jueves, 30 de diciembre de 2010

Para leer recomiendo: "Marina" de Carlos Ruiz Zafón.

Vaya, se acaba otro año. Si hay algo que me da coraje, es que el tiempo pase. Aunque la alternativa es peor, ¿no?. Pero es que no me gusta que las cosas que han sido parte del ahora, desaparezcan.

Quiero terminar el año con algo dulce. Con un caramelo solano, con Zafón.
Reiteradamente he comentado que me encanta este autor. De hecho, no sé qué hago ahora en el ordenador: llueve, la estufa está caliente, muy bajito suena Beyoncé y tengo al lado "El príncipe de la niebla". Debería ir a por la tableta de chocolate ahora mismo y ponerme a leer. Pero no, porque, probablemente no tenga la oportunidad de publicar nada más hasta dentro de bastante, y quería deciros esto:

Leed Marina

No es mejor que LSdV, es un poco más light. Pero es taaaaaaaaaaan bonito. Y... tierno. Y... legible pero no explicable. Mira, si no sabías qué regalar, ahí tienes algo perfecto.

No os váis a librar: voy a contar la anécdota.

-Saskia, tengo ganas de ir a Sevilla.
-¿Para qué?
-Pues para dar una vuelta y ver librerías, que estoy buscando unos libros.
-Vale. ¿Cuál es el plan?...

Fuimos. Y nos pusimos a ver librerías por el placer de ver librerías. En la Beta es donde me compré el ejemplar de "El príncipe de la niebla" que tengo aquí al lado. Comimos, y después nos pasamos cerca de dos horas dando vueltas por Fnac. ¡Solo viendo lo que había! Nos pusimos acomentar películas, libros,... y acabamos tiradas en el suelo. Ya habíamos terminado la vuelta por la última planta y había que moverse. A ella se le ocurrió que nos pasáramos por Cashconverters, tienda de segunda mano. Yo no sabía dónde estaba la tienda, así que cuando me di cuenta del pedazo de rodeo que habíamos dado, ya era tarde. Más le valía que aquel sitio valiera la pena. Nos pusimos a dar vueltas por el establecimiento. Había algunas cosas interesantes, y a precios baratíííííííísimos. Claro, eran de segunda mano. Al final había una gran estantería con enciclopedias. Fue ella la que se dio cuenta de que en el estante de abajo había novelas y demás. Total, que otra vez acabamos en el suelo removiendo los libros, que estaban ordenados según el método del caos. Imaginaos mi sorpresa cuando de entre todos, vi uno muy feo:


Por poco no me doy cuenta del nombre de su autor. Pero lo hice :) ¡Y sólo me iba a costar un euro! Euro que, por cierto, no tenía, ya que, como nos iban a recoger, pues no había guardado nada y acababa de tomarme una granizada... mmm. De limón. Pero, al parecer, las amigas sirven para algo :D Creo que es uno de los regalos que más agradeceré nunca.
Se acabó la anécdota.


¿De qué va "Marina"? No. Decirlo no está bien. Me limitaré a decir que el protagonista se llama Óscar, que le gusta escaparse de su internado, que está ambientada en 1979 y que, como los otros dos que he leído de Zafón, se desarrolla en Barcelona y hay una casa-minimansión. No voy a decir qué o quién en Marina. Ni voy a decir qué significa esta mariposa:
Confiad en mí, leedlo. Si no os gusta, me veré muy sorprendida. Hasta ahora sólo he oído buenas opiniones de este autor... Concretamente, con esta novela sólo me han echado la bronca, porque todos los que se lo leen acaban muy afectados y se enfadan conmigo... sin bien, repiten y vuelven a mí para que les recomiende otra novela.

En fin, es inútil desear un buen año nuevo para todos, ya que a mí me vienen diciendo lo mismo desde hace cinco años, y cada vez va la cosa a peor.

Y ya está

Extracto

Entraron en el local. Más que una joyería, parecía una tienda de antigüedades. Las joyas no estaba dentro de urnas, detrás de gruesos cristal. Ni se trataban de filas de anillos y cadenas de oro y plata relucientes. Casi parecía un museo. Las alhajas era de un diseño pasado de moda hacía... Ellas no sabían de eso, pero seguro que Irene podría decirles exactamente a qué décadas pertenecían... Y estaban colocadas todas en bustos de mármol gris y rosa. Aunque el pelo estaba tallado, también tenía obras colocadas, como pasadores o coronas. Uno llevaba una especie de fina red que acompañaba el complicado recogido gris haciendo que pareciera que brillara... como si el avalorio formara parte indiscutible de la piedra...
Celeste se quedó mirando una tiara de oro blanco con diamantitos rosas minúsculos. Alejandra, un guante que daba la ilusión de ser una mano de esmeralda abrazada por ramas, lazos de plata negra. No, más bien parecía miles de trozos de... ¿criptonita? unidos gracias a los férreos hilos negros. Y, sin embargo, era un guante.
Apareció tras el mostrados el señor Ollivanders... Perdón, salió el hombre que parecía el dueño de la tienda. Bien podría no serlo, pero su apariencia así lo decía. Era bastante viejo, con el pelo a lo Einstein., con bigote incluido, y llevaba un traje pulcro que eclipsaba la apariencia superior. En total, parecía un viejo chiflado al que vestían bien para que los demás no se dieran cuenta.
Cuenta se dio Alejandra de que rápido se había hecho un prejuicio de ese hombre. Y no estaba bien eso. Así que hizo un pequeño esfuerzo por guardar sus ideas para que no le estorbaran en una conversación perfectamente normal.
Se acercó al mostrador, aprovechando para levantar la barbilla y bajar los hombros.
-Buenos días...
-Ya son buenas tardes -cortó.
Y justo entonces empezó a sonar desde todas partes de la habitación una melodía. Los relojes marcaron las doce.
Celeste pegó un salto de olimpiada. Alejandra sonrió. No, la conversación no iba a ser normal.
Se mantuvo callada el minuto y pico que duró la melodía.
-Si me dices el título -dijo el joyero-, te regalaré esto.
Y señaló con las manos una cajita que había en el centro de la mesa. Era un reloj de bolsillo. De plata, con una amatista tallada en forma de rosa. Era tan pequeño que bien podría usarlo de colgante.
Alejandra no tuvo tiempo de pensarlo dos veces antes de que su boca lo soltara:
-Danza china. Tchaikovsky. Cascanueces.
El hombre sonrió y empujó el reloj en señal de cesión. La chica lo cogió entre sus manos cual lágrima de unicornio. Se quedó embobada mirando lo que al parecer era suyo sin más. De nuevo se hizo el silencio, pero, esta vez, sin música de fondo. El ruido estaba pendiente de si Alejandra salía de su ensoñación.

