sábado, 2 de octubre de 2010

¡Una de Saskiaparanoias marchando!


Ésta de aquí, es mi nueva foto de perfil. No pongo una imagen hecha por mí desde los principios de este blog. Y me he dicho: "ya basta de coger imágenes del google". Que algunas están muy bien (si no no las habría puesto), pero quería algo personal.

La foto original es mía. Es decir, que ese es mi ojo, ese mi pelo y, lo del fondo, es el parlamento de Londres. No es coña, de verdad que lo es. Más concretamente, es una foto que me hice desde el London Eye, la noria esa. Después hice lo normal: unos cuantos efectos, ponerlo en blanco y negro y después darle color morado. Listo. Pero no sin antes dejar mi marca: una gran ese en todo el medio, que no sé si podréis apreciar.

Por último, quise ponerle una seña de identidad, algo que me definiese. Esta frase no lo hace perfectamente, pero es válida. Osea, que me define bien, pero me gustaría encontrar alguna que me viniese mejor y que además sea seria y profunda, lo que es difícilmente compatible. Mientras la encuentro y no, explicaré la frase:

"Aunque no te guste". Bueno, estas cuatro palabras definen la vida en general. Quiero decir que día a día nos encontramos con cosas que no nos gustan pero que de igual modo tenemos que soportar. Sí, es un poco repetitivo que me queje siempre de la misma cosa, pero me desahoga bastante. Yo estoy harta de hacer cosas que no quiero hacer, de ver gente que no me gusta, de tener responsabilidades, de... simplemente no hacer lo que me da la gana. ¿Entiendes lo que te quiero decir? A ver, hagamos un ejercicio: elige cinco minutos de tu día. Cualquiera. Hombre, no vayas a escoger cinco de los que estás con tus amigos, porque eso no vale. Yo escojo, por ejemplo, los primeros. Es decir, los cinco minutos desde que me despierto apresuradamente porque me he quedado dormida y no llego al instituto. ¿Cuántas cosas no me gustan?

- Despedirme de mi cama, que cada día lo hace más difícil.

- La boca me sabe a rayos.

- ¡Mi pelo no se desenreda!

- Gritos: ¡Llegamos tarde!

- Lavarme la cara, porque el agua siempre está o muy fría o muy caliente.

- Buscar mis zapatos, que nunca están en sus sitio.

- Coger la mochila, que pesa quintal y medio.

- ¿Qué hago todavía en sujetador?

- "¡Devuélveme mi chaqueta!"

- La leche se ha acabado... ¡La leche se ha acabado! ¡Noooooooooo!

- "¿Dónde hay dinero para las fotocopias?"

- Definitivamente llegamos tarde.

Cuatro minutos y treinta segundos después, estoy montada en el coche con el cepillo del pelo en la mano, la mochila abierta, calcetines desparejos,... Y todo para hacer lo que más odio en este mundo: ir al instituto. En serio, si no fuera por mis dos asignaturas favoritas (Literatura y Hª del Arte) no sé cómo podría soportar otra eternidad más en ese maldito lugar.

Ya me he desviado del tema... tengo la concentración de un pez juerguista.

"Así soy yo". Por una parte esto es una especie de escusa para todo el personal que me soporta. Os pido perdón. Por la otra parte, quiero repetirle al resto del mundo que me gusta como soy. A ver, hay muchas cosas de mí misma que debería y me gustaría cambiar. Pero eso no quita el resto. Es decir, me gustan mis amigos, aficiones, ilusiones, sueños... mi entusiasmo a ratos y mi seriedad a otros. Mi cabezonería, mi razón, mi paciencia y mi impaciencia. Mi serenidad y mi ímpetu. Mi organización (casi inexistente, pero real) y mi manera de improvisar. Y así me podría tirar horas diciendo antónimo. Ser bipolar es la peor cosa del mundo, y ¡me encanta!

Ahora junto: "Aunque no te guste, así soy yo". White and in a bottle. Osea, que quien no lo entiende es porque no quiere. Que me da igual lo que digan y piensen de mí. A veces, según viniendo de quien sea, del momento y la situación, me afecta un rato... después sigue resbalando hasta caer en el olvido. Yo acepto a quien me acepta. Intento ser amable con todo el mundo, y, tras pasado un periodo de trato, casi siempre es la otra persona quien elige, raramente soy yo la que rechaza a alguien y ni siquiera entonces soy menos cortés. En resumen, que a quien yo le guste bien, y si no, como diría la mismísima Alicia, que hubiera elegido barco.

El final ("Me encanta") es un resumen de lo anterior. Y aparte, añade que me encanta. Me encanta vivir de ilusiones. Me encanta mi foto (aunque no salga entera), me encanta el retoque que he hecho, me encanta la letra "Arioso", me encanta el morado, me encanta mi frase, mi blog, mis ideas, escribir y que me leas. Si encima dejas un comentario... entonces, como diría mi amigo Pablo (es una bordería, de muy mal gusto, en, sobre todo después de lo bonito que me ha quedado esto, pero es que él le pone una entonación y una gracia que no puedo evitar reírme): "¡Me cooooorro!"

¡Oish! ¡Qué feo ha quedado eso! Llamadme cursi, pero es que ese tipo de vocabulario no me gusta (lo que he dicho, bipolar del todo).

Por eso, voy a despedirme con alguna de estas frases más o menos filosóficas que me salen de vez en cuando...

Sé feliz.

Y, si alguien no te deja,

dale dos patadas en la ceja:

una por tí

y otra por mí.

1 comentario:

  1. Sé de buena tinta que los comentarios te hacen super "happy", ya que quien te comenta es admirado y proclamado por ti.. xD Tu vida es compleja y enredada, pero toda persona tiene sus líos mi querida saltamonta y bueno tu frase es muyfacil de identificar en tu lenguaje habitual.. recuero esa frase en 3 de eso xD :D y me alegra volverla a oir.. Bravo querida amiga, Bravo!

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)