jueves, 27 de enero de 2011

El asesino silencioso.

Leyenda de un Dogo Alemán.

Una familia estadounidense tenía uno de estos ejemplares. El perro dormía junto a ellos en la habitación.
Una noche, el perro sintió un ruido en la casa. Silenciosamente, sin despertar a sus dueños, fue a la habitación de donde provenía el ruido, el cuarto del bebé. Se encontró con un ladrón que había entrado por la ventana. El dogo, una vez más sin despertar a los habitantes de la casa, degolló al indeseable y volvió junto a sus amos.
Cuando, a la mañana siguiente, vieron al perro todo manchado de sangre, pensaron que había matado al bebé y el hombre, en un ataque de ira, cogió un arma del cajón de la mesita de noche y le pegó un tiro mortal. Cuando entraron en la habitación del niño...

sábado, 22 de enero de 2011

Déjame entrar

Te prometí que la vería y lo he hecho. Y me legro de haberlo hecho.



Me ha encantado. Es un peliculón. La disfruté mucho hasta que me dio un ataque de síndrome de hermana pequeña. Pero ni eso pudo evitar que me enterneciera. Ha sido como un soplo de aire fresco. Esto es porque, he visto que rompía tópicos, o que los tenía pero con sutilezas que la hacían completamente distinto.
Yo creo que tiene una gran sucesión de detalles que la hacen superior. Y ahora mismo no soy capaz de decir ninguno. Supongo que porque son cosas de las que te das cuenta en el momento. Por ejemplo, que se sepa desde el momento 1 la naturaleza de ella. Eso, en principio, puede hacer pensar (de hecho yo lo pensé) que se le ha quitado todo el misterio a la película. Y no es cierto; lo que ocurre es que estamos tan acostumbrados a los estereotipos que las diferencias nos sorprenden y las rechazamos. Por supuesto, me llamé imbécil a mí misma cuando me di cuenta de que la película valía mucho más que las americanadas que últimamente detesto tanto.
Otra cosa que me ha gustado es el ritmo: tiene un ritmo pausado, con pocos momentos tensos. O más bien, toda la película es tensa y sólo hay momentos de más tensión que el resto. Pero, en definitiva, que es una película muy... alineal, qu eno sabes hacia dónde va y que realmente no va hacia ningún lado... y aun así, es genial: no aburre, engancha, extraña, sorprende y emociona. Y todo eso de una forma constante y apaciguada.
¡Bah!, es imposible explicarme, porque he tenido un montón de impresiones contradictorias. Aunque, si tengo que decir un adjetivo sintetizante: tierna.

PERO (siempre tiene que haber al menos un pero), hay dos peros. El primero es más importante, así que pongo el primero el segundo (=S): final demasiado abierto. Conciso pero... mmm no, demasiado abierto o incluso erróneo (desde mi punto de vista, claro, al director le resbalará completamente lo que yo crea que está equivocado en su guión). Erróneo debido a al primer pero: confusión de madurez. A ver: el niño tiene 12 años. Y ella tambien (más o menos), pero ella es a parte, aunque complementaria. Tiene doce años y, como tal, debería comportase como un niño de doce años. Y lo hace... a veces. Ambos tienen conversaciones de niños, comportamientos de niños, confusiones, miedos,... de vez en cuando. Pero las otras veces, NO. Otras se ve en ellos una madurez impropia de esa edad. De esa, y de la mía y de gente mayor que conozco. Yo sé de cuarentañeros que ante alguna de esas situaciones se echaría a llorar.
Voy resumiendo que me hago un cacao que sólo yo entiendo:
Algunas veces se muestran muy maduros para la edad que tienen, pero otras hacen cosas que impide que tú le atribuyas al personaje una madurez superior a la que indica un simple número. En ella lo entiendo, pero en él... Y aunque intentes darle una explicación... no, hay límites.
Y eso no me ha gustado. Le ha quitado un punto de "verosimilitud".

He aquí una película perfecta para debatir y que además merece la pena hacerlo.

Me ha gustado mucho y me ha hecho sentir cosas no fáciles de explicar y que, a decir verdad, echaba de menos.

Lo siento, no aprendo, estoy demasiado enganchada a las entradas largas. Y a quien le pese que rebiente :D.

Hasta la vista.

Saskia