martes, 28 de diciembre de 2010

Por favor, leed esto.

Creo que no os arrepentiréis.

Resultado de la encuesta: odio

¿Cómo se escribe ese sonido que se hace con la lengua, ese que acompañado del dedo índice moviendose de izquierda a derecha significa "no, no, no"? Me supongo que será una convinación de eses y tes. Quizás con alguna hache.


Bueno, pues imagináos que os estoy diciendo eso, porque os voy a echar la bronca:


La conclusión de esta encuesta no es que el que puso el límite de tiempo en Megavídeo esté amenazado de muerte, sino que la gente odia. ¿No os da vergüenza? ¿No nos han repetido mil veces eso de no odiéis, amáos como hermanos? ¿Haced la paz y no la guerra? ¿Tratad a los demás como queréis que os traten a vosotros mismos?


¡Uff! Perdonad por este desvarío. Es que últimamente siento añoranza de inocencia, porque me estoy haciendo mayor. Es muy duro T.T





A lo que íbamos:

¿No os gusta ver deporte en televisión? Si no odiáis a los árbitros es porque nunca habéis visto un partido de la Selección Española de Beloncesto... indignante. Y no sólo partidos: ¿os gusta la Fórmula uno? Sin palabras...

Supuse que habría más votos para los profesores, ya que quien más y quien menos ha tenido clases y, por consiguiente, un profesor cabrón, o un profesor bobalicón. Yo ambos y reiteradamente. De hecho, tuve una profesora a la que le dieron el título en un tómbola. Bueno eso es sólo una teoría, pero cualquiera llegaría a la misma conclusión. La odio tanto, que si algún día la viera por la calle, podría escupirle... sí, es que soy una marronera =P jeje

Tampoco ha habido mmuchos votos para el que pone los anuncios de Antena 3. Supongo que ya estamos resignados, no?

¿Conocéis a alguien que sea premium en Megavídeo? ¡Yo sí! Bueno, en realidad, no. Pero Sedy dice que lo es. Lo que más me sorprende que es que sólo haya tenido el 80% de los votos. Yo suponía que se llevaría el 100%. En fin...

Por si a alguien no le salen las cuentas, era una encuesta en la que se podían elegir varias respuestas.

Y ahora, a comerme la cabeza en otra encuesta, que es que me encantan.

Un saludo

Saskia

lunes, 27 de diciembre de 2010

Amigo invisible bloggero

Querida Favole:

Lo siento mucho, pero yo soy tu amiga invisible.

Antes de saber quién me había tocado, estuve dándole mil vueltas. Pensé en desde un poema a un corto del que llegué a hacer el guión y concertar actriz.

Cuando supe que eras tú, corrí a tu blog e intenté conocerte... y en seguida tuve la idea p e r f e c t a. Pero la única regla que carece de excepción (La ley de Murphi) se ha impuesto una vez más en mi vida y me ha sido imposible llevarlo a cabo. Te prometo que intentaré que esté listo para el día de Reyes.

Pero eso no quiere decir que te vayas a quedar sin regalo de amigo invisible. Ya aviso que, al ser medio improvisado, es un poco cutre.

Sé que no es fácil, pero, perdóname.



Hay millones de cosas pero sólo...

(pincha en los links)


Hay un color favorito, que es: Rosa.

Hay una película favorita, que es: Underworld.

Hay un libro favorito, que es: Vampire Academy <3.

Hay una canción que favorita, que es: Lady marmalade.

Hay un amor platónico, que es: Jensen Ackles.

Hay una foto preferida, que significa: Siempre juntas :D
Hay una estación favorita, que es: Verano.
Hay una serie favorita, que es: True Blood.
Hay un postre favorito, que es: Arroz con leche.

Hay millones de personas pero sólo...
...una como ;)

Y uno de más: lee

Espero que te haya gustado aunque sólo sea un poquito.


Mil besos, mil perdones y Feliz Navidad =)

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Me quedé helada

He optado por reír, porque me parece destornillante.
Resulta que al final de la página, hay un cuadradito que es un enlace a una página de estadísticas. Se recogen muchos datos y puedo saber cosas de mis visitante, como de dónde son, qué navegador usan (aunque de poco me sirva), desde dónde han accedido a mi blog (mediante un link, google, directamente escrito en la barra...) y, lo que a mí más me interesa y que es la única razón de que lo tenga: las frases de búsqueda que meten en google (supongo que será google) para que de respuesta les salga mi blog...
... Y es para mondarse. Algún día haré una recopilación con las mejores. Pero hoy no me he podido aguantar más, y he decidido poneros una imagen.

¿? xDD

¡Probadlo! Yo lo he mirado y viene el sexto.

domingo, 19 de diciembre de 2010

¿Sabes esas canciones que aunque las escuches mil veces, nunca te cansas de ellas?

