jueves, 17 de septiembre de 2009

Historias de mi entorno 2: El peluche viviente.


Esta es una anécdota graciosísima, al menos contada por alguien que no sea yo:


¿Conocéis estos peluches con forma de margaritas que se venden en las ferias? Pues eso le regaló César a mi amiga Rosa cuando aún eran novios. Dos años después, mientras ella limpiaba su habitación, golpeó el peluche... y la margarita cobró vida

-¡¡Muak!! I LOVE YOU!!!

Imagináos el susto que se tuvo que llevar la pobre cuando su peluche sin vida empezó a hablar.

Me estuve riendo dos días.


Nombres cambiados:

-Rosa.

-César.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con esto que estás escribiendo contribuyes a una buena causa: que yo sea un poco más feliz =)