viernes, 11 de febrero de 2011

Por poco no meto la pata hasta el fondo

Hace no mucho pero sí bastante, escribí una cosa que tenía pensado publicar. Hablo más que nada de la imbecilidad que supone despreciar un estilo musical en alce de otro. Incluso, y aquí está mi error, dije que me parecía una gilipollez despotricar e indignarse por la música comercial. Menos mal que no lo hice y ahora lo pongo en un contexto diferente:

La gente se mete conmigo por la música que escucho. Esto se debe a que escucho de todo. DE TODO. Desde música clásica hasta rock, pasando por rap, jazz,... y también música comercial, ese género que todo el mundo dice despreciar. Por eso, cuando menciono algún grupo o cantante o canción de un género a alguien que se cierra en su favorito, provoco risas. O incluso dentro de un género mismo, con estas cosas raras de que la afición de un grupo es contrario a la afición de otro. Bueno, esto ocurre más que nada en los nombrados artistas comerciales. Oye, que digo un cosa, que yo quiero ser cantante comercial, porque más que ellos sólo ganas los futbolistas. Pero en fin, también hay quien se ha suicidado al darse cuenta de que estaba haciendo música comercial,...

Y lo que es más, iba a usarlo como... antecedente, digamos, de un vídeo de... mejor no lo digo, por si me denuncian a las autoridades sanitarias. Para matarme, vamos. Menos mal que me he dado cuenta antes de hacer algo tan horrible. Pido disculpas y enmiendo mi culpa burlándome de mí misma.

Y toooooodo esto es introducción de lo que me ha hecho recapacitar, que es lo que quiero realmente dejar en la historia de mi blog como última entrada antes de cumplir los dos añitos:






No me extraña que yo sea la última en verlo, es normal. Lo más divertido, son las contestaciones; hay algunas geniales.

Relación del tema antes expuesto con el vídeo.
Pues que me he dado cuenta de cuánto mal hace realmente la música comercial. Pero daño, daño. Pobre chavala. Ya debe de haberse dado cuenta de que ha jodido su vida para siempre. Lo cierto es que hay que tener un par para hacer lo que ha hecho. Pero también hay que ser muy gilipollas. Yo lo tengo muy claro: en la improbable oportunidad de que yo hable con ella... intentaría ser muy clara y concisa: doblaría las rodillas hasta unos 120º, otros 100 ó 120º la espalda hacia delante y diría: JA. Y ya está, ese sería el fin de mi conversación con la autora de uno de los vídeos cómicos más vistos de YouTube estos meses.


Y me cansé de escribir; y eso que todavía me queda poner la del gran cumpleaños!!!

3 comentarios:

  1. Bonito cambio de imagen del blog! ^^
    Bueno, yo creo que el tema de la niña-Bieber se está llevando demasiado lejos; que vale, que ella pide respeto cuando es la primera que se lia a insultar, pero algunos de los que le responden tampoco se quedan cortos. No cuesta tanto dejar que cada uno escuche lo que le apetezca, ya sea comercial o totalmente anticomercial. A ver si a la gente se le acaba metiendo en la cabeza.
    Supongo que ya te lo pondré también en la entrada del cumpleaños, pero... ¡Feliz blogganiversario! =D

    ResponderEliminar
  2. No se trata de escuchar o dejar de escuchar algo; lo que a mí me ha parecido llamativo es que esta chica se haya expuesto así por un movimiento pasajero. Las respuestas que a mí más me gustan (debería haberlo especificado) son los que usan la ironía y el sarcasmo de una forma muy sutil.

    ¡Gracias por la felicitación!
    Nos vemos!

    ResponderEliminar
  3. Vale... creo que no he interpretado bien lo que querias decir en la entrada XD me he ido al tema que no era!

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)