sábado, 2 de octubre de 2010

Mi opinión sobre la huelga

Atención, antes de leer, sabed que: Esto lo escribí la mañana del miércoles 29 de septiembre sin haber visto un sólo telediario. Lo mismo hubiera dicho si lo hubiese hecho el día anterior. En cuanto a lo escrito, comprended que:

Tengo 17 años y esta es mi opinión. O, lo que es lo mismo, que esta es la opinión de una chiquilla de 17 años. Podréis creer que tengo una postura de acuerdo a lo que pensáis con respecto al tema, o podéis pensar que soy una imbécil capitalista, conservadora, de derechas, una ricachona, una pija, una niña de mamá que nunca ha pasado hambre ni penuria, que no tengo ni idea, que hablo sin saber, que soy muy jóven para hablar se estos temas, ingenua, inmadura, etc. A partir de "no tengo ni idea", todo es posiblemente verdad; pero puedo asegurar que lo de antes no, excepto capitalista. Mi opinión se a forjado a través de mis pocos años de experiencia. Mis padres nunca han intentado inculcarme unos ideales u otros (mi padre no cree en la sinceridad de político alguno y mi madre es de izquierdas). Yo no soy de derechas ni de izquierdas. Ni siquiera del centro. Tampoco estoy al margen. Simplemente creo que el sistema no vale, es injusto, vergonzoso y definitivamente despreciable, careciente por completo del espíritu de alcance del bienestar y de inteligencia, razón y lógica.

Aparte, está escrito tal y como lo iba pensando. Es decir, que si me daba por pensar en Pepito Pérez, lo he escrito; que si me he acordado de una anácdota, también la he escrito. Vamos, que esto no es una redacción y no brilla por su seriedad.

Todo lo que está en azul y gris es lo que tardé unas seis horas en escribir, espero que respeteís mi humilde opinión:

No me gusta hacer el ridículo. Por eso, cuando tengo la oportunidad de pensar las cosas dos veces antes de decirlas, lo pienso varias. Y pensando pensando, he llegado a la conclusión de que por mucho ridículo que haga, realmente tengo ganas de expresar mi opinión sobre esta huelga.

Circunstancias: hoy (la fecha en que escribo algo no es necesariamente la fecha en que lo publico) es 29 de Septiembre de 2010. Son las 10:49. Hace unas once horas que la huelga ha comenzado oficialmente, sin contar a los pescadores o la gente de los periódicos, que comenzaron ayer para que su efecto surtiera hoy. Teniendo en cuenta la que es, yo debería llevar en clase casi tres horas. Sin embargo, estoy cómodamente en mi casa.

¿Por qué? ¿Porque mis todos mis profesores participarán en la huelga? No. ¿Porque estoy participando en la huelga? Menos, una huelga es para manifestarse, y yo no he tenido ni cinco minutos mi culo despegado de un cómodo asiento. Bueno, dejémoslo en asiento, porque esta silla cada vez está más dura.

No, lo cierto es que cuando el lunes el delegado de mi clase (que por fin este año no soy yo ¡yupi!) me pasó el folio donde tenían que firmar aquellos que no fueran a asistir a clase con motivo de la huelga (trámite burocrático necesario para que no te pongan un parte), yo no quise firmarlo. Soy estudiante y, con suerte, lo seguiré siendo unos ocho años más, por lo que la reforma laboral no me incumbe. Yo trabajo, pero no cobro. No es que sea gilipollas, es que como le pida un sueldo a mi padre, me va a obligar a trabajar los fines de semana, y eso no mola. Tengo otro sistema...