¡¡Y es que hay muchas!! Hoy, por ejemplo, he escuchado por vez primera:


Of course, todas las de Linkin Park (menos "Shadow of the day": argh). Pero por decir las que más veces he escuchado: In the end (puesta anteriormente, no nos vamos a repetir), Numb (ídem), Leave out all the rest (creo que también) y, la última repetida hasta la saciedad (pero como es imposible que me sacie por completo, repetida infinitamente):


Las canciones no tienen por qué ser "serias", como el mítico "Cobrador del rap", o ni siquiera originales, como "Son ardores". xD Qué queréis, yo aun me sigo riendo.

¿Por qué no nos cansamos de escucharlas? Quizás porque nos sentimos identificados y oímos las palabras que queremos decirle a alguien:

Quizás simplemente suene bien o sea pegadiza, o curiosa. O todo eso junto:

O, a lo mejor, nos dan ganas de ser fuertes como I will never say never (en verdad, sólo me gusta el estribillo, que es lo que entiendo xD) o... no sé... algo más triste y que pone los vellos de punta:


Me ha quedado muy corta, pero ya iré rellenando. ¿Sugerencias?


Quizás pase algún tiempo antes de que vuelva a poner algo. Mientras tanto:

COMENTADME
Por fa :(

Chao




sábado, 18 de diciembre de 2010

Un poco de todo: Last Sacrifice y un par de películas

Pues sí, ya he acabado. Ahora mismo. Y, ¿qué decir? Ha sido intenso. Creo que aún no he asimilado que después de seis meses, por fin he terminado. Quizás sea por eso, porque no ha terminado: resulta que va a ver un spin-off, con lo que sea que eso signifique, explicando los cabos sueltos. Polémicas aparte, me ha gustado mucho. No es un final perfecto. Claro, esto difícilmente sería posible, pues en seis meses ha habido bastante tiempo para imaginar finales perfectos y dudo que alguien haya dado con él por completo. Y digo por completo porque bastantes de las sorpresas eran muy... esperables. Creo que a pocos les va a sorprender lo que ocurre en el capítulo cuatro, o con quién se queda, o lo que ocurre al final... Vaya, estoy haciendo algunos comentarios muy desalentadores, pero creedme que no es mi intención, que está muy bien y en absoluto estoy decepcionada.
Para mí es inevitable hacer la comparación con Sinsajo. ¿Cuál es la similitud? Para mí es evidente: dos chicas fuertes, guerreras, con su vida continuamente pendiendo de un hilo, con gente que quiere verle muerta, entre el amor de dos chicos... Y, sobre todo, que he esperado un montón de tiempo para leerlo. A favor de Sinsajo, que no ha dejado cabos sueltos, como Last Sacrifice. A favor de Last Sacrifice, que se ha ido con quien a mí me gustaba y que su final me gusta. No mucho, pero no está mal. Y, ojo, no porque el final de Sinsajo no me gustase por... su final (es difícil decir y no decir al mismo tiempo; es que trato de que esto lo pueda leer todo el mundo sin reventarle ninguna historia), es que, en mi opinión, no era apropiado. No por el tono negro que tuvo, al contrario, lo contrario me hubiese disgustado aún más. Pero es que si algo no me gusta de una novela es que se haga algún mal a un personaje sin venir a cuento. Creo que eso lo explica más o menos: no me disgustó el qué, sino el como. Sin embargo, en Last Sacrifice sí me gusta el cómo aunque no tanto el qué.
Ea, ahí quedó, y quien pueda, que lo entienda y que después me lo explique, por favor ^^

A, por cierto aquí el link para descargarlo: Last Sacrifice, Richelle Mead.
Si yo fuera escritora y supiera que en vez de comprar mi libro lo descargas, es que voy pa' ti y te pego. Esa es una de las razones por las que yo COMPRO los libros, llegando a gastar dinero que no debería ser destinado para ello. No es la razón más fuerte, pero ahí está. Por eso no estoy enteramente de acuerdo con las descargas. Pero, siendo realistas e intentando aplacar mi hipocresía, me descargo bastantes libros por dos razones: porque nunca los tengo suficientemente rápido y porque, a lo mejor, no estoy lo suficientemente convencida como para gastarme un capital, que para mí es considerable, en un libro que después no me va a gustar. Pero puedo jurar que aun habiéndolo leído, si me ha gustado lo compro. No por el valor que le pueda su poner al autor, pues más bien creo que los libros son un mero y simple negocio para las editoriales, sino porque, para mí, cada libro es un tesoro, un lingote de oro.
En este caso, el factor es claramente la velocidad en que llega a mis manos, por eso estoy tan, pero tan tan tan tan tan tan taaaaaaaaan agradecida al foro de PurpleRose de su trabajo, que si algún día llego a conocer a alguna de esas personas, les doy un beso. ¡¿Cuánto tiempo he tardado en tenerlo en mis manos?! ¡¡¡7 días!!! Son geniales. Nunca me perdonaría, y nadie debería perdonarse nunca, haber leído alguna de sus traducciones y no agradecerles lo que han hecho.

Ahí queda, mi conciencia está libre.

