sábado, 20 de noviembre de 2010

Puedes morirte sin: leer "Los hombres que no amaban a las mujeres" de Stig Larsson


"El libro que Dan Brown y Stieg Larsson hubieran devorado de jóvenes". Entre otras, esta frase ha sido utilizada por uno de los redactores de Círculo de Lectores para presentar una novela que viene en la revista de este mes. Atención: Stieg Larsson ha sido usado como referencia literaria. ¡Ha comenzado el fin del mundo!

La primera persona que me recomendó la Saga Milenium, fue mi entonces, y ahora actual, profesor de lengua... ha perdido mucha credibilidad. Posteriormente me han llegado referencias positivas y negativas. Pero, en resumen, casi todos me recomendaron leerlo. Finalmente, a últimos de Septiembre empecé a leerlo y, por mucho que pudiera haberme asustado su grosor (que no lo hizo... ¡Ja! A mí asustarme eso...), tomándomelo con muuucha calma, tardé unos quince días en terminarlo. Y qué angustia...

... Pero no porque la historia fuese trepidante y francamente buena, sino porque, en total, esa novela es estrepitosa y sinceramente malilla. Bastante, bastante...

Hombre, tampoco voy a decir que es una soberana mierda, porque también hay que reconocerle al fallecido autor su contenido crítico. Alto contenido crítico. En general, a nosotros nos incumbe menos por centrarse esa crítica en Suecia. Aunque también nos toca al final, metiéndose en toda regla con la policía española, no sé si intencionadamente o no.

Pero bueno, me dejo de rodeos y explico por qué me parece mala -a ver si algún día de estos soy capaz de expresar bien mis ideas-. Voy a intentar esquivar spoilers, pero insinuaré mucho.

En el mejor y más descriptivo resumen, esta novela está cogida por los pelos. No es un gran misterio, sin mucha acción, con poca lógica y con abundancia de cosas que sobran. Al final todo está cerrado, relacionado etc., vale, pero muy... es que "cogido por los pelos" es lo mejor y único que se me ocurre. Aparte, al final, le mete una patada a las novelas policíacas y a la lógica diciendo el mismo protagonista que "no todo encaja porque esto no es una maldita novela de detectives". Y una mierda, es una novela de detectives por mucho que tú quieras, Stieg Larsson. Si Agatha Chritie levantara la cabeza...

Tenemos también un personaje que me ha gustado (Lisbeth Salander) pero a quien el escritor a maltratado mucho y a quien, por cierto, han representado fatal en la película, de la que hablaré al final. Es en este aspecto en el que se observa mejor lo malo de la historia: a Lisbeth le pasa una cosa que le sirve de experiencia para después resolver el enigma principal. No. El escritor le ha hecho eso a Lisbeth para que después se resuelva el misterio con algún tipo de explicación previa. Y ni siquiera eso, pues también se podría haber resuelto sin la experiencia de Lisbeth. Y ni siquiera eso tampoco, pues al final la solución le llega al prota por inspiración divina...

Creo que eso es lo que hace tan mala la novela, que a Micael (el protagonista) todo le llega masticadito, caído del cielo o por una repentina epifanía. Creo que de todas las pistas, él solo se curra una, y ni siquiera es decisiva.

Y podría seguir así, pero, como ya he dicho, mis pensamientos llegan tan desordenados y distorsionados a mis manos que es difícil escribir algo coherente.

En conclusión, me aventuro a afirmar que el objetivo de este libro no es hacer una gran novela que pase a la posteridad (como sentenciaba el inculto que puso un comentario en la pasta del ejemplar de bolsillo que leí), sino que más bien es un vehículo a través del cual, Stieg Larsson hizo una serie de críticas. La lista es inmensa: periodismo económico, televisivo, en general, novelas detectivescas, sistema psicosocial de Suecia, maltrato a la mujer (pero muy de soslayo), altos financieros, imperios familiares semiaristocráticos,... y si me acordara de más, la lista seguiría.

Lo que decía el inculto en la pasta del ejemplar de la biblioteca de mi instituto es que: "Leeremos muchos libros a lo largo de nuestras vidas, pero los olvidaremos mientras que éste quedará en nuestra memoria para siempre". Mire señor quien seas, usted es un inculto que no ha leído más que paparruchas en toda su vida. ¡Ah!, y hablando de mi ejemplar: una pregunta para alguien que se lo haya leído, ¿en tu libro había un montón de expresiones en inglés? Es que en el mío había un montón, pero un montón de palabras, expresiones y frases enteras en inglés. No lo entiendo.

En fin, menos mal que en su día no me decidí a comprarlo. Demasiado caro para tanta mierda.

Y eso, lo de la película. En boca de mi prima: "Si con novelas geniales hacen películas malísimas, ¿qué cabe esperar de una tan mala?". Pues eso, mucho pan pa' tan poca carne. Tampoco es que me corresponda hablar, pues no la he visto entera. Pero en lo que sí he visto, me he dado cuenta que el director ha hecho lo que le ha dado la gana. Que si fuera novela buena, me molestaría tal distorsión. Pero como no es el caso, me da igual.

No creo que nadie se haya dado cuenta, pero he escrito siempre el pronombre demostrativo de cercanía con tilde. Porque soy una mala malota (XD) y no le hago caso a la RAE =P

¡Enhorabuena! ¡Has llegado hasta el final! Pídeme una recompensa razonable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)