Bueno, al caso, que me desvío. Que aunque fuera trabajadora (en ambos sentidos) y me afectara la reforma laboral, no estoy de acuerdo con los motivos de la huelga. De hecho estoy a favor de la reforma laboral. Pero veinte minutos después de que me presentara mi delegado el papel, cambié de idea. Vi este día como una oportunidad para acabar todo el trabajo (del instituto) que tengo acumulado. Sí, solo llevo semana y media y ya tengo trabajo acumulado. Ya me avisaron de que segundo de bachillerato es el peor año de toda tu vida de estudiante. Según mi prima mayor, ella nunca ha tenido tanto tiempo libre como en la facultad. Bueno, tambien es verdad que ella...tss... tiene su propia filosofía (y le va genial, por cierto). Y ya he vuelto a desviarme... Vamos, que tengo una cara durísima, como el resto de la plantilla de segundo de bachillerato de mi instituto (no sé si primero la ha hecho también, y los de la ESO no tienen derecho a huelga por eso de ser obligatoria y tal...). Y además en mi situación, es una tontería perder un sólo día del curso.

Vale, todavía no he escrito nada de lo que quería decir... Lo que yo te diga, la concentración de un pez.

Pero antes de empezar, quiero contar algo que me pasó el sábado 25 de septiembre. Fui a Sevilla con una amiga básicamente para ver librerías (el único tipo de tienda donde me pasaría horas mirando sin comprar). Cuando estábamos comiendo en un Pans&Company (creo) de al lado de la Plaza del Duque, empezamos a oir jaleo. Al mirar por la ventana, vimos a un montón de gente (no se me da bien calcular ese tipo de cosas, pero diría que unas trescientas personas) llamando a todos a participar en la huelga de hoy. Me pareció bien. La gente estaba manifestándose de forma pacífica: con pancartas, pitos, tambores, megáfonos... ¡Genial! Es el espíritu que lleva a un país a mejorar por mucho que sus dirigentes sean unos bobalicones.

Pero entonces... me entró una cosa por el cuerpo al verlo... me hervía la sangre. Una de las cosas que más odio. Los niños. ¡No! ¡No es que odie a los niños! (XD) Ví a niños entre los manifestantes. Unos ocho o diez años. Niños con un tambor, al lado de su padre. ¿Cómo se puede ser tan...? No se me ocurre la palabra. Dejémoslo en mal padre. ¿Cómo puedes inviscuir a tu hijo en algo así? ¡Ese niño cree que su padre es el mejor del mundo! ¡No tiene la capacidad para pensar en qué es lo que está haciendo! Le has dicho a tu hijo qué ibas ha hacer y, sólo a lo mejor, por qué. ¿Y cómo se lo has dicho? Se lo has explicado sólo desde tu punto de vista y con adjetivos completamente subjetivos. Quizás hayas dicho: "hijo, el gobierno nos quiere quitar el dinero y ya no podré comprarte chucherías, por eso vamos a luchar contra ellos". Y ahora su hijo piensa que su padre es un héroe. Porque es lo único que le cabe pensar. ¡Lo has condicionado a pensar en algo! = ¡Le has comido el coco!. Por muy libre que seas para educar a tu hijo como quieras, ¿no crees que se merece tener una mente limpia, sin ningún tipo prejuicio (osea, puertas cerradas a otras ideas)? (recomiendo leer "El retrato de Dorian Gray").

Lo que quiero decir es que es realmente injusto condicionar a un niño así, y más por motivos (esto en mi opinión) sin sentido. Además, piensa en que alguno de los que está por allí, un imbécil como tantos hay (en serio, ¿qué porcentaje de imbecilidad hay en España? ¿Uno de cada cuatro?), va, hace lo que su naturaleza le llama a hacer, el imbécil, y quema un contenedor o simplemente la lía parda. De momento, viene la policía. Encima los demás imbéciles de entre los manifestantes (según mis cálculos, un veinticinco por ciento de trescientas personas son unas setenta y cinco) se animan y empeoran la situación: vienen los antidisturbios. Seamos lógicos y racionales (aunque no necesariamente objetivos (^_^)): F(realidad) = no existe ningún Dios benevolente + la vida es injusta = pangan justos por pecadores. No es por nada, pero las matemáticas son exactas y esta, una función sencilla (XD). No quiero ni pensar lo que podría haber pasado. Y realmente no sé lo que pasó, porque no suelo leer los periódicos y hace tiempo que dejé de ver la tele (excepto MTV, por supuesto).

