jueves, 17 de septiembre de 2009

Monólogo de Paquirrín

Hace tiempo que tendría que haber puesto este monólogo, pero se me ha pasado. Para ver la segunda parte sólo hay que darle a uno de los vídeos de la barra que sale al final del vídeo. Sólo lo digo porque, aunque parezca mentira, hay quien no lo sabe.

Bss

Historias de mi entorno 2: El peluche viviente.


Esta es una anécdota graciosísima, al menos contada por alguien que no sea yo:


¿Conocéis estos peluches con forma de margaritas que se venden en las ferias? Pues eso le regaló César a mi amiga Rosa cuando aún eran novios. Dos años después, mientras ella limpiaba su habitación, golpeó el peluche... y la margarita cobró vida

-¡¡Muak!! I LOVE YOU!!!

Imagináos el susto que se tuvo que llevar la pobre cuando su peluche sin vida empezó a hablar.

Me estuve riendo dos días.


Nombres cambiados:

-Rosa.

-César.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Recomendación literaria: La Sombra del Viento.

Sencillamente genial.

Me ha encantado. Lo cierto es cuando se lo regalaron a mi padre ni se me pasó por la cabeza leerlo. Además el título me parecía igual a latazo. Pero mi prima me lo recomendó, y de ella me fío más. Lo cierto es que ya lo había escuchado varias veces: en el periódico, la televisión, de otras personas...


En mi edición había unas cuantas reseñas de críticas: eran de todo el mundo. Había notas del New York Times, del... No me acuerdo de todos, había demasiados. El parecer ha sido traducido a 46 idiomas.


¿Y de qué va?


Pues un día, Daniel acompaña a su padre a un lugar maravilloso: El Cementerio de los Libros Olvidados. Allí debe apadrinar a un libro, y es llamado por uno en especial : La Sombra del Viento, de Julián Caráx, un escritor que nadie parece conocer pero que entraña un gran misterio.


Está escrito en un lenguaje culto y a la vez coloquial. Fácil de leer en el sentido de que no te aburres en mitad de un párrafo. Usa unas metáforas buenísimas. Y lo que yo considero lo más importante en una novela: las desripciones. Son las suficientes para adentrarte en el mundo del libro y al mismo tiempo las justas para que tú mismo liberes tu imaginación. Por cierto: ocurre en Barcelona.


En fin: lo recomiendo, léetelo.