Siguiendo con vampiros, ayer vi Drácula de Francis Ford Coppola. Creo que del 98. En menos de un mes ya he comprendido tres de las escenas y capítulos de Los Simpsons. Bueno, la película no está mal. Es una versión bastante libre del clásico de Stoker. Se le perdona por los detalles tan buenos que han aportado. Otros, en cambio, me ha parecido equivocados y, sobre todo, en más de un aspecto, la esencia de la "obra maestra" se ha difuminado bastante. He entrecomillado obra maestra porque no me hace gracia el pesado formato carta, correspondencia, diario, documento, con una narrativa solapada. Volviendo a la película, no es desaconsejable, pero tampoco mi primera recomendación. Sí, tenéis todo el derecho del mundo a sentiros indignados por haber hecho un comentario tan corto de una película del mismo director que "El padrino" y muchas otras películas más con renombre por no mencionar a los también muy conocidos actores. Pero qué queréis que os diga, a mí no me a dejado huella y ha pasado por mi vida sin pena ni gloria, sin aportar nada más que lo de la sombra independentista xD

La otra película, "Dejad de quererme" de no sé quién con tampoco me acuerdo. Pero eso sí, es francesa. Sin pena ni gloria tampoco. Estoy absolutamente segura de que hubiera podido seguir viviendo sin tener el recuerdo de esa película en mi mente. Va de uno que se harta de su monótona vida, y quiere un cambio y vivirla intensamente además de soltar los comentarios cínicos que guardaba dentro y arreglar una cuenta pendiente... porque va a morir. Y lo digo así, sin pan. No me siento mal de ningún modo por mencionarlo. Hay cosas que no sólo no vale la pena intentar explicar... como... el tacto de una bolsa de harina; sino que hacerlo supone un crimen... como... contar el final de "La vida es bella" (por lo que no recomiendo escuchar el cuplé "A mí no me gusta el cine" de Las Pitorrisas... bueno, sí lo recomiendo, pero una vez vista "La vida es bella"). Bueno, pues "Dejad de quererme" no es el caso. Estad seguros de que si tuviera a mi disposición todas las películas del mundo durante toda mi vida, moriría antes de darme tiempo a ver esta (de tan atrás que estaría en la lista, por si alguien no lo pilla).

Bueno, que simplemente me gusta la idea de contarle las pequeñas cosas que me pasan e incluso algunos de mis problemas a gente que no conozco del día a día. Sobre todo porque corro menos riesgo de que me devuelvan un "ya me l-a$ contao" tan frecuente entre mis amigos.

Chao

viernes, 17 de diciembre de 2010

"Imitación" de "El Conde Lucanor"

¡No me acordaba! Hace cosa de un año, tuve que hacer para la clase de Lengua un pequeño relato que imitase la estructura de los cuentos-fábulas de "El Conde Lucanor", de Don Juan Manuel.
Hoy lo he visto y me ha apetecido ponerlo.

Los relatitos de "El conde Lucanor" son eso, como pequeñas fábulas. La estructura es que un conde tiene problemas y consulta a su consejero. Entonces este le cuenta una historia con moraleja.

Y esta es mi "versión". No os riáis mucho.


"Quien mucho abarca, poco aprieta"

- Hola mamá- dijo el niño con la cara larga.

- Hola hijo. ¿Qué te pasa? ¿Por qué tienes esa cara?

- Es que… verás: ¿Te acuerdas de mi amigo Isaac?

- Sí, el morenito, ¿no?

- Ese. Pues resulta que este año hemos coincidido en la mima clase de 1º de Bachillerato. Es difícil, pero si se estudia un poco no cuesta tanto. El problema es que él no trabaja nada. Con lo avanzado que está el curso le será imposible aprobar las asignaturas y repetirá. Yo no hago más que ayudarle, pero… por mucho que me esfuerzo, no consigo que trabaje.

- ¿Sabes qué, hijo? Una vez, un rey veía que su hijo, el príncipe, no maduraba. Se había criado entre los lujos de palacio y tenía un desinterés rotundo en las artes de la guerra, la diplomacia y, en definitiva, aprender a ser el gobernador de las tierras de su padre. Mas el rey, con una paciencia infinita, intentó reeducar a su hijo: lo llevó de caza, a fiestas con varios nobles muy influyentes, le instruyó sobre tácticas de guerra,… Pero era inútil. Por mucho empeño que ponía el rey, el infante no sería capaz de ser un buen dirigente. Aun así el monarca no desistió, y puso tanto empeño que descuidó su reino hasta el día en que dejó de ser suyo. El esfuerzo que había puesto en su hijo le había hecho olvidar a sus enemigos que, finalmente le quitaron sus posesiones.


Hay que olvidarse de las causas perdidas y centrarse en las propias


El hijo hizo caso a su madre e hizo bien, porque se dio cuenta de que él mismo estaba descuidando su trabajo.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Crónica de una muerte anunciada

Esto tambien lo escribí el otro día. Aprovecho para pedir disculpas por la tontería de entrada "texto express". Es una pavada que se nos ocurrió a mi amiga y a mí en los últimos minutos antes de que tocara el timbre. En fin, esto es lo que me salió el otro día:

Curioso. Muy curioso. Sin duda extraño y preocupante. Bueno, no, preocupante no, sinceramente, me da igual: soy rara. Sí, ya sé que pesaréis "Buah, yo tambien soy raro", o "Vaya novedad, ¿ahora te das cuenta?". No, pero es que resulta que lo soy de verdad.

Y aquí es donde viene mi anécdota. Dependiendo de como vayan saliendo los pensamientos, esto estará lo suficientemente bien estructurado como para que puedas saltártelo e ir directamente al comentario del libro, pero no estoy segura.



Vi el otro día un libro sobre la mesita de noche de mi padre: "Crónica de una muerte anunciada", Gabriel García Marquez. Esa misma tarde, bajé al sótano para buscar un libro que no encontré. En cambio, descubrí otro que había visto rondando por ahí cierto tiempo: "Crónica de una muerte anunciada", Gabriel García Márquez. Por la noche, mi madre trajo los libros que le venían con el periódico: "Crónica de una muerte anunciada" Gabriel García Márquez.
...
No tengo ni idea de por qué pensé en él como libro voluntario para subir nota en lengua... ¿Se os ocurre alguna razón?

En algunas ocasiones he pensado en poner las oraciones sarcásticas en un color y las metáforas en otro. Pero después pensé que quedaría muy raro. Y, sobre todo, ¿de qué color pondría una metáfora sarcástica?