¡Ah! Ya se me han ocurrido las palabras: hijo de puta. ¡Es absolutamente perfecta! ¡Ah! Y tambien una menos zafia: inconsciente.

La huelga. Veamos. Se ha convocado esta huelga general con motivo de la Reforma Laboral que el gobierno quiere llevar a cabo. ¿Por qué esto? Pues básicamente porque el país está undido en la mierda. No es que la historia de España haya sido nunca muy brillante en cuanto a economía y dirigentes. Pero digamos que ha partir de hace unos tres años, la economía bajó al sótano 3 y el ascensor se ha averiado, sólo baja o sube un piso, por lo que todavía no ha vuelto a ver la luz ni por los resquicios de las persianas. Y ahora, el encargado de mantenimiento tiene que arreglarlo.

Es relativamente normal que un Estado capitalista sufra variaciones cíclicas. Es decir, que habrá momentos de abundancia y momentos de recesión. El gobierno de ese país tiene el deber de manipular el sistema político, económico, fiscal, etc., de forma que esas variaciones sean lo menos acusadas posible. Esto se estudia en primero de bachillerato en la asignatura de Economía. Vamos, que no es una teoría desconocida ni un secreto del éxito, cualquier político con nociones básicas para llevar un país debería saberlo. O en otras palabras, cualquier gobierno, sea de un partido u otro, debe prevenir esto. Eso en teoría. En la práctica, los gobiernos prefieren que se coma el marrón los de la siguiente legislatura. Por eso, la previsión es nula. A mí me parece una necedad.

Aún más, me parece triste que los que fueron chavales como yo, con ideas de mejorar su país, con unos ideales nobles, caigan en la competitividad por un cargo del que al final se desentienden. Usan cualquier método, en especial la fría y/o absurda mentira, para desprestigiar a la competencia, en vez de preocuparse por lo que se espera de ellos. No me puedo creer que no se den cuanta de que hay "CUARENTA Y CINCO MILLONES" de personas confiando en ellos. Le haya votado o no, cuando alguien sube a la presidencia, cada persona del país espera vivir bien gracias al gobierno de su estado. Pero a esas sabandijas les da igual. Van a diferentes lugares a poner buena cara y a hacer creer a los pobres ilusos que son mejores por vestir bien, o de forma campechana, por tener una bonita corbata, por decir cosas sin sentido alguno pero que quedan de bien...

Sí, me parece muy triste que se haya mancillado así una palabra tan importante: política.

Política: del latín "politice" y del griego politch (más o menos). 1 Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los estados. 2 Actividad de los que rigen o aspiran a regir los asuntos públicos. 3 Cortesía o buen modo de comportarse. 4 Arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado. [...]

Política. Aunque etimológicamente se relaciona con la polis o ciudad-estado griega, la adopción del término en los tiempos modernos lo ha dejado desprovisto de aquel contenido tan definido. [...] Esta traslación del término le ha hecho perder su contenido concreto. Aun en el mundo griego presenta muy diversos sentidos: como técnica para alcanzar el poder se halla expuesta en Pitágoras y en Gorgias; como arte o filosofía moral se advierte en Sócrates; como metafísica histórica, en Platón y Aristóteles, y no sólo como actividad finalista, sino también bajo la consideración científico-histórico-descriptiva, referida especialmente al estudio de las constituiones de las diversas ciudades. En suma, cabe decir de la política que sabemos lo que es, pero no podemos definirla.

