examen, reparé en que cada vez que había entrado en alguno miraban el carnet y comprobaban si los datos coincidían con los de la hoja... pero no me miraban a la cara. Podría haber pedido a alguien que los hiciera por mí y no habría habido ningún problema.
     Y claro, como es natural, todo este párrafo me hace pensar en los telediarios de años atrás, cuando hablaban de cámaras y pinganillos color carne. Para qué tanta sofisticación. Pero sobretodo, en quien pensé fue en el capullo que pillaron hace dos años, cuando saltó la noticia aquella de que la Universidad de Sevilla se estaba planteando si, en vez de suspender directamente al chaval, primero lo iban a someter a comité o algo así. Yo solo pienso en el muchacho, en cómo pudo ser tan tonto. Qué narices habría hecho para que lo pillaran. ¿Cantarlo en mitad del aula? ¿Tenía algún tic nervioso?


Y nada, lo dejo que me tengo que ir. Ahora toca esperar hasta el miércoles.


Nos vemos,


Saskia


     



5 comentarios:

  1. Humm tengo tantas cosas que decir, que no sé por dónde empezar xD Veamos:
    En primer lugar, sobre los políticos que tenemos en España, tengo que decir que estoy de acuerdo contigo, son todos unos inútiles. Lo único que les importa es llegar al poder, pero no por un buen fin, para mejorar esta sociedad, no, sino para cobrar un buen sueldo. Por otro lado ¿como es posible que lleguen a puestos políticos gente que sólo tiene el bachillerato?Lo siento por los que no se les dé bien estudiar, pero yo quiero que los que me gobiernen a mi y a mi país sepan lo que están haciendo, que tengan unos estudios, que hayan currado para llegar ahí, y que utilicen el poder de forma inteligente y coherente. Porque luego sino pasa lo que dijiste tú, que idiotas llegan más lejos que gente inteligente. ¿Dónde está el modelo a seguir? Y eso ya sin meternos en el tema de la corrupción...
    En segundo lugar, sobre la Selectividad, me alegro que te fuera bien :) Yo también flipé, pero bien, de lo fácil que es copiar. En el 1º examen yo creía que serían profesores muy estrictos, que como te viesen estirar el cuello por poco te echaban...Y, comprobado, no. Tengo que admitir que, en vistas de la desorganización que había (por cierto, a mi el carnet me lo miraron al entrar al aula en el 1º examen, y para el resto de exámenes no lo volvieron a mirar...) pues acabé apuntándome en la calculadora algunas fórmulas. Porque las calculadoras tampoco las revisaron. Y yo mi examen de física practicamente también me lo dejé copiar, y ya ves, si se dieron cuenta, tampoco echaron a nadie.
    Piringanillos? Por favor! Hay que ser TONTO con mayúsculas para usarlos, porque hay miles de otras formas de copiar más sencillas, y para que te pillen.
    Aunque, en cuanto a las notas, tampoco son muy generosos que digamos...yo en un par de asignaturas voy a reclamar. Aunque en filosofía tengo un 9.25, así que tampoco me quejo.
    En fin, me voy yendo que esto parece un testamento xD chaooo!!

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente me siento igual, solo que los de ciencias no eran tan descarados con las chuletas, a ver, hubo un par de personas que se pasaban el folio del examen por debajo de la mesa y otras pocas cosas, pero hubo examenes en los que era IMPOSIBLE literalmente, te miraban como un futuro asesino, de arriba a abajo, dando vueltas por la clase...que miedo xD
    Además, los datos de algunos estaban mal, como los mios, que tuve que poner mi DNI en todos los examenes y eso que comprobaban ellos mismos si los datos eran correctos...vaya cosas.

    Y las dos semanas antes de los examenes, a la 1º semana ya me lo habia estudiado todo y la 2º fue tediosa de tanto repasar lo mismo, no entiendo como amigas mias se han àsado odos los dias encerradas en la bibliotece de 9am a 11pm, es de locos...aunque la verdad es que la carrera a la que aspiro no es que tenga una nota muy alta.
    Además me esperaba a la gente nerviosa y que va, todos estaban tranquilos y serenos...que rollo! Prefería las historias aterradoras que me contaban sobre selectividad mis primos mayores y mis profesores de la ESO

    ResponderEliminar
  3. Hola Saskia!
    Primero de todo gracias por pasarte por mi blog, espero que te haya gustado =)
    Segundo...tengo tantas cosas que decir sobre lo que has escrito. Los politicos, emm ¿de verdad pueden llamarse politicos? Yo los bautizaria como mafiosos, inutiles, ignorantes y apañados... creo que es lo mejor dentro de lo malo que se les puede llamar.
    La verdad es que no reconozco en la sociedad en la que vivimos, no sé como hemos podido llegar hasta semejante punto de ignorancia y aberración. Alguien dijo una vez que los políticos son la imagen de la sociedad a la que representan, no se que decir respecto a esto, pero como tú, yo intento ver la televisíon...bueno ahora telebasura, lo menos posible. No sé si diariamente llego a verla 3h, y eso cuando hay alguna pelicula decente ¬¬ que ultimamente solo hay prensa rosa además de... prensa rosa, mas prensa rosa, más, más...ah si! y prensa rosa ... y eso si se le puede llamar prensa... motiva mucho a estudiar una carrera como es periodismo si ves a gente como por ejemplo (no dire nombres porque hay tantos...) me enferman nada más de pensar en ellos!
    ........Prefiero dejarlo ahí, pero después de la sociedad que tenemos, ¿que podemos esperar de los políticos?

    Bueno... después de esto... selectividad =? Yo tambien pensaba que iba a ser no sé, un sin vivir, un martirio, pero creo que ha sido la vez que he estudiado mas tranquila :) pero eso sí... allí te podías hacer chuletas a montón, o simplemente mirar al de al lado y el profesor (cuando yo me examiné habian 3 rondando por ahí) ni darse cuenta... la verdad es que yo fuí de lo mas tranquila y relajada ;)

    Chao!
    Besos y feliz finde

    Susan

    ResponderEliminar
  4. Uy se me olvidaba... I ♥ Linkin Park
    :P jaja
    Tengo otro blog que quizás también te guste My Pink City, mediante la Abadía de Austen puedes entrar ;) Me sirve para alejarme del siglo XVIII durante un momento y volver a la "fantástica y maravillosa" realidad que nos rodea... :)

    ResponderEliminar
  5. Ayer leí (creo que en El País) esta frase:
    Si los corruptos levantaran el vuelo, se haría de noche
    xD

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)