jueves, 14 de abril de 2011

Para que un blog tenga éxito...

Mi profesor dijo un día, al parecer (yo no estaba), que para que un blog tenga éxito:
- las entradas no debían ser muy extensas... Puff, empezamos mal.
- deben tener entre una y dos imágenes. Jeje, yo no tengo tiempo ni para robarlas, y si lo tengo, me explayo. Total, que me paso o no llego.
- Y lo primero (que yo lo he puesto lo último porque sí y punto), es que se debe saber de verdad sobre lo que se escribe. Ahí ya me ha matao.
"Saber de lo que hablo". Apenas sé sobre qué hablo y encima debo manejar el tema. Entonces más vale que lo vaya dejando, porque si de algo estoy segura es de que lo único que sé es que no sé nada, y de lo que no puedo dudar es de que dudo.
Si al menos siguiera estando orgullosa de lo que hago... pero lo poco que puedo hacer lo hago cual rayo. Y ya se sabe, (por mucho que yo no sepa nada), "vísteme despacio que llevo prisa".
Mi baúl de pensamientos está vacío, porque ya no tengo tiempo para pensar. Todo se va en esfuerzo para salir pronto del lugar de las frustraciones y en intentar descansar.
¿Conocéis la canción de "Lunes antes de almorzar,..."?
En realidad creo que debería dejar de hacerle caso a este hombre. Lo respeto mucho y le tengo en cierta estima, pero está claro que estamos lejos de pensar igual. Hoy ha dicho que sus autores preferidos son: en prosa Gabriel Miró, y en verso Góngora. No espero que conozcáis a Miró, pero Góngora sí, ¿no? ¡Góngora! ¡¿Pero hay tortura mayor que intentar entender a ese tío?! Además dijo que él, como filólogo, crea su punto de vista desde la forma. ¡Si fuera por eso no podríamos dejar títere con cabeza! Además,... *es un poco fuerte para mí,... uf, inspiro, expiro, inspiro, expiro... venga, vale, creo que ya estoy*,...: ¡tachó a Jane Austen de comida basura! (Ya antes hablé de esta metáfora) ¡Basura! ¡A Austen! Bueno, en realidad no fue así, simplemente dijo que sus libros son best-sellers, y para él este tipo de libros no valen un pimiento. Pues mire, señor profesor, para mí Góngora no pasa de ser el que se peleaba con Quevedo, y yo estoy de parte de éste último, que a él sí que se le entiende. ¿De qué sirven las palabras si no se entienden? Y mire que yo soy fan de Wilde y, entre otras, de su sentencia "Las cosas que no sirven para nada, sólo se pueden admirar; el arte no sirve para nada". Pero en este tema sí, las palabras deben servir para crear arte, y el arte para dar placer. Si en vez de eso, da dolores de cabeza, entonces apaga y vámonos. No, esto va de mal en peor; ya ha perdido otro par de puntos más.
Y todo esto lo escribo en un blog que, según su criterio, nunca leerá, en vez de decírselo a la cara... me parece que soy un poco cobarde, ¿no?

PD: A lo mejor alguien se pregunta cómo es posible que publique tan a menudo si en teoría no tengo tiempo. Respuesta: entradas programadas ;)

Ein gruss
Saskia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)