Concepto. La doctrina moderna se caracteriza por la diversidad de aceptaciones en que se emplea el término y la falta de unanimidad en su concepción. A principios del s. XX un autor español, Gil Robles, señalaba hasta siete acepciones de "política". En síntesis la definía como "conocimiento bastante y recta y oportuna práctica de los actos jurídicos que deben ordenarse al mantenimiento y prosperidad de la nación; o lo que es igual, al cumplimiento de los deberes de la nacionalidad y la ciudadanía en las respectivas esferas de acción social que a cada persona corresponden e incumben según su estado". Cualidad de político era la virtud y sabiduría en el ejercicio del supremo gobierno de la nación. La historia no suministra tampoco un criterio concreto. [...]

Objeto. De la palabra política se hacen dos usos esenciales: uno para referirse a la ciencia así denominada; otro para aludir a una específica actividad que los hombres realizan. El profesor Carro estima que el objeto de la política son los actos políticos. El atributo de estos actos lo constituye el poder. Olleros lo define como "actividad humana que se propone la realización mediante el poder de un orden de convivencia libre y voluntariamente admitido". [...] La políca, como ciencia, no trata de los actos de la actividad, sino de su obra, de los modos de vida, de las formas que aquella actividad ha creado como su resultado. La política va íntimamente ligada al ser humano y toda concepción de la misma ha de plantearse, como primera premisa, que en realidad específica es el hombre y éste constituye el determinante de su tarea y quehacer.

(Nuevo Diccionario Enciclopédico Universal, Club Internacional del Libro, Ediciones Durvan S.A., no sé qué año exactamente, 2000 o por ahí)

En cuanto pueda, le pediré la definición a mi prima mayor (la de la filosofía especial), que os quedaréis muertos. Literalmente, porque ella piensa que debería caer una bomba en España que nos mate a todos. Su novio no, su novio prefiere que caiga en Estados Unidos. En serio, es super interesante escucharlos. Más de una vez he pensado en gravarles mientras hablan de algo. En plan: "Atención, atención. A partir de ahora, en el blog .:Saskia-Site:. podremos ver a Marina y Lin hablando sobre todos los temas posibles. Desde gatitos hasta alielígenas terminando en la destrucción del mundo". Pero eso será después de tener los derechos, no quiero que ninguna televisión me robe la idea. ¡Es genial! ¡Ya tengo la idea para programas especiales!: "Atención, atención. Hoy, señores, tendremos una invitada especial: ¡Mª Carmen! Que aportará que todos somo idiotas y que el premio Planeta es una estafa". Es perfecto. El primer programa será sobre...mmm... Lady Gaga. A ver cuanto tardan en llegar a su muerte y a la destrucción del mundo.

Sigamos, porque son las 14:29 y todavía no he puesto una frase que tengo preparada desde que empecé la redacción

Fijémonos en la connotación actual (de política, que estábamos hablando de eso, no de mis primas). Piensa. Pon la palabra "POLÍTICO" en tu mente y a ver qué palabras te salen. A mí, lo primero que me viene son: zapatero y rajoy. Esperando un poco más me salen gobierno, dinero, crisis, problemas, personas vestidas de chaqueta, cámaras de televisión, micrófonos, leyes, discursos, discusiones, telediario, mentiras, robo, estafa, malversación, juzgados... y como colofón, malo, azul, rojo y negro.

Creo que ninguna de estas palabras se encuentran en lo que he escrito arriba que está en gris. ¿Y a tí? ¿Qué se te viene a la cabeza? Sea lo que sea, son palabras de connotación negativa ¿verdad?. Nadie quiere hablar de política. Nadie dice: "Cambiemos de tema, ¿os apetece hablar de política?". Yo hice la prueba el otro día en el salón de mi casa cuando se estropeó el mando del televisor y sólo podíamos ver Disney Channel. Inmediatamente, se dispersó la sala.