Allí que fui, a preguntarle a mi profesor de Lengua Castellana y Literatura si la lectura de ese libro podría subirme la nota (en el caso de que estuviera aprobada). Y va el tío y me dice que no me lo aconseja, que es muy pesado y aburrido y que no, que pensara en otro, pero que sí me suibiría la nota si, con todo, lo leía.

Dejemos aparcada esta historia y después la termino.

Mi amiga y compañera me pidió consejo para aprobar la asignatura anterior. Ella sabía que debía leerse un libro, por mucho que odiara leer. Finalmente la convencí de que lo hiciera (estoy intentando engancharla a la lectura, pero no se lo digáis) y me pidió consejo y un libro. Yo le dije que nuestro profesor (que me había dado ya en un curso anterior) tiene en muy alta estima a Gabriel García Márquez (con eso de que si es el escritor de la mejor obra en castellano del siglo XX) y le dije que se leyera el que más me había gustado de los dos que había leído de él: "Cien años de soledad" (el otro es "El amor en tiempos del cólera": no). Cuando lo comenté en casa, mi padre me miró con cara de "Vaya faena le has hecho a la chiquilla". Y es que él, al parecer, no se lo pudo terminar nunca de tan aburrido que le resultaba. También se lo comenté a mis reiteradamente nombradas primas, y la mayor se rió de mí por pretender aficionar a alguien con tan tediosa obra, cuya capacidad de aburrir conoce sólo por su fama, y es que su padre tampoco se lo terminó nunca.

Le recomendé Cien años de soledad a mi amiga porque me pareció una historia muy divertida y relativamente fácil de leer (comparado con otros, no me digáis que no). Bueno, pues la gene flipando con que le hubiese prestado ESE libro.

Bueno, pues empezó a leerlo, y cada día me venía contando lo que había leído la noche anterior, y más se partía de risa ella sola. Hasta tal punto, que otra de mis amigas me lo pidió también. Sí, tenía otro ejemplar de Cien años de soledad... Desconcertante.

Y ahora recuperemos a "Crónica de una muerte anunciada". Es cierto que había escuchado un par de veces, que esa novela era un muermo, y lo que me dijo mi profesor, cuyo criterio cada vez va perdiendo más valor poco a poco a mis ojos, me lo confirmó. Entonces lo descarté. Pero llegaron mis (¿sabes quienes?) primas. Bueno, en realidad, no llegaron, yo fui a su casa, pero bueno, no nos vamos a poner puntillosos. Dije que había pensado en leermelo y la menor puso el grito en el cielo en alusión a que era un suicidio mental de lo tedioso que podía resultar. Pero la otra no. Me dijo que me gustaría mucho, que me iba a encontrar un asesinato (no creo que esto se considere spoiler, ¿no?, ¿A alguien le ha sorprendido? xD) desde muchos puntos de vista.
Y ha ganado.......: mi prima mayor.

SE ACABARON LAS ANÉCDOTAS

Comencé a leer la novela con tono serio, pero llegó un momento en que me tenía que reír. Es un asesitano, no más. Es una crónica, no más. Está todo dicho, no hay misterio. Y, sin embargo, engancha.

"Alguien que nunca fue identificado había metido por debajo de la puerta un papel dentro de un sobre, en el cual le avisaban a Santiago Nasar que lo estaban esperando para matarlo, y le revelaban además el lugar y los motivos, y otros detalles muy precisos de la confabulación. El mensaje estaba en el suelo cuando Santiago Nasar salió de su casa, pero él no lo vio, ni lo vio Divina Flor ni lo vio nadie hasta mucho después de que el crimen fue consumado."

Lo más inverosímil de esta historia es que está inspirada (no sé hasta qué punto) en un hecho real =S
No me gusta la palabra spoiler, así que lo voy a anunciar como:


¡¡¡COMENTARIOS ALUSIVOS!!! (tanto de ésta novela como de "Asesinato en el Orient Express")

Si lo tuviera que relacionar con algo sería con Agatha Christie. "Asesinato en el Orient Express": todos eran culpables. También un poco por lo de "ya se sabe que alguien va a morir". Y quizás a Fuenteovejuna. No por lo de todos a una, sino por lo de TODOS. Todos y cada uno menos el narrador lo sabían. ¡Todo el pueblo sabía que iban a matar a Santiago Nasar! Era un cadáver en vida, un muerto andante, un fantasma muy sólido, pasado aún en el presente. Y casi absolutamente todos sabían la noticia. Y, ¿cómo es posible que todos quisieran evitarlo y nadie lo consiguiera? Supongo que el espectáculo llamaba más que la participación. Lo que menos me gustó fue lo de "Bueno, y todo el mundo quedó en paz". ¡Y una mierda! Pobre Santiago, que no tenía culpa de nada y lo mataron entre todos. Todos lo mataron... sin culpa... "pero todo quedo en paz". Me dio mucha pena.

¡¡¡FIN DE LOS COMENTARIOS ALUSIVOS!!!

Me ha parecido una lectura entretenida, graciosa y bastante asombrosante (nuevo palabro inventado por mí).

Y por eso soy rara: ¿a cuánta gente conocéis a quien "Cien años de soledad" y "Crónica de una muerte anunciada" les pareca una lectura "ligera". Me siento un poco Hermione :D




Hoy en día, aun hay gente a la que mataría por misóginos

Algo que escribí el otro día:

Pero qué asco... ¡Repugnancia! Yo nunca veo la televisión, ¡nunca! Y para una vez que lo hago, echan uno de los anuncios más misóginos y machistas del mundo. Y ya no me refiero si quiera a los de productos de limpieza o cocina, o comida para adelgazar,... Un nuevo mercedes. No recuerdo, ni quiero, el modelo. Si no recuerdo mal (y eso que han pasado exactamente tres minutos desde que lo he visto) era una furgoneta mercedes.

