domingo, 6 de febrero de 2011

Estos días he estado viendo bastantes películas.

-Quemar después de leer. Hece tiempo que no veo una película tan absurda. Tanto, que no lo recuerdo (y no es por mi mala memoria). Es... la pura esencia de la absurdidez. ... Sólo tiene esa explicación. La primera mitad produce una sensación de "no me estoy enterando de nada". Después te das cuenta que es que no hay nada de qué enterarte. La persona que me le recomendo ha perdido... más puestos que... No creo que vuelva a confiar en su gusto a partir de ahora. Yo nunca la recomendaré, porque no quiero perder la poca credibilidad que tengo como crítica de cine; pero también digo que si lo que quieres es ver una película en la que no tengas que pensar, sólo echar un par de risas (sólo un par, sólo dos), simplemente porque le tienes apego a George Cloony o Brad Pitt, pues vale.

-¡Por fín he terminado de ver Mars Attack! Se acabó el comentario

-Si Oscar Wilde levantara la cabeza y viera su versión cinematográfica de "El Retrato de Dorian Gray"... no sé lo que pensaría. No conozco lo suficiente a este tío como para amitir un juicio. Pero a mi me direon ganas de vomitar en el minuto 15. Y hasta es minuto puedo comentar. Pero no merece la pena.

-Shaerlock Holmes. Lo único que le falta para ser estupenda es...: que le hubiesen cambiado de nombre.


No more time. chao

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)