No, a nadie le interesa la política. O eso parece. Y resalto parece, porque es mentira: todo el mundo habla de política. Pero solo cuando nos afecta. Todo el mundo habló de la prohibición de las corridas de toros en Cataluña (algo que considero absolutamente antidemocrático, independientemente de que esté a favor o en contra), de la subida del IVA, de la subida de la luz,... ahora mismo no se me ocurre nada más excepto lo de la reforma laboral, que está en boca de todos. Bueno, y lo que todo el mundo repite que, aunque sea políticamente incorrecto, es política (estúpido juego de palabras que me hace gracia): "Esto no es una crisis, es una putada". Y versión sarcástica: "No hay crisis, es una broma de Zapatero".

Y si no me vuelvo a ir por las ramas, termino con lo que venía a decir: mi opinión sobre la huelga. Lo primero, es que no estoy en contra de la reforma laboral. Tampoco a favor. (Viva la bipolaridad por muchos años, aunque yo prefiero llamarlo término medio). Voy a intentar explicar mis razones (sobre la huelga, no sobre llamar término medio a la bipolaridad, evidentemente).

Por si alguien no se había enterado, España está sumergida hasta el cuello en un profundo mar de crisis económica. Un mar grande. ¡Ja! Vamos, ríete tú de lo que pensó la tripulación de Colón cuando llevaban ya un mes viendo agua salada por todos lados, sin comida ni esperanza alguna. De hecho, pertenecemos al grupo denominado por no-me-acuerdo-bien-quién (¿quizás Agela Merkel, o como se diga el nombre de la presidenta de Alemania? es que no me acuerdo) como "Cerdos". Sí, España pertenece al grupo de los cerdos. Esto tiene una esplicación lógica. Quien lo digera, no lo dijo en español, obviamente, los dijo en inglés: "PIGS". Y lo escribo en mayúsculas porque son siglas: "P" de Portugal, "I" de Irlanda, "G" de Grecia y "S" de España (Spain, que es la traducción al inglés del nombre de nuestro país, por si alguien no lo sabía, que hay cada sujeto...). Al parecer, estos cuatro países forman el lastre de la Unión Europea. Cada vez tienen más puntos para que los echen. Si estás algo desinformado en ese tema, te dará lo mismo que nos echen o no, pero ya te digo yo que si España deja de recibir el dinero que nos viene de la UE, podremos asegurar la perdición de nuestro querido y amado Estado. Puff, a la mierda. No tengo ni idea de las consecuencias de una bancarrota a nivel estatal, todavía no he llegado a eso (es lo que tiene la efímera juventud).

Total, que ¡coño! hay que hacer algo. ¡Algo! ¡Lo que sea! No, lo que sea no. Pero, joder, se nos acaba el tiempo y la panda de ... no sé, estaba pensando en "necios", "bobalicones", "imbéciles", etc. Pero ya he usado bastante la segunda y la tercera. Además, la gente de esa calaña merece tener otro adjetivo. ¿Dejenerados? No, hombre, no, Manuel Chaves me cae bien. Absurdos les va genial, pero no es lo suficientemente fuerte. Un momento, que voy a buscar mi diccionario de sinónimos. Aquí está. Algún día contaré la historia de mis diccionarios. Como sinónimos de "imbécil" me salen: bobo, alelado, idiota, papatoste, ciruelo, mamacallos, necio, tonto, estúpico, estólido, mentecato, memo, lerdo, majadero, papanatas, insensato, cretino, deficiente, anormal. Hay tres que no he escuchado en mi vida. Voy a elegir lerdo. Sigamos por donde lo dejamos: y la panda de lerdos que voluntariamente aceptaron el deber de manejar los asuntos que incumben a cuatro decenas y media de millones de personas tienen que poner una solución.

¿Qué solución han escogido? Un reforma laboral que entre otras cosas incluye la posposición de la jubilación, recorte en los sueldos de los funcionarios, y más cosas de las que no me acuerdo, no me he enterado o no he querido enterarme. En resúmen, perjudicial para los trabajadores y en cierto punto beneficioso para los empresarios. Todo ello, sumado a la subida de impuestos y a otros recortes (como la supresión del cheque bebé), hará que "supuestamente" se llenen las arcas del Estado.