¿Cómo convencemos a una mujer de comprar un coche? Pues a los homo neadetalensis (o como de escriba) de los del departamento de márketing de Mercedes en España les ha parecido genial la idea de sobornarla con zapatos. Qué bien... Más de un siglo (en España algo menos; ya se sabe, no se puede pedir más de este país) de mujeres luchando por demostrar que somos inteligentes (aunque, repito, en este país ese tipo de cosas, la inteligencia, juega muy bien el escondite) y ahora viene un capullo integral y nos llama materialistas... Que lo mismo se puede decir del tío que quiere comprar el choche, pero no es lo mismo, of course (nótese el sarcasmo, no vayamos a confundirnos =) ).

Total, que me he perdido la entrevista del asco que me ha entrado al ver el maldito anuncio. Después me preguntan por qué me paso el día leyendo...: 1ª respuesta: para no estar todo el día viendo la televisión.

(Pensamiento espontáneo) Creo que al final me voy a tener que leer el artículo que me envió mi prima sobre la publicidad en los medios de comunicación para sacar ideas para hacer una crítica de las que a mí me gusta: largas.

Y ahora llega lo bueno, y es que últimamente sólo veo una cosa en la tele: Pucca, por las mañanas antes de irme al instituto. Me sorprendí enormemente, pero resulta que es gracioso xD

¡Muerte a la tele!

TEXTO EXPRÉS

Hoy saludo en plural, porque somos dos escribiendo: os presento a mi amiga Isa.
Hola!!!
Estamos en clase de inglés y, como que no hay ganas de hacer nada, así que a tontear un poco. Hoy venimos a lamentarnos un poco
Como todos los días. Hemos tenido un examen horrible: historia del Arte.
Menos mal que Saskia va a sacar menos que yo, y no porque haya puesto menos contenido sino porque creo que la profesora le tiene hasta mas tirria que a mí.
¿Más todavía? Pues yo creía que le caía bien. Bueno, tu sabes, no como a sus queridas chupaculos pero un poco por eso de haberme dado clase y tal, no?
Pobre ilusa, vivías engañada.
"Seamos felices viviendo en la ignorancia". Así se ve mejor la vida... al menos un poquito
Ayer fuimos a la biblioteca para "estudiar". Luego nos dimos cuenta de que era inútil, que daba igual, que íbamos a suspender de todas formas y no valía la pena perder el tiempo. Juventud desperdiciada.

Acaba la clase. Otro día hablamos.

Por cierto, felicidades atrasadas a Ghost!! :)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

50 libros que hay que leer antes de morir

Esto lo he encontrado en "El rincón de Yael" que a su vez lo cogió de... que a su vez lo cogió de...
Todo viene bien explicado AQUÍ.

Me ha gustado la propuesta y la voy a seguir. Muchos retos tengo yo ya en...:
-Leerme esos cincuenta libros en un futuro relativamente próximo
-Ver todas las películas de Tim Burton (que va muy lento y solo me quedan unos veinte días mal contados)
-Ver "Déjame entrar" (versión 2008, que ya he visto el trailer y me muero por verla)
-Aprobar todas las asignaturas este trimestre... que está complicado
-Llegar cuerda al nuevo año...

En fin... Ésta es la lista:

1. El Señor de los anillos - J. R. R. Tolkien
2. 1984 - George Orwell (leído)
3. Orgullo y Prejuicio - Jane Austen (leído)
4. Las uvas de la ira - John Steinbeck
5. Matar a un ruiseñor - Harper Lee
6. Jane Eyre - Charlotte Brönte
7. Cumbres borrascosas - Emily Brönte (leído hasta donde la paciencia me lo ha permitido)
8. Un pasaje a la india - E.M. Foster
9. El señor de las moscas - William Goldwing (leído)
10. Hamlet - William Shakespeare
11. Un recodo en el río - V.S. Naipaul
12. El gran Gatsby - E. Scott Fitzgerald (leído)
13. El guardián entre el centeno - J.D. Salinger (leído)
14. La campana de cristal - Sylvia Plath
15. Un mundo feliz - Aldous Huxley (leído)
16. El diario de Ana Frank - Ana Frank (leído)
17. Don Quijote - Cervantes (medio medio)
18. La Biblia - Varios (No me importa lo que digáis, para mí la adaptación es válida)
19. Los cuentos de Canterbury - Geoffrey Chaucer
20. Ulysses - James Joyce
21. El americano impasible - Graham Greene
22. Birdsong - Sebastian Faulks
23. Dinero - Martin Amis
24. Harry Potter - J.K. Rowling (leído)
25. Moby Dick - Herman Melville
26. El viento entre los sauces - Keneth Grahame
27. La triología de la materia oscura - Philip Pullman
28. Anna Karenina - Leo Tolstoi
29. Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll
30. Rebeca - Daphne du Maurier
31. El curioso incidente del perro a medianoche - Mark Haddon
32. En la carretera - Jack Kerouac
33. Corazón de oscuridad - Joseph Conrad
34. El modo en el que vivimos ahora - Anthony Trollope
35. El extranjero - Albert Camus
36. El color púrpura - Alice Walker
37. La vida de Pi - Yann Martel
38. Frankestein - Mary Shelley
39. La guerra de los mundos - H.G. Wells
40. Hombres sin mujeres - Hemingway
41. Los viajes de Gulliver - Jonathan swift
42. Cuento de navidad - Charles Dickens
43. Huckleberry Finn - Mark Twain
44. Robinson Crusoe - Daniel Defoe
45. Alguien voló sobre el nido del cuco - Ken Kesey
46. Catch 22 - Joseph Heller
47. El conde de Montecristo - Alejandro Dumas
48. Memorias de una Geisha - Arthur Golden
49. La divina comedia - Dante Allighieri
50. El retrato de Dorian Gray - Oscar Wilde (leído)


El contador de cómo lo llevo está abajo. Debería hacer lo mismo con lo de Tim Burton.
¿Algún empático se anima?

Porque no sólo hay canciones de amor...

...aunque la primera también tiene algunos ramarazos cursis. En realidad, lo que me gusta de esta es el final.


El mar escupía un lamento
tan tenue que nadie lo oyó.
era un dolor de tan adentro
que toda la costa murió.

Llora lamentos la nube que enfermó
y escribe espantos en la arena el dolor.
Arrulla el miedo a un delfín que bebió
de un agua negra, su suerte emigró.

Ven, quiero oír tu voz,
y, si aún nos queda amor,
impidamos que esto muera.
Ven, pues en tu interior
está la solución,
de salvar lo bello que queda.

Donde se acomoda la usura
nacen la ambición y el poder,
y este germina en la tierra,
que agoniza por interés.

Y una gaviota cuentan que decidió
en acto suicida inmolarse en el sol.
Ríe desprecios un barco que encalló,
y se desangra en su lecho: la mar!


Hagamos una revolución,
que nuestro líder sea el sol,
y nuestro ejército
sean mariposas.
Por bandera otro amanecer
y por conquista comprender
que hay que cambiar
las espadas por rosas.
Mientras te quede aliento
ve a buscar con el viento
ayuda, pues apenas queda tiempo…



... o canciones de amor hacia otras cosas

Hasta que el cuerpo aguante, Magö de Oz

Puedes arrancarme el corazón del pecho
y convertir en susurro tenue mi voz,
reducir toda una vida sólo a un renglón.

Puedes sobre mí dar opinión sesgada,
criticar mi oficio ¡que no es porvenir!,
que alimento la hoguera de la imaginación.

Puede que la lluvia caiga sobre el cielo,
que el mar, confundido, vaya a un río a morir,
que en la noche cante el gallo a la mañana,
que con las ánimas se fue a divertir.

Vivo con la pasión a flor de piel,
entre estrofas encontraras mi hogar,
ella espera a que regrese
y mientras yo guardo sus besos y su voz
en mi corazón.

Busco en el camino todas las respuestas
y me he dado cuenta que están en mi,
comunicador de sueños quiero ser...

Músico soy, músico seré,
conductor de sensaciones a tu piel,
fabrico recuerdos que atas con nostalgia a mi canción.

Jamás podré dejarla,
mi vida es una canción,
soy escultor del alma,
soy músico y hablo en clave de sol
hasta que aguante mi voz.

Estamos locos de atar,
somos trovadores que en tu ciudad
damos pinceladas de color
a tu gris realidad.
Somos mitad caballeros,
mitad bohemios y embusteros,
no somos lo que un padre quiere
para su hijita bebe.

Hasta que el cuerpo aguante,
hasta que quiera mi voz,
hasta que el cuerpo aguante
seguiré viviendo tal como soy.



Sólo quería compartir con vosotros algunas de las canciones que me ponen la piel de gallina. Pero no voy a poner siempre a Linkin Park...


Participa en el concurso

Mira que yo no soy dada a estas cosas, pero me había quedado con la espinita de ganar algún concurso del blog Música y Libros. Y aquí estoy intentándolo otra vez.

El último día es el 13. Es sencillo: sólo hay que contestar a unas preguntitas.
Como premio se ganarían tres libros:
Las chicas malas nunca mueren, de Katie Alender
El ladrón del fuego, de Terry Deary
La casa de la colina negra, de José Antonio Cotrina


¡Participad!

lunes, 6 de diciembre de 2010

El Código da Vinci y Andrés Garrigó

    Hoy he visto un documental precioso. Tan bonito que casi me hace vomitar. Tan tan, pero tan tan tan tan, que lo he llamado campana. En realidad se llama "El lado oscuro del Código da Vinci" de Andrés Garrigó.
    Estaba yo tan tranquila zapeando a ver si por uno de estos casuales había algo bueno en la tele y de repente veo que en el canal "TV 13" (o algo así), están hablando sobre Dan Brown y su bestseller "El Código da Vinci" ("CdV" a partir de ahora, para acortar). Me interesó al instante, porque es una novela que me había gustado mucho y quería saber hasta qué punto de realismo había llegado el autor. Creía que trataba sobre eso, sobre las verdades adornadas de la novela... pero pronto me di cuenta de que no, que era un vídeo que exaltaba el cristianismo por doquier y calificaba a la novela de todo menos de bonita: "Pérdida de tiempo", "engaño",... Mientras más lo veía, más me daba cuenta de que se trataba de un vídeo que recogía varias "autoridades" en el mundo del conocimiento de la historia para "responder" a las "acusaciones" contra el cristianismo en general y contra la iglesia católica en particular. O en otras palabras, han cogido a historiadores conservadores y jóvenes estudiantes puritanas, los han puesto a poner a parir a Dan Brown y a relatar la "enorme cantidad de descubrimientos científicos, probados, etc etc que demuestra que Jesucristo vivió y resucitó". Y yo me río en su cara.
    Osea, el "documental" es absolutamente destornillante. No solamente las afirmaciones no tienen ningún pie (hasta yo puedo ver que no tienen ninguna solidez), sino que la parcialidad es absoluta, el guión alude demasiadas veces a la fe... vamos, que no.
    La intención es clara: desacreditar una novela. Repito: una novela.

1. f. Obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.
2. f. Hechos interesantes de la vida real que parecen ficción.
3. f. Ficción o mentira en cualquier materia.
    Es que al parecer hay gente que se lo ha tomado en serio y ahora hay grupos "en busca de la verdad" y tal y tal... Yo entiendo que la Iglesia quiera responder y defenderse. Pero como siguen siendo "la Iglesia" siguen siendo idiotas.
   El resentimiento que tengo hacia la religión más prolífera del mundo es, creo, perfectamente comprensible. ¿No? Soy de lo más tolerante que hay y la persona más relativista que conozco. Pero eso no quita que el cristianismo haya sido la religión responsable de más muertes del mundo y en la historia.


    Pero hablemos ahora de la novela en cuestión:

    Va de un conocido simbologista e historiador que se ve envuelto en la investigación del asesinato del conservador del Louvre. Es considerado sospechoso e intenta huir. Para intentar demostrar su inocencia tiene que ir siguiendo una serie de mensajes que había dejado el difunto.

    ¿Cuál es la polémica entonces? Simplemente que se pone en duda las cosas más básicas del cristianismo. No voy a hacer una lista porque: 1 no me acuerdo, 2 cuando lo leí no estuve examinando las tonterías que pudiera estar transmitiendo. Pero sí recuerdo haberme dado cuenta, mientras leía, de cosas sobre las que se sabe demasiado como para que las reinvente. Pero repito: es una novela. Simplemente se han cogido hechos y se han colocado de tal manera que crean una ficción bastante atractiva a los ojos del lector, pues, recordemos, es un bestseller. No iba a pasar a la historia de la literatura por su calidad literaria, no iba a pasar a la historia por su rigor histórico,... pero lo han hecho pasar a la historia por la paranoia que se ha levantado al rededor. Oye, que a mí me parece muy bien que haya un libro que haga a la gente plantearse las cosas que les han inculcado desde siempre.

    En realidad no tengo ni idea de si Brown pretendía provocar algo parecido a lo que a montado o si su intención era simplemente ganar pasta. Tampoco me importa, la verdad: se haya dicho lo que se haya dicho y digan lo que digan, yo ya tengo "El símbolo perdido" y lo voy a devorar en cuanto termine "Crónica de una muerte anunciada" (y todavía no he empezado...).

Que bueno, que me da igual y que recomiendo CdV a cualquiera y el vídeo a los ateos anticlericales para que se rían un rato.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Qué mala es la envidia...

Antes que nada:
GRACIAS
Muchícimas gracias a todos los que me seguíis, me apoyáis y me dejáis comentarios: a Ghost, Amanda, Skila, Luna, Clara,... Mil gracias.
No sabéis lo feliz que me hace, aunqueconfesarlo sea un poco humillante. Cada vez que veo una muestra de alguien que ha leído siquiera algunas de mis palabras... no sé cómo explicarlo... me alcanza una chispa de calor que me hace sonreír. Y eso es lo que me hace falta ultimamente.
En fin, gracias por aumentar mi enorme ego. Porque aunque no seáis conscientes de ello, es eso lo que hacéis dejándome un comentario. Mi ego se hace más y más grande. Y eso no está bien, porque es un problema, aunque yo no lo trate como tal. Y no lo trato como un problema porque lo único en lo que puede perjudicarme es en la opinión que tengan los demás sobre mí, que, como podréis suponer, me da exactamente igual.
Tampoco voy a ser una hipócrita y no admitir que últimamente estoy intentando controlar mi prepotencia, porque ya me han referido un par de veces que la primera imágen que doy de mí misma no es precisamente atractiva. Y lo reconozco: voy por la vida de sobra'. Algo desconcertante, pues tengo un complejo de inferioridad grave. Algo que tampoco trato como un problema, pues, aparte de que estoy completamente convencida, creo que sirve un poco como atenuizante de mi prepotencia para llegar a algún equilibrio.
¿Todo esto para qué? Para nada en realidad, pues sólo quería contar algo que me pasó el otro día, que no es importante ni trascendental ni nada de eso; pero me dejó un regusto amargo y busco consuelo reconciliador o tal censura que termine por undirme (vivan los extremos):
Ayer mi profesor de matemáticas preguntó por los problemas que había dictado el día anterior. todos negaron haberlo hecho y dijero que era una comedura de cabeza inconcebible. Entonces fue a buscar al alumno que más nota sacó en el único exámen que tenía como referencia. Ese exámen tuvo sólo tres aprobado y la mayor nota fue un ocho... que me correspondía a mí. Creedme cuando os digo que en ningún momento había hecho alarde de mi nota. Bueno, me preguntó que si los tenía hachos y le contesté que sí. Entonces me sacó a la pizarra para que lo hiciera y así servir de ejemplo a los demás... Horror. Si ya les caigo mal... Pero, evidentemente, no iba a hacerme la tontita por no quedar de sobra' delante de ellos, pues quien me pone la nota es el profesor. Al que por cierto iba adelantando. Y fue por eso que ocurrió el momento culmen en el que sentí el desprecio de la gente que me rodea seis horas al día cinco días a la semana. No quisiera aburrir con detalles, pero igualmente los voy a dar. Primero había cortado un par de veces al profesor, pues había oído diariamente los comentarios que le hacía a los demás y ya me tenía yo preparadas mis contestaciones. Por las risas que oí, recibí la aprobación de algunos; por los murmullo acerados, comprendí la censura de otros. Después se presentó un sistema de dos, atención, DOS ecuaciones en la que una se podía simplificar. El profesor de segundo de bachillerato fue a recalcar esto a los demás y entonces se dio cuenta de que yo ya lo había hecho...
-Ah, pero, ¿ya lo has hecho? - pregunto ¡sorprendido!
-Claro - fue mi contestación.
En serio, por favor, decidme si mi palabra puede ser interpretada como despreciable, digna de una remedación, de alguien imitándome con burla. No sé, yo simplemente hice las cosas bien. ¿Tan malo es eso? Cuando la oí repetir mi inocente palabra en ese tono que todos conocemos... Yo lo he querido ver como envidia. Envidia no sé de qué, porque las cosas no me las regalan, me las trabajo yo. Es que de hecho, a mí me da vergüenza ajena que a estas alturas tenga compañeros que no sepan hacer cosas que deberían haber aprendido hace mucho.

Y ya me tengo que ir y se me queda esto abierto.

Bueno, ¿qué pensáis?