Esto es lo que a los trabajadores les molesta, que salen perdiendo. Lo cual, no supone diferencia, porque todos estamos perdiendo en cada segundo que pasamos en este país. Es por eso que la gente debe manifestarse. En serio, si no fuera por el insignificante factor de que estamos en crisis, yo misma montaría un golpe de estado por esta decisión.

Pero la realidad es que hay mucha gente pasando necesidad. Hay muchísima, muchísima gente que lo está perdiendo todo. TODO. Tanto bienes materiales como inmateriales. Cada día una familia pierde su casa. Cada día una amistad se rompe por dinero. Todos los días miles de parejas discuten. Miles de personas pierden su autoestima al ver que no pueden mantener a su familia. Tres millones de parados se preguntan cuánto tardarán en llegar los papeles del juzgado.

Y, ahora, hay gente, con el gran lujo que supone tener un trabajo, en la calle, sin trabajar e impidiendo que la gente trabaje. Qué asco.

Pero más asco me dan lo que han provocado esto, los sindicatos. Ellos, que se pasan la vida arrascándose las narices y tocándoselas a otros. ¿Qué pasa? ¿Qué quieren ver sus nombres en los libros de historia? Pues que monten un suicidio colectivo para que salgan en algún periódico online. Así, cuando alguien busque sus nombres en google, saldrá algo. Pero que no nos jodan a los demás.

Y lo que es más, ¿cuántos de los que han participado en esta protesta saben realmente de lo que se está hablando? Quizás le han dicho lo mismo que el padre a su hijo: te van a quitar dinero. Punto pelota.

¡¿Qué pensamientos se le pasa a esta gente por la cabeza?! "Me van a quitar cien euros de mi mensualidad, ¡oh no! ¡Voy a tener que vivir acorde con mi situación financiera y no por encima! ¡Ya no podré comprarme mi televisión de plasma, ni mi hijo se podrá comprar cincuenta juegos más de la PS3 de unos 60€ cada uno, ni mi mujer, que no trabaja, organizará un viaje a un hotel de cuatro estrellas, ni mi hija, que ni estudia ni tampoco trabaja se podrá gastar más de doscientos euros cada semana en cubatas y vestidos caros!"

Seamos realistas, si eres mileurista, ¿qué te metiste para firmar la hipoteca de ese chalé? Cambia de camello. Ni siquiera yo flipo tanto. Españoles, quitaos la venda y dejad de vivir por encima de vuestras posibilidades. Si no tienes, no tienes; mejora y medra hasta que no tengas que endeudarte hasta las trancas.

En cuanto a lo de la jubilación, tengo un ejemplo: por mucho que yo odie a mi ex-profesor ("EX" =D), al que solo le queda un año más o menos para jubilarse, sé que todavía podría dar guerra durante cinco cursos más. Está en un perfecto estado de salud y sigue desarollando el talento de probocar que la gente lo aborrezca como solo él sabe (¡Te odiamos Willy Fox!). Bueno, sobre esto no me incumbe hablar, porque de estar yo en la situación de todos aquellos a los que le afecta, quizás cambiara de idea.

En resúmen, que estamos en época de vacas flacas y hay que apretarse el cinturón para que nos quede bien el pantalón. Bueno, la verdad es que yo tengo que aflojarlo un poco, pero con la ansiedad del instituto ni se me pasa por la cabeza dejar mi droga: el chocolate.

Ahora bien, no penséis por un momento que estoy de acuerdo con ella. Lo he dicho antes: hay que hacer algo, pero no cualquier cosa. Y esta reforma, es cualquier cosa. Perjudica gravemente a la base de cualquier gobierno demócrata: la ciudadanía. Si estamos hablando de un gobierno que se perjudica a sí mismo... ¿no se trata de masoquismo? Supongo que el corazón tiene razones que la razón desconoce. Pero ellos no deben tiner corazón. Ni sentimientos. Sólo razón. En su casa pueden hacer lo que quieran, pero en cuanto salen de allí, deben ser fríos, y no masoquista. Ssssht, masoquismo caca. Razón bueno. Y así todos somos felices y comemos perdices.

El problema está, claro, en que nuestros gobernantes parecen carecer de cerebro. Desde luego, qué lastima, pobres de nosotros.

¿Y sabéis qué es lo peor? Que en las próximas elecciones saldrá elegido Mariano Rajoy. Ojalá que existiera un Dios (creo que ya he dejado bastante claro que soy atea, algo que tampoco me han inculcado mis padres) y se compadeciera de nosotros. ¡Oh, Atenea, diosa de la sabiduría, córtate una uña y haz que caiga en el café de José Luis Rodríguez Zapatero (prefiero apoyarlo a él, más vale lo malo conocido que lo peor por conocer) para que se le pegue algo de inteligencia o al menos deje de terminar las palabras acabadas en "d", en "z"! ¡¡¡¡Me pitan los oídos cuando lo oigo, la cabeza me estalla y me entran náuseas!!!!! Mmm, a lo mejor es por campaña... ¬¬ puede ser, claro: solidaridaZ, amistaZ, unidaZ, ... ZP. Ingenioso, ingenioso... No, creo que sólo se me ha ocurrido a mí, ellos no llegan a tanto. Da igual, el caso es que cuando el Partido Popular suba al poder, nos encontraremos con una catástrofe digna de...mmm no lo sé... ¿el reinado de Felipe IV?.

Lo genial sería que la mayoría votase en blanco. Creo que con la mayoría bastaría, aunque no estoy muy segura. ¡¿Qué?! ¡¿Crees que estoy loca por pensar que una mayoría votaría en blanco?! Sí, soñar es gratis. Pero no tan loca: suma los votos en blanco con la no asistencia. Aunque el voto en blanco tenga más fuerza, ambos son una señal de desacuerdo con lo que nos quieren imponer: un gobernante imbécil, que es lo que tenemos para elegir, sea del color que sea: rojo, azul, verde o amarillo fosforito.

Y termino cuando el reloj marca las 17:51. Vaya... Estaba inspirada aunque me haya salido una mierda.

Seguramente habré puesto mi inteligencia en duda unas cuantas veces, pero ¿sabes qué? ¡Me he quedado de agusto...! [¿se escribe "a gusto" o "agusto"?] En serio. ¡Woa! Estoy completamente desahogada. Sí, querida yo, sabemos que nedie habrá llegado hasta aquí, pero consuélate sabiendo que podrás leerlo tú cuantas veces quieras. Sería genial que si alguna persona lo leyese entero dejase un comentario... (es una indirecta ^_^).

Y, después de todo, la verdad, la verdad de la verdad, es que me da igual, porque en cuanto termine de convencer a mi tío Carlos de que se mude a Inglaterra, me iré a vivir con él. Espero conseguirlo antes de empezar la universidad...

Pero antes de pensar en entrar en la uni, será mejor que me ponga a estudiar hoy y disfrute de la vida día a día. ¿No?

Jajaja ¿No te hace gracia mi estilo? :D

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Podrás tener 17 años, podrás ser todos y cada uno de esos adjetivos que te has puesto al comenzar tu entrada, pero chica... ojala hubiese más gente como tu en este país. Sólo puedo decir una palabra en relación a esta entrada, AMÉN!
    A partir de ahora seré un asiduo al blog.
    Saludos.
    P.D: Borré mi anterior entrada, para cambiar una sola frase, donde puse "A partir de ahora seré un asiduo al blog", había puesto "a partir de ahora tendrás un asiduo al blog" y bueno, me imagino que tendrás más asiduos. Así que ahí queda la corrección.

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya! La verdad es que me esperaba comentarios